Subir y bajar las escaleras, andar en bici por el garaje... ¿me pueden multar por usar las zonas comunes del edificio en la cuarentena?

El confinamiento por la crisis del coronavirus ha hecho a muchos buscar alternativas al sedentarismo.

Bajar a los niños al garaje para que monten en la bicicleta. Subir y bajar las escaleras para estirar las piernas. Subir a la azotea a tender la ropa y de paso darse una caminata. Aprovechar la pista de tenis de la comunidad de vecinos para hacer algo de deporte...

A más de uno se le ha pasado por la cabeza hacer uso de las instalaciones comunes de su edificio para sobrellevar la cuarentena por el estado de alarma decretado el sábado 14 de marzo para frenar el avance del coronavirus.

No se puede hacer. El Real Decreto 463/2020 limita la libertad de circulación a ocho supuestos y obliga a la gente a quedarse en sus domicilios particulares. Las zonas comunes son única y exclusivamente para el tránsito. Y las destinadas para el ocio de los vecinos —pistas de tenis o pádel, piscina, columpios...— quedan anuladas durante este periodo ya que su uso, como señala en este tuit la Policía de Valdemoro, “sería una temeridad”.

El presidente de la comunidad de vecinos debe ejercer de autoridad para evitar que sean utilizadas y obligar a la gente a volver a sus casas. Por eso, ante una situación así, lo primero que hay que hacer es avisarlo. Y si no actúa o no le hiciesen caso, habría que dar otro paso: llamar al 091 para que puedan intervenir las Fuerzas de Seguridad del Estado.

El Real Decreto permite a las autoridades a la Policía acceder a esas zonas privadas y actuar como si fuesen un espacio público. En ese caso nos exponemos a ser multados y hay que recordar que las sanciones por incumplimiento del estado de alarma oscilan entre 100 y 600.000 euros o prisión de tres meses hasta un año.

Para no tener que llegar a una situación similar, el Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid (CAF) recomienda cerrar las zonas comunes (jardines, parques infantiles, azoteas...) que no sean necesarias durante estos días para la habitabilidad. El garaje seguiría abierto pero no para un uso alternativo.

Ni reuniones de vecinos ni ascensores compartidos

No se pueden usar lugares comunes ni se pueden hacer reuniones, de modo que durante este estado de alarma también quedan suspendidas las juntas de vecinos presenciales, aunque se pueden seguir manteniendo de forma online.

Del mismo modo, tampoco se debe usar el ascensor en compañía. Hay que mantener la distancia de seguridad de un metro y en estos espacios es imposible.

Evolución del coronavirus en España y en el mundo, en gráficos