INTERNACIONAL

El joven golpeado por polícias israelíes: "Sólo conocéis mi historia porque soy estadounidense"

17/07/2014 09:19 CEST | Actualizado 17/07/2014 09:33 CEST

El adolescente estadounidense-palestino Tarek Abu Judeir, que fue agredido a principios de junio por varios policías israelíes y que permaneció detenido sin cargos varios días, ha llegado este miércoles a la localidad estadounidense de Tampa, donde reside.

"Sólo conocéis mi historia porque soy estadounidense", ha dicho, antes de apuntar que es "la cosa más espantosa" que le ha ocurrido. "Sólo tengo 15 años, pero nunca pensaré de la misma forma sobre la libertad", ha agregado tras su llegada al aeropuerto, donde ha sido recibido por familiares, amigos y medios de comunicación.

Asimismo, tanto él como su familia han solicitado que se recuerde a todos los niños que han fallecido en las últimas semanas a causa de la escalada de la violencia. "Tienen nombres como el mío. Ningún niño, sea palestino o israelí, merece morir de esa forma", ha remachado.

Tarek Abu Judeir, nacido en Tampa, se encontraba de vacaciones junto a sus padres en Jerusalén Este para visitar a sus familiares. El padre de Tarek, Salé Abu Judeir, explicó que su hijo paseaba por el barrio, habitualmente pacífico, cuando los policías, que estaban escondidos, saltaron sobre él.

Tarek ha descrito el ataque, asegurando que los agentes le golpearon "desde atrás". "Me quedé dormido y me desperté en el hospital. Estaba de pie viendo a la gente pasar a mi lado", ha relatado. El chico no recibió asistencia médica hasta las 1.20 horas, más de cinco horas después de su detención. Hasta entonces tampoco pudieron verle sus padres.

"Cualquiera que vea el vídeo dirá 'este niño ha muerto' por cómo fue golpeado. Haya hecho mi hijo algo ilegal o no, ¿por qué le golpeáis así?", afirmó el padre del adolescente. "Si no fuera estadounidense hubiera sido apartado como un perro. Hubieran dejado que se pudriera en la cárcel", dijo su madre.

Tarek es primo de Mohamed Abu Judeir, el adolescente de 16 años que fue secuestrado y quemado vivo por un grupo de israelíes en Jerusalén, en lo que parece una venganza por el secuestro y asesinato de tres jóvenes israelíes cerca de Hebrón.

Durante los días siguientes, las fuerzas de seguridad de Israel lanzaron una operación de búsqueda de sus tres jóvenes, en la que murieron nueve civiles palestinos en Cisjordania, así como varios más en intercambios de disparos en la Franja de Gaza. Finalmente, se encontraron los cadáveres de los tres secuestrados.

El 8 de junio, Israel comenzó la operación Margen Protector, que ha provocado hasta el momento la muerte de 227 palestinos, y más de 1.550 heridos palestinos, tres cuartas partes de ellos población civil, según datos de la ONU.

OFRECIDO POR NISSAN