TENDENCIAS
02/09/2019 13:22 CEST

La última decisión de Meghan Markle para proteger a su hijo te dejará sin palabras

Otra vez en el punto de mira.

Max Mumby/Indigo via Getty Images
Meghan Markle y su hijo Archie el 10 de julio de 2019. 

Últimamente Meghan Markle no se está llevando demasiados aplausos. Dejando las polémicas vacaciones de verano a un lado, las decisiones de la duquesa de Sussex sobre el pequeño Archie Harrison no dejan de ponerla en el punto de mira. Que si su forma de llevarlo en brazos, que si la dieta vegana... 

Todo son críticas y la última tiene que ver con el abuelo del pequeño, Thomas  Markle, que este sábado denunciaba en el Daily Mail que lo tienen vetado.

″¿Por qué no puedo conocer al pequeño?”, se queja en la primera entrevista concedida tras el nacimiento del bebé. “Me encantaría que me enviaran una foto de Archie para poder ponerla en un marco. ¿No es lo que querría cualquier abuelo? Me encantaría saber si tiene la famosa nariz Markle”, añade el padre de la duquesa, quien ante la ausencia de foto decora su casa de Rosarito (Baja California, México) con un recorte de un periódico y dos tazas conmemorativas, una de la boda real y otra del nacimiento real. 

“A veces creo que la gente piensa que no quiero a mi hija. La quiero, la quiero muchísimo”, explica en esta entrevista, que sigue coleando días después. “Estoy decepcionado por no haber podido conocer a Archie. Esperaba que ser madre suavizara a Meghan”.

El domingo, una fuente cercana a la pareja real, explicó en el sensacionalista The Sun el porqué de la medida: “Es una situación terriblemente triste pero Meghan ha tomado la difícil decisión porque no tiene relación con su padre”.

“Obviamente es desgarrador para ella, pero tiene que protegerse a sí misma, a su esposo y a su hijo”, añadió la misma fuente, que puntualiza: Thomas Markle no conoce a Archie Harrison ni tampoco al príncipe Harry..

La grieta de los Markle

La ruptura entre Meghan y Thomas Markle se remonta a antes de la boda con el príncipe Harry, en mayo de 2018. En las semanas previas el padre había pactado un montaje con un paparazzi para que se publicaran unas fotos de cómo se preparaba para la boda.

“Me contactó una agencia de fotografía que dijo que sería una forma de mejorar mi imagen porque la prensa me hacía ver como un hombre sin hogar. Fue un gran error. Quise disculparme públicamente con la Familia Real, pero Meghan y Harry me pidieron que no lo hiciera”, cuenta en el Daily Mail.

Después de ese encontronazo, Thomas Markle sufrió dos infartos que le impidieron acudir a la boda de su hija. La duquesa de Sussex entró sola en la capilla de San Jorge del Castillo de Windsor. 

Ahí terminó todo, asegura el padre que se siente injustamente vilipendiado y que dice le envió a su hija una nota el 4 de agosto por su 38º cumpleaños. “Le envié una tarjeta a través de su asesor financiero en Los Ángeles, pero no tuve ninguna respuesta. No sé si la recibió”, asegura.

Tema Archie Harrison a un lado, Thomas Markle asegura en el Daily Mail que lo que más le duele es que Meghan Markle dijese en su discurso en Fiji que se había pagado ella su matrícula en la Universidad del Noroeste (EEUU). “Lo siento pero eso es completamente falso. Pagué cada centavo de su matrícula y tengo los extractos bancarios para probarlo”, denuncia. “Pagué sus viajes a España e Inglaterra. Pagué su pasantía en Argentina (...) No quiero nada de Meghan o Harry, pero no me voy a callar hasta que se sepa toda la verdad. Seguiré contradiciendo todo lo que se diga sobre mí que no sea cierto. Tengo que defenderme. Voy a seguir hablando y no voy a callarme”.

Photo gallery Primeras imágenes del hijo de Harry y Meghan See Gallery