TENDENCIAS
24/08/2019 16:42 CEST | Actualizado 24/08/2019 17:07 CEST

Ivonne Armant, nieta de Plácido Domingo y exportada de 'Playboy': "Mi abuelo no necesita forzar a ninguna mujer"

La actriz y modelo defiende la inocencia del tenor: "Las acusaciones son inapropiadas".

No todo está dicho sobre las acusaciones de acoso sexual vertidas por nueve mujeres —ocho cantantes y una bailarina— sobre Plácido Domingo. Cuando todavía no se han cumplido dos semanas de la publicación de la investigación de la agencia Associated Press y cuando el tenor madrileño está a punto de volver a los escenarios, su nieta ha salido en su defensa en una extensa entrevista. “Las acusaciones son inapropiadas”, ha dicho en La Otra Crónica.

Ivonne Armant, de 45 años, ha hablado ampliamente sobre el tema con el suplemento de fin de semana de El Mundo. “Alguien me comentó que mi abuelo dijo que jamás obligaría a alguien hacer algo en contra de su voluntad. Mi abuelo nunca ha tenido la necesidad de forzar a alguien a hacer algo que no haya querido”, ha dicho la actriz, conocida mundialmente por haber compartido portada de la revista Playboy con Pamela Anderson y cuyo posado en 2000 supuso un grave disgusto al tenor.

“Gracias a la vida, hoy por hoy, mi abuelo es mi familia y yo lo defiendo porque lo conozco, lo he tratado, lo he visto siendo un caballero. Creo ahora es el momento de estar con mi familia y apoyar”, ha dicho sobre el tema. 

Actriz, modelo y presentadora, Armant asegura que se siente tocada por las acusaciones. “Defiendo el comportamiento de mi abuelo porque lo he visto y porque las acusaciones se me hacen un poco bastante fuera de lugar”, ha asegurado.

En la entrevista, en la que confiesa no haber leído el comunicado de su abuelo, dice entender el movimiento MeToo y apoya que las mujeres hablen “cuando ocurren atrocidades como que te violen o te falten”. “Estoy con ellas. Lo que no vale es hacer algo tan grande, antes de tener pruebas. Porque ha de saberse si ha pasado o no”, ha dicho sobre los nueve testimonios contra Domingo.

Ivonne Armant no cree en ningún caso que la investigación de AP vaya a afectar a la carrera del tenor de 81 años, que este domingo actúa en Salzburgo. Forma parte del elenco de la ópera Luisa Miller, que se representa del 25 al 31 de agosto. “Estoy completamente segura de que mi abuelo va salir airoso y va a ser una cosa más en su vida y carrera. ¡Claro que va a salir!”, ha añadido.

Según ésta, Domingo “es el tenor más grande del mundo” y “ha demostrado que lo único que hace es cantar, hacer felices a todo el mundo”. En la entrevista define a su abuelo como “generoso, amable y respetuoso” y dice que la prueba está en todas la gente que está saliendo a hablar bien de él. “Lo único que dicen son buenas palabras: que era un caballero”.

“Se me hace injusto que un hombre que ha sido tan generoso, tan caballero, que está cumpliendo 50 años de carrera como el tenor más grande de la historia del mundo, ahora sea tachado por nueve anónimas y una señora diciendo que no le tocó y que no se acostó con él”, ha añadido.

Armant carga contra la cantante Patricia Wulf, la única que ha dado su nombre. “Sale diciendo que mi abuelo no la tocó, que no se acostó con ella, que no se fueron a cenar, simplemente la hacía sentir incómoda cuando hablaba cerca de él”, ha relatado. “Creo que era necesaria una investigación previa a que salieran las acusaciones sin ni siquiera tener pruebas. Yo me imagino que esta señora después de 30 años qué pruebas puede tener cuando le han preguntado si mi abuelo la tocó y ella dice que no. Si tuvo sexo con ella y ella dice que no. Entonces no entiendo qué pruebas están esperando, la verdad”. 

Experiencia con Harvey Weinstein

La actriz no habla solo de su abuelo en la entrevista, también confiesa su experiencia personal sobre este tema en el que entra en juego el productor de Hollywood Harvey Weinstein. 

Con él se cruzó en fiestas en la mansión Playboy y tuvo alguna palabra. “Mientras estaba haciendo cola para ir al baño el tipo me cogió del brazo”, asegura.“Le dije: ‘¡Pero qué te pasa!’ Y todo el mundo se quedó callado. Una amiga se me acercó y me dijo: ‘¡Ivonne ese hombre te puede salvar la vida! Es uno de los hombres más importantes!’ Y yo toda digna le contesté: ’Será quien quiera que sea, pero me tocó el brazo y ¡no!”, cuenta.

Armant defiende que en términos de acoso sexual se ha llegado al límite. “El otro día me comentó un amigo: ‘Esto está imposible porque ya no podemos decirles que zapatos tan bonitos porque se piensen que es acoso sexual’. ¿Qué está pasando? Estamos llegando un punto... Ni de un lado ni del otro. Ni forzar a una mujer a tener relaciones porque tienes poder, ni tampoco abusar de un tío que tiene poder y mentir”, ha concluido.