ECONOMÍA
31/07/2018 22:55 CEST | Actualizado 01/08/2018 15:56 CEST

Los taxistas mantienen la huelga a la espera del gran día

El ministro de Fomento ha convocado este miércoles una reunión de la Conferencia Nacional de Transporte.

Un conductor de taxi protesta contra las plataformas de Uber y Cabify.
Albert Gea / Reuters
Un conductor de taxi protesta contra las plataformas de Uber y Cabify.

"Sí se puede". El grito que popularizó el movimiento 15-M se ha vuelto a escuchar este martes en el paseo de la Castellana de Madrid. Un numeroso grupo de taxis blancos mantiene cortada esta icónica avenida madrileña desde el lunes a la altura de Nuevos Ministerios, donde se encuentra la sede de Fomento.

Las principales asociaciones de taxistas secundan en los últimos días una huelga en protesta por la proliferación de las plataformas Cabify y Uber, a las que acusan de "competencia desleal". La asamblea de taxistas madrileños concentrados en Castellana ha aprobado la permanencia de la acampada en la Castellana por lo menos una jornada más. Los taxistas pierden entre 60 y 150 euros por cada día de huelga, según han explicado a la agencia Europa Press.

La protesta se inició a 600 kilómetros de la capital. Los taxistas de Barcelona se echaron a la calle el miércoles pasado tras la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de suspender el reglamento del Área Metropolitana de Barcelona que regula las licencias de vehículos de alquiler con conductor (VTC), que utilizan tanto Uber como Cabify. Esta norma se la ha conocido como el reglamento anti-Uber de Ada Colau.

Los conductores de taxis de la ciudad llevan ya cinco días apostados en la Gran Via y en el paseo de Gràcia de la capital catalana. Este colectivo también ha manifestado su intención de continuar. Ellos fueron la mecha de la que prendió el incendio. Las movilizaciones y las protestas se han repetido en todas las grandes ciudades españolas.

NurPhoto via Getty Images
Un taxi en el paseo de la Castellana con un cartel que pide la aplicación del ratio 1/30.

El sector del taxi exigen la aplicación de dos medidas con carácter inmediato al Ministerio de Fomento. Por un lado, la transferencia de la competencia de concesión de licencias VTC a las comunidades.

Asimismo, exigen que se restrinja el número de Cabify o Uber que puede haber en la calle: una autorización de VTC por cada 30 de taxis. Esta ratio aparecía en la legislación española desde los años 80 y hasta 2009 y, posteriormente, desde 2015. Entre esos dos años hubo un vacío legal. Esta proporción ha sido ratificada recientemente por el Tribunal Supremo.

Reuniones al máximo nivel

El ministro José Luis Ábalos ha hecho un llamamiento a desconvocar la huelga. "Quiero apelar a la conciencia cívica de quienes prestan un servicio público, que no son simplemente unos particulares, sino personas que gozan de una concesión administrativa que les permite ejercer un servicio público y que están llamados a una mayor responsabilidad", ha asegurado desde Sevilla.

El secretario de Estado de Infraestructuras y Transportes, Pedro Saura, ha celebrado reuniones con ambas partes del conflicto. El lunes recibió a los taxistas y el martes a los VTC. A pesar de la diferencia de posturas, confía en encontrar una solución pactada.

Saura ha ofrecido a los taxistas un compromiso para regular de nuevo la proporción de un VTC por cada 30 taxis, probablamente mediante un real decreto, aunque Fomento quiere asegurarse de que la fórmula legal escogida finalmente no plantee nuevos problemas judiciales. La fecha anunciada para la aprobación de esta nueva normativa es el 14 de septiembre.

Un día clave para el sector del taxi

La prolongación de la huelga y la concentración de taxistas hasta el miércoles no es casualidad. El ministro ha convocado para ese mismo día una reunión de la Conferencia Nacional de Transportes, a la que están invitados los representantes de los taxis y de los VTC, así como los responsables de transportes de las comunidades autónomas.

Gobierno
Agenda del ministro de Fomento para el 1 de agosto.

Inicialmente este encuentro se iba a celebrar en septiembre para discutir todos los problemas del transporte en España: trenes de mercancías, carreteras de peaje... Sin embargo, las protestas masivas de los taxistas en toda España han acelerado la convocatoria.

Algunas administraciones regionales, como la Generalitat de Catalunya, ya han manifestado su disposición para hacerse cargo de la competencia de las licencias VTC. De hecho, los representantes de las asociaciones catalanas se han reunido este martes con responsables del Govern en la consejería catalana de Territorio y Sostenibilidad.

La Generalitat se ha comprometido a recuperar un decreto que publicó el Govern en 2017 y que fue recurrido por el Gobierno del PP. Esta norma creaba un registro virtual para controlar las licencias VTC, según cuenta La Vanguardia. Además, pretende revisar la ley del taxi, que data del año 2003, en colaboración con el sector del taxi.

El conseller de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet, se ha comprometido con estas medidas en Twitter:

Agresiones a los VTC

Las asociaciones de VTC han manifestado su indignación al relatar que más de un centenar de vehículos utilizados por Cabify y Uber han sufrido agresiones en los últimos días. "Nos están llegando decenas de denuncias de socios con más de 100 coches afectados", aseguraba la patronal Unauto VTC en su cuenta de Twitter.

Eduardo Martín, presidente de esta asociación, ha pedido a Fomento que "no ceda al chantaje" de los taxistas, aunque ha asegurado estar "moderadamente satisfecho" tras la reunión con Saura por su intención de escuchar a ambas partes en el conflicto.

Este representante de la patronal que engloba a Uber y Cabify ha entregado un informe jurídico que defiende la legalidad de las concesiones de licencias VTC que está llevando a cabo la justicia. Estos permisos fueron solicitados entre 2009 y 2015, cuando existió un vacío legal al respecto.

Todas las miradas se sitúan ahora sobre la reunión de este miércoles, de la que puede salir un camino hacia el consenso o una voladura de puentes que enquiste el conflicto.

EL HUFFPOST CON NESPRESSO