El sospechoso parecido entre 'El juego del calamar' y la Muralla Roja de Calpe

Muchos espectadores de la serie han visto un parecido con el conocido edificio alicantino.
Escena de 'El juego del calamar'
NETFLIX
Escena de 'El juego del calamar'

El juego del calamar ha provocado un auténtico torbellino entre sus espectadores. Los seguidores de la serie están tan implicados que en las tiendas de ropa los chándales similares a los de los protagonistas cuelgan de los percheros y hasta se han popularizado ataúdes como los que se utilizan en la serie.

Lo último en lo que se han fijado los fans de la que ya es la serie más vista de la historia de Netflix es en su más que probable inspiración en un mítico edificio de la costa alicantina, la Muralla Roja de Calpe.

Se trata de un edificio diseñado por el arquitecto Ricardo Bofill y terminado en 1973 que alberga unos 50 apartamentos y que está ubicado en la Urbanización de la Manzanera. La construcción, famosa por su silueta, sus patios y sus escaleras, además de por sus colores, es conocida entre instagrammers de viajes que peregrinan hasta Calpe para hacerse fotos.

Son precisamente las míticas escaleras —encargadas de conectar los diferentes patios del edificio— lo que relaciona El juego del calamar con la construcción de Bofill, ya que las escaleras por las que suben y bajan los concursantes antes de cada juego son una clara inspiración en el edificio alicantino. Tanto en el diseño como en el color.

A pesar de que el director de la serie, Hwang Dong-hyuk, no ha reconocido abiertamente la inspiración, muchos espectadores españoles de la serie han señalado el parecido en redes sociales. El responsable de la producción sí ha hablado abiertamente de otra inspiración para las escaleras, la obra del artista neerlandés M. C. Escher.

En piezas como Relatividad o en la litografía Casa de escaleras, pueden apreciarse las referencias que ha utilizado Hwang Dong-hyuk.

Cómo visitar la Muralla Roja

Desde hace unos años, el edificio diseñado por Bofill se ha vuelto cada vez más popular, tanto que en 2019 los vecinos prohibieron el acceso al recinto a los curiosos e instagrammers que acudían a Calpe para fotografiarse en los patios y escaleras de la Muralla Roja.

A día de hoy, la única manera de entrar a la construcción es reservar uno de sus apartamentos para dormir allí y bañarse en la piscina con vistas al fotografiado peñón de Ifach. En temporada baja, como en este mes de noviembre, en Airbnb puede alquilarse un apartamento con espacio para cuatro personas por 199 euros la noche. En verano la cosa cambia y, además de llenarse rápidamente, los apartamentos se alquilan por más de 300 euros por noche.

Para proteger el edificio, donde se han grabado campañas de publicidad de conocidas marcas como El Corte Inglés, el Ayuntamiento de Calpe decidió en 2019 iniciar los trámites para nombrarlo Bien de Interés Cultural y así salvaguardarlo del turismo de masas.

Series de estrellas de Hollywood que han pasado por España sin pena ni gloria