13/12/2013 07:32 CET | Actualizado 09/02/2016 13:24 CET

5 balnearios para esta Navidad

Llega una de mis épocas preferidas del año, la Navidad, y con ella y con el frío vuelve también la temporada de balnearios. Y es que el concepto de turismo termal en España ha derivado en los últimos años en uno más amplio de turismo de salud y bienestar.

Llega una de mis épocas preferidas del año, la Navidad, y con ella y con el frío vuelve también la temporada de balnearios. Y es que el concepto de turismo termal en España ha derivado en los últimos años en uno más amplio de turismo de salud y bienestar. En este post he querido hacer una pequeña recopilación de todos esos lugares que, bien por su solera histórica o bien por la originalidad de su ubicación o de sus tratamientos, forman parte de mi top 5 en destinos de balnearios en España. Una opción, cuanto menos, diferente y original para pasar estas Navidades. ¡Nos vamos unos minutos de relax y wellness por nuestro país!

Centro Aquaxana, en el balneario de Las Caldas (Oviedo). Foto: DC.

Balneario de Las Caldas en Oviedo: uno de mis preferidos, destaca su enclave privilegiado en plena cuenca del Nalón y a tan solo 8 kilómetros de Oviedo. Lo mejor, su solera y el trato del personal, que ha logrado conservar ese ambiente ilustre conjugándolo con las comodidades de la modernidad. Tiene dos zonas termales diferenciadas: El Manantial, de donde emergen sus aguas medicinales y Aquaxana, un complejo deportivo-termal dirigido a un público más joven. No te vayas sin probar uno de los tratamientos con pétalos de rosa mosqueta y sales del mar Muerto. Dispone de servicio de transfer gratuito desde el balneario hasta la estación de tren y aeropuerto.

Tratamiento Especial Parejas con fondue de chocolate y frutas (Las Caldas, Oviedo). Foto: DC.

Balneario de Archena en Murcia: para todos los que, además de darse un baño de salud en sus aguas minero-medicinales, quieran conocer uno de los últimos reductos mozárabes en España, situado en el enclave privilegiado del valle del Ricote. No os perdáis el tratamiento con lodo, es uno de los cuatro balnearios que lo siguen haciendo actualmente en España. Además, en la parte antigua conserva una réplica de la fuente de los Leones de la Alhambra. Y para los más aventureros, es posible también combinar la estancia en el balneario con el descenso en kayak del río Segura. Risas y buen tiempo asegurado durante todo el año.

La evolución de los balnearios al turismo wellness ha sido notoria en los últimos años. Foto: José Luis Sarralde.

Balneario de Archena en Murcia. Foto: José Luis Sarralde.

Balneario de La Toja en Pontevedra: el único balneario de 5 estrellas en Galicia, no puede faltar en ninguna lista de estaciones termales en nuestro país. Ubicado en un entorno privilegiado rodeado por el mar, es uno de los balnearios más exclusivos y, su gran diferencial: el jacuzzi con agua salada del circuito termal, recién salida del Atlántico. Imprescindible una visita a la playa de La Lanzada, una de las más bonitas de Galicia.

Algunos de los tratamientos se pueden combinar también con piscinas al aire libre. Foto: DC.

Balneario de Panticosa en Huesca: situado en un enclave remoto y encantador del Pirineo aragonés, el baneario de Panticosa destaca por su aislamiento y la evocación de épocas pasadas en un entorno de paz y tranquilidad, donde lo único que se escucha en las gélidas noches de invierno es el crujido de las pisadas de sus visitantes sobre la nieve. El mejor de los lujos si además lo combinas con una jornada de esquí en Formigal. Un must para este invierno.

Bañera antigua en uno de los balnearios. Foto: DC.

Balneario de Puente Viesgo en Cantabria: otra de las estaciones termales con más solera en nuestro país. A orillas del Pas y en un entorno bucólico y verde esmeralda, es la mayor estación termal de Cantabria. No te olvides de visitar Santillana del Mar, uno de los pueblos con más encanto de nuestro país elegido por votación popular como el pueblo más bello de España.

Santillana del Mar. Foto: Turismo de Cantabria.