TENDENCIAS
18/10/2019 19:03 CEST | Actualizado 21/10/2019 10:11 CEST

Otro enemigo para Greta Thunberg: Bernard Arnault

El presidente de LVHM considera que las palabras de la activista son un poco extremas, desmoralizadoras para los jóvenes.

RJ Sangosti/MediaNews Group/The Denver Post via Getty Images via Getty Images

Hemos dejado atrás la Semana del Clima en Nueva York y algunos de los ejecutivos de las empresas del sector del lujo comienzan a hacer sus valoraciones sobre su aportación al medioambiente.

Una de esas multinacionales ha sido Louis Vouitton Moet Henessy (LVMH). La conocida como el “trasatlántico del lujo” gira al “verde” teniendo cada vez más clara la necesidad de cuidar el medioambiente y la concienciación sobre el cambio climático.

Pero de ahí a que esto sea el gran desastre, hay un trecho... Y así lo ha manifestado el presidente de la corporación. Arnault considera que el discurso de la joven Greta Thunberg en Naciones Unidas es “demasiado pesimista”. La activista sueca sorprendía al mundo en Nueva York con una “reprimenda espectacular” a los líderes mundiales y a los grandes empresarios globales en donde aseguró que “le estaban robando sus sueños, a ella y a todos los niños y adolescentes del mundo”. El presidente del mayor conglomerado mundial del lujo considera que esas palabras son “un poco extremas, y que tienen un lado muy desmoralizador para los jóvenes y sin propuestas optimistas y positivas”.

Bernard Arnault hacía estas declaraciones a los periodistas poco después de la conferencia de la joven sueca. Y es que el grupo LVMH lleva años introduciendo cambios sustantivos en sus empresas para cuidar el medio ambiente: en el proceso de fabricación utilizando fórmulas más artesanales, reduciendo los desperdicios y las emisiones y, en el caso de las pieles animales, imponiendo un estricto protocolo de abastecimiento.

Para el año 2025 LVMH tiene el compromiso de trazabilidad para todas las materias primas de toda la cadena de fabricación, lo que permitirá en el caso de las pieles de animales conocer exactamente el origen de cada piel. Arnault ha defendido en muchas ocasiones, a diferencia de competidores como Gucci o Chanel que anunciaron que no fabricarían mas productos con piel natural, que las pieles forman parte de la cultura de la moda desde que el hombre es hombre y que no tiene sentido prescindir de ellas. Lo que no significa que no se cuide al máximo el origen de las mismas y que no se cometa ninguna tropelía durante todo el proceso.

En este sentido, Hermés que cuenta probablemente con la mayor cartera de productos de marroquinería, tiene uno de los protocolos mas exhaustivos en materia de piel animal, con los Birkin de fondo.

ESPECIAL PUBLICIDAD