BLOGS
21/12/2017 07:25 CET | Actualizado 21/12/2017 07:25 CET

¿Todavía compras vino en los supermercados?

Pixabay

No eres el único. La mayor parte de las personas compran vino en los supermercados.

No sólo eso, incluso ven las tiendas de vino como un sitio para frikis, dónde comprar vale una pasta, sin que merezca mucho la pena.

¿Es ese tu caso?

Cualquiera que sea tu respuesta te propongo que charlemos un rato sobre este tema. Estoy convencido de que al terminar este artículo habrás sacado alguna conclusión interesante.

Probablemente al final del artículo llegaremos a un acuerdo de que ni las tiendas de vino son la frikada que muchos piensan, ni los supermercados deben ser tabú para los aficionados.

Puede que incluso, al final, sepas cual es la característica común a los vinos de calidad.

¡A ver cómo se desarrolla esto!

SUPERMERCADOS

Como decía antes la mayoría de las personas compran el vino en los supermercados. La razón principal es que se pueden encontrar vinos a precios muy bajos.

Te recomiendo la lectura de mi anterior artículo sobre el precio del vino, si ese es tu caso.

Otro de los motivos es que al supermercado vamos casi todos, al menos una vez al mes y pasando por el lineal de vinos y es difícil no caer en la tentación de comprar alguna oferta.

¿Qué te parece si estudiamos un poco las ventajas y desventajas de comprar el vino en los supermercados?

¡Vamos a ello!

Las ventajas de las grandes superficies

En la mayoría de los supermercados medios o grandes vas a encontrar una muestra suficiente de vinos a precios bajos. Con respecto a la tienda tienen una ventaja importante: eliminan el paso intermedio del distribuidor entre bodeguero y vendedor final. Eso supone que parten con una ventaja del 25% al 30% con respecto a la tienda, salvo que esta sea a la vez canal de distribución.

Si sabes lo que quieres y encuentras un chollo, no tienes que dudarlo... ¡compra!

Los problemas de comprar vino en los supermercados

Asesoramiento inexistente: una de las cosas por las que jamás recomiendo a los aficionados con menos experiencia comprar vino en las grandes superficies es por la falta de asesoramiento. Normalmente no hay ninguna persona que te pueda aconsejar, ni tan siquiera alguien que sepa algo de vinos.

¿Almacenamiento en buenas condiciones? Otro de los problemas es la falta de garantía del correcto almacenamiento de un producto, que sobre todo sometido a variaciones importantes de temperatura puede estropearse. Como norma general nunca compro una botella que no sea de la última cosecha y siempre que la vaya a consumir pronto.

Porfolio escaso: aunque cierto "winefluencer" de moda afirme que no sabe por qué el canal de distribución puede afectar la calidad de un producto, me voy a atrever a dar algunas posibles razones:

  • Público objetivo al que se dirige el supermercado es mayoritariamente comprador de vino a bajo precio.
  • Personal que realiza la selección, al que no debe apasionar en exceso el criterio anterior.
  • Necesidad que tienen las grandes superficies, por el modelo de negocio, de una rotación rápida del producto.

Es justo decir que hay excepciones. Makro, por ejemplo, cuida mucho al menos una parte de su porfolio y tiene al frente de sus compras a personas con una gran pasión por el vino.

TIENDAS ESPECIALIZADAS

Esta es mi opción favorita. No sé si te has dado cuenta ya...

La principal desventaja del comercio minorista

Es lógico pensar que las tiendas son más caras que los supermercados. Esto tiene dos razones fundamentales:

  • Normalmente los vinos son de mayor calidad.
  • Cómo decía antes, hay que añadir el beneficio del distribuidor.

Esta desventaja, como ya decía, se anula si la tienda es propiedad o forma sociedad con una distribuidora.

Por qué "casi" siempre compro en tiendas de vino

Asesoramiento personalizado: vivo en Madrid desde hace ya unos once años y frecuento, principalmente cuatro tiendas de vino. Sé cuáles son los puntos fuertes de una frente a otra y voy a buscar a cada una cosas específicas. Hay una en concreto que en vinos franceses es la caña y otra cuyo fuerte son los vinos italianos. Lo que sé perfectamente de las cuatro es que la persona que me atiende conoce mis gustos. Ya me ocupo yo de que se enteren cuando algún vino que me recomiendan no me gusta y por qué. De esta manera, siempre están en condiciones de recomendarme cosas nuevas o de regiones que no conozco.

Convendrás conmigo que eso en un supermercado es completamente imposible. Comprar en una tienda en la que te conocen es una de las mejores formas de aprender a amar el vino.

Porfolio amplio: las tiendas que frecuento, siempre de tamaño medio, tienen un mínimo de unas tres mil referencias, personalmente elegida por alguien al que le apasiona el mundo del vino. Además, sabiendo que los aficionados al vino somos infieles por naturaleza... en materia enológica, ya se preocupan de incorporar novedades y rotar los vinos. De esta manera, siempre encuentro sorpresas... casi siempre agradables.

Pixabay

Almacenamiento en condiciones óptima: las tiendas que frecuento, se mantienen en condiciones de temperatura y humedad adecuadas, dentro de que sean habitables. Tienen la mayoría de las botellas en posición horizontal, para mantener el corcho húmedo. Además, al menos dos de ellas, tienen una sala especial, a temperatura un poco más baja, en condiciones óptimas de conservación del vino. En ella mantienen las botellas de más valor. De esa forma cuando me gasto una pasta en un vino, tengo una cierta garantía.

Servicio adecuado: ¿Qué pasa si una de las botellas que he comprado está defectuosa? Como sabes, hay aproximadamente un cuatro por ciento de botellas que pueden tener un defecto. No es culpa de nadie. Es puramente estadístico. Ahora ve tú a atención al cliente a un supermercado diciendo que el vino que compraste tiene el corcho contaminado. Te pueden mirar con una cara digna de verse.

Pixabay

Sin embargo, en cualquiera de las tiendas que frecuento si la botella tiene TCA me la cambian sin problema. Una ventajilla, ¿verdad? Sobre todo si te has gastado cuarenta o cincuenta euros.

CONCLUSIÓN

Resumiendo, por atención en el servicio, variedad y sobre todo, por el asesoramiento compro el vino en tiendas especializadas.

Si veo una botella de Vega Sicilia Único en un supermercado a 2X1... ¡compro!

¿Sabes por qué? Tiene la característica común a todos los vinos de calidad.

Síguenos también en el Facebook de HuffPost Blogs

ESPACIO ECO