05/12/2016 10:17 CET | Actualizado 13/12/2016 17:14 CET

Nueve cosas que exiges (con razón) a tu primer coche

¿Cansado de mendigar un asiento en los coches de tus amigos? ¿Harto de pedirle prestado a tus padres el viejo utilitario? Llega un momento en la vida en el que hay que plantarse, madurar y tomar una decisión importante: Me compro un coche. Pero, ¿cuál?

Resumimos todo las virtudes que sabemos que reúne el modelo de tus sueños.

1. Que ‘chupe’ poco

Tras días de complejas operaciones contables parece que las cuentas ya cuadran con el propósito de comprarte un coche. Entre los gastos fijos has incluido la entrada, las letras, el seguro, los impuestos… Un momento, falta lo más importante: ¡la gasolina! Un gasto constante –y variable– que, si no es moderado, puede hacer volar por los aires todos tus números. Así que más vale que tu nuevo coche gaste poco si no quieres terminar como el mítico Abundio, que vendió el coche para comprar gasolina.

2) Que no te deje al pie de los caballos

¿Capricho de caballos? Es rotundamente cierto que el coche de tus padres te ha dejado en mal lugar más de una vez al intentar adelantar a ciertos vehículos que eran, sobre el papel, más lentos. Lo peor no ha sido, ni mucho menos, que el camionero te mirase con una cara entre la burla y la pena, sino que tu integridad física se haya podido ver comprometida por culpa de un motor tan limitado como obsoleto. Por eso, ármate de un buen puñado de caballos que te lleven en volandas cuando más lo necesitas, y siempre por una buena causa (no corras, hijo mío).

3) Que el sonido sea una pasada

Hay cosas a las que no estás dispuesto a renunciar en tu nuevo coche, y tener un sonido excelente —no exiges menos— es una de ellas. De hecho, estás tan cansado de oír tus canciones favoritas en la radio del de tus padres, como si fueran grabaciones de blues primitivo, que ya has decidido que lo primero que harás al estrenar vehículo será ponerlas a todo volumen y cantar como un poseso.

4) Que corra el aire en su interior

Vale que aún eres joven, que no puedes permitirte una gran berlina —ni la quieres—, que no tienes niños ni piensas tenerlos en años... Pero todo eso no quita que tu agitada vida social demande un habitáculo amplio y sin apreturas. Quedarás con amigos para salir o hacer escapadas, te tocará llevar de aquí para allá a algunos miembros de tu familia e incluso necesitarás todo el espacio del mundo en otras situaciones que forman parte de tu privacidad. Porque no, intimidad y espacio no están reñidos.

5) Que te ayude y te de seguridad

Has oído hablar de los sofisticados sistemas de seguridad activa que equipan muchos modelos actuales como el que escucha un relato de ciencia ficción. Lo cierto es que, hasta hace muy poco, pensabas que nunca iban a ser para ti. Pero ahora que has decidido comprarte un coche, ya sabes que este equipará sí o sí una serie de sofisticados sensores que te facilitarán la vida… y ya no quieres ni oír hablar de lo de antes.

6) Que tenga conectividad total

Para qué quieres un smartphone tan sumamente inteligente si en el coche viejo lo tienes que dejar en el bolsillo del abrigo. Deja de mirar, como si estuvieras hipnotizado, cómo ese amigo tuyo calza su móvil en el salpicadero de su auto y conecta de golpe con un mundo de aplicaciones útiles. Por no hablar de cuando se pone a responder mails dictándolos en voz alta. Tú también mereces fardar delante de tus colegas.

7) Que no me haga pasar frío ni calor

En la calle soportas las inclemencias del tiempo, en tu casa la calefacción central está tan alta que sudas como un pollo a cualquier hora del día y en la oficina un par de compañeros ‘calurosos’ —léase psicópatas— han decidido que la temperatura ideal en invierno es de 18 grados (aunque al resto le parece que a veces se acerca a 5 bajo cero). Se acabó, al menos en tu nuevo coche mandarás tú y pondrás, exactamente, ni un grado más ni uno menos, la temperatura que te apetezca en cada momento. ¡No querrás salir de él!

8) Que sea lo más limpio posible

Puestos a elegir un modelo de coche, mejor no ser cómplice del calentamiento global... Es verdad que los automóviles de hoy, en general, no contaminan tanto como los de hace 20 o 30 años, pero sigue habiendo clases y clases en el mundo de las emisiones, y un motor moderno y eficiente, además de consumir menos, suele ser más ‘verde’. La fórmula no puede ser más ventajosa: conciencia limpia, bolsillo lleno.

9) Que me lo pueda comprar

Todo tiene un límite y tu cuenta corriente, desde luego, también. ¿Un coche nuevo que tenga todo lo anterior y que sea asequible a mi economía? La vida está llena de sorpresas y una de las más agradables es descubrir que hay pequeños lujos que uno puede permitirse. Quizá no lo sepas, pero ahí fuera hay un coche esperando a que lo estrenes sin que eso signifique tener que atracar un banco o ganar la lotería. Te lo has ganado, así que no dejes de ser exigente.

AVISO PARA NAVEGANTES

Decidir qué coche comprar la primera vez es más fácil de lo que parece… cuando tienes claro lo que quieres. Una gama de motores potentes y de bajo consumo, conectividad, tecnología de asistencia a la conducción, seguridad activa, prestaciones Premium, calidad de materiales y desde 140 euros al mes. Te suena, ¿verdad? La respuesta es sencilla: Volkswagen Polo. Ahora ya sabes lo que quieres.

EL HUFFPOST PARA VODAFONE