TENDENCIAS
15/10/2018 18:49 CEST | Actualizado 15/10/2018 19:09 CEST

Si pensabas que "mariconez" es lo peor de las letras de Mecano, te equivocabas

En otra de sus canciones, el protagonista bebe alcohol "hasta volverse maricón".

Getty

La palabra "mariconez" se queda corta si analizamos el resto de letras de Mecano. Después de que María de Operación Triunfo 2018 haya propuesto cambiar ese término en la canción Quédate en Madrid —ante la negativa de su compositor, José María Cano—, las redes se han echado las manos a la cabeza. Unos por caer en la cuenta de que la canción incluye este término, otros porque no le encuentran sentido a tener que sustituirlo por "estupidez", como sugería la triunfito.

Sin embargo, toda esta polémica pierde mucho peso si nos detenemos en el resto de las canciones de Mecano. "Tonto el que no entienda, cuenta una leyenda"... sentenciaba Ana Torroja en Hijo de la Luna, esa mujer a la que le daba corte que la miraras si no se había puesto el maquillaje porque su aspecto era "demasiado vulgar" para poder gustar.

A qué responden sus letras, qué mensaje querían enviar José María y Nacho Cano... Después de recordar las letras, solo podemos sacar en claro que... las historias quedan abiertas a interpretaciones. Estos días se ha hablado mucho del contexto histórico en el que se escribió. Está claro que los jóvenes de los ochenta debían entender el significado mucho mejor. Quizás debemos dejar volar nuestra mente.

Stereosexual

Si en Quédate en Madrid los cariñitos son una mariconez, en Stereosexual el protagonista del tema bebe alcohol "hasta volverse maricón". Todo en un contexto, claro.

Hijo de la Luna

Seguro que muchos no tienen conciencia de lo dura que es la historia de Luna. Resulta mucho más trágica sobre el papel que cuando la canta Ana Torroja:

"Luna quieres ser madre

Y no encuentras querer

Que te haga mujer..."

"Maldita su estampa

este hijo es de un payo

Y yo no me lo callo".

Hawaii Bombay

¿Alguien es capaz de hacerse unos largos en una bañera? Ana Torroja, sí. De hecho, a veces se montaba esos "dos paraísos" de Hawaii Bombay en su piso, aunque al final descubría que la mejor opción para ello era el mar: "Hawaii-bombay, me meto en el baño, le pongo sal, y me hago unos largos, para nadar, lo mejor es el mar".

Me cuesta tanto olvidarte

"Entre el cielo y el suelo hay algo

Con tendencia a quedarse calvo

De tanto recordar

Y ese algo que soy yo mismo

Es un cuadro de bifrontismo

Que sólo da una faz".

No es la interpretación profunda de un cuadro de Francis Bacon. Es la historia de Me cuesta tanto olvidarte.

Barco a Venus

Aunque el chico de esta canción creía tener engañados a todo el mundo haciéndoles creer que cogió un barco con destino a Venus, Ana Torroja estuvo siempre mucho más despierta: "Dices que siempre estás viajando, pero me estás engañando, yo sé que tú estás sólo, y que no sales de tu cuarto". Hay gente con mucho mundo interior, Ana.

Cruz de navajas

No podemos añadir nada a las "Magdalenas del sexo convexo".

Mujer contra mujer

Posiblemente sea la canción con más coherencia de Mecano. Sin embargo, habla de detener "palomas al vuelo, volando al ras del suelo".

Una rosa es una rosa

Si de algo puede presumir Mecano es de su lógica aplastante. Gracias a que ellos se pincharon con la flor más tierna del rosal, todos sabemos que Una rosa es una rosa. Aunque, al final, sabemos que también puede ser un rosario... Tan lógico como "el que muere no vive más", de Otro muerto: "Otro muerto, pero qué bonitos son. Calladitos, sin querer llevar razón".

No es serio este cementerio

La cosa va de muertos. El título ya es una declaración de intenciones. Según esta canción, en el cementerio de las lápidas de mármol rosa los muertos se lo pasan en grande, como en la fiesta flower power, entre flores de colores. De hecho, "si en la fosa no hay plan", se visten y salen. Mecano deja claro, también, que prefiere los nichos a las buenas tumbas, porque no hay casi bichos y son más baratos.

No hay marcha en Nueva York

Según este tema, si eres hispano tienes pocas posibilidades de disfrutar como cualquier otro turista de Nueva York. Además, comunicarte por señas con un policía puede jugarte una mala pasada si intentas imitar el gesto de la Estatua de la Libertad. Sin olvidar la rima más sesuda de toda la discografía de Mecano: "No hay marcha en Nueva York y los jamones son de York".

Si rascamos un poco más en el resto de canciones, podemos descubrir que no faltan los juegos de palabras con el nombre de las canciones, como Me río de janeiro, y tampoco los títulos más didácticos, como El uno, el dos, el tres que nos enseña a contar.

Los de Mecano se cuelan en fiestas de gente con "traje transparente" y saben disfrutarlas como nadie. Por eso, quizás, encontraron un nuevo lenguaje para su música. Será "la resaca del champagne. Burbujas que suben y después se van"... Últimamente todo es cuestionable y carne de polémica, así que si alguien se siente ofendido por este texto, "pido mil perdones con un millón de flores".

ESPACIO ECO