BLOGS
18/01/2015 10:00 CET | Actualizado 19/03/2015 10:12 CET

13 motivos por los que el vino es mejor que un amante

1) El vino verá lo que tú quieras ver en la tele sin quejarse. Ya sea un reality, una serie, una película interminable... Al vino no le importa. Verá cualquier cosa. 2) Puedes llevarte el vino a cualquier parte y nunca se preguntará si encaja o no.

Monkey Business Images via Getty Images

1. El vino verá lo que tú quieras ver en la tele sin quejarse. Ya sea un reality, una serie, una película interminable... Al vino no le importa. Verá cualquier cosa.

2. Puedes llevarte el vino a cualquier parte y nunca se preguntará si encaja o no. No es necesario cuidar del vino. No va a quedarse en una esquina apartado porque no conoce a nadie de la fiesta. El vino conoce a todo el mundo y, aunque no conociese a todos, sería totalmente sociable porque a nadie le cuesta hablar cuando hay vino de por medio.

3. El vino nunca está "demasiado cansado" o "demasiado borracho". Siempre está dispuesto a pasárselo bien contigo y siempre le parece bien quedarse contigo en el sofá sin hacer nada. Hará lo que hagas tú y nunca se quejará. Hablo de LA MEJOR RELACIÓN POSIBLE.

4. El vino está bueno. Y nunca te cansas de él. Nunca.

5. El vino no tiene ningún problema para abrirse a ti. Y lo hace sin rodeos, sin dar la lata.

6. El vino nunca te hace elegir entre él y tus amigos. El vino siempre hace lo que tú quieras hacer y si no quieres que te moleste, el vino se dedicará a sus cosas sin problema. Por no hablar de que a tus amigos no les importa en absoluto que lleves vino como acompañante...

7. El vino te embriaga sin mayor motivo. No intenta meterse en tus pantalones. Sólo intenta quedar.

8. El vino nunca te pregunta qué hay para cenar. De hecho, hay vino para cenar.

9. El vino nunca te juzgará. NUNCA. Te ha visto llorar escuchando una canción de One Direction y aun así siempre vuelve. No se sabe por qué. Pero lo hace. Y a mí me parece bien.

10. El vino puede hacerte reír sin proponérselo. Prueba a tomarte un vaso de vino sin sonrojarte... Sólo inténtalo.

11. El vino siempre sabe lo que quieres. Y lo que quieres es vino. El vino es lo que quieres. ¿Acaso hay una relación mejor?

12. A todo el mundo le encanta el vino. No tienes que preocuparte de si a tus amigos, a tu familia o a tus compañeros no les gusta, porque a todo el mundo le encanta. Puede que el vino no sea del todo su tipo (quizás prefieren cerveza o vodka), pero nadie lo odia. Has encontrado a alguien (o algo) que todo el mundo adora. ¡Felicidades!

13. El vino siempre está ahí para ti. Cuando algo va mal... siempre está el vino. ¿Un día duro en el trabajo? Vino. ¿Una discusión con un amigo? Vino. ¿Tienes la tarjeta de crédito al límite? Vino. ¿Tu ex se ha casado? El vino está ahí para ti de un modo en el que ningún hombre podría. En serio, amiga. Nadie lo va a hacer mejor que él...

Este post apareció por primera vez en el blog Forever Twenty Somethings, fue publicado en la edición estadounidense de The Huffington Post y ha sido traducido del inglés por Marina Velasco Serrano