Huffpost Spain
Antonio Ruiz Valdivia Headshot

Lluís Llach: "Si fuera de Valladolid, votaría a Podemos"

Publicado: Actualizado:
LLACH
Lluís Llach | EFE
Imprimir

El piano que había en su casa marcó toda su vida. Con apenas seis años empezó a componer sus propias piezas a la vez que aprendía el abecedario. Aquel niño se convertiría años más tarde en el gran abanderado de la Nova Cançó y en uno de los máximos referentes de la cultura en catalán.

La historia de Lluís Llach (Girona, 1948) es la de un constante viaje. Siempre de un lado a otro, de teatro en teatro, de país a país. Incluso ha experimentado el doloroso tránsito del exilio. Cruzó los Pirineos perseguido por el franquismo. La muerte del dictador la conocía mientras tocaba esos días en el Teatro de la Ville de París.

En ese continuo movimiento Llach no sabía que acabaría presidiendo en 2016 la comisión de estudio sobre el proceso constituyente en el Parlament. Tiene muy claro que quiere la independencia de Cataluña y por eso se embarcó en Junts pel Sí como 'número uno' de la lista por Girona el pasado 27 de septiembre. Ahora le toca pilotar este órgano tras la inesperada muerte de Muriel Casals.

Dice que es la primera vez que tiene un trabajo fijo. Suele llegar a las ocho de la mañana al parque de la Ciutadella y se marcha sobre las siete. En este paso ha descubierto la "humildad" de muchos diputados y el "egocentrismo desmesurado de unos pocos". Habla desde Barcelona sobre la situación que vive Cataluña. Eso sí: "Si fuera de Valladolid, votaría a Podemos".

¿Cómo lleva el trabajo al frente de la comisión?

Ejercer la Presidencia es muy sencillo de alguna manera y tengo gente que colabora conmigo. Por el momento, hemos escuchado a ponentes que nos han explicado lo que saben sobre constitucionalismo. Ha sido muy interesante y estamos en ese proceso. Después empezaremos con un método de trabajo.

¿Cuáles son los grandes objetivos de la comisión?

Es de estudios, no puede legislar. Va a escuchar, planificar y proponer. Al final habrá una serie de conclusiones que serán remitidas a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell. Será la Mesa quien decida si da paso a su trámite.

Desde su llegada al Parlament, ¿qué es lo que más le ha impresionado desde dentro?

El garantismo de los procedimientos. De alguna manera da lugar a una especie de desacorde entre el tiempo político y el social. Hay un ritmo lento, garantista. Después también la cantidad de trabajo que se ejecuta en la Cámara y que muchas veces la gente que estamos fuera ignoramos.

"ESTAMOS CUMPLIENDO LA HOJA DE RUTA"

¿Se reafirma en su decisión de presentarse en la lista de Junts pel Sí­?

Me reafirmo. Estoy muy satisfecho del camino recorrido porque en realidad estamos cumpliendo la hoja de ruta. Mientras haya posibilidad de cumplir el mandato democrático que me dieron los electores de Girona, seguiré aquí encantado y entusiasmado.

Llegó al Parlament tras las especiales elecciones del 27-S. ¿La renuncia de Mas fue lo mejor que pudo hacer?

No sé si era la única salida posible, pero sí la más posible. Esto requiere altura de miras de los políticos, generosidad y un cierto distanciamiento. El president Mas tuvo la capacidad para hacer eso y su gesto dio un resultado magnífico.

¿Cómo ve los pasos que ha dado Carles Puigdemont desde su investidura en relación al proceso?

Puigdemont es un presidente que sabe el camino que tenemos que recorrer. Está en política prácticamente para servir a eso. Hay una visión totalmente falseada de lo que es el proceso y se ha querido dar la imagen de que es una invención de políticos en cuatro despachos enloquecidos. En realidad, lo que estamos haciendo en el Parlament es porque antes en la calle se nos había dicho. Todos los pasos de Puigdemont han sido de gran coherencia. Es una persona que actúa más que habla. Discreto, pero es buen comunicador cuando es necesario. Sabe estar en el sitio preciso en cada momento y con determinación.

Puigdemont es una persona que actúa más que habla

La CUP es indispensable para intentar sacar adelante este proceso. ¿Cómo es la relación?

Me parecen indispensables como argumento social. La CUP ha de existir, punto. La gente les votó y les dieron diez escaños. Sobre la relación, es muy buena en algunos aspectos, como lo relacionado con el proceso. Y, después, en el día a día hay diferencias. En Junts pel Sí hicimos un acto de voluntad de renuncia ideológica, fijar solo unos mínimos, normalmente muy relacionados con necesidades sociales perentorias. Ellos en estos mínimos algunas veces están de acuerdo y otras no. Esto nos lleva a la discusión parlamentaria. A veces se interpreta como un gran desastre y que se acaba, pero en lo fundamental vamos tirando.

¿Por qué es independentista?

El fracaso de la España de la Constitución del 78 es hecatómbico. En él no solo ha participado la derecha, sino que el inicio sustancial empieza con el Gobierno de Felipe González. Empieza una diatriba errática de todo lo que es la evolución del Estado español. Se ha destrozado el proyecto del 78 y hemos de encontrar una salida. Una de las constantes de este proyecto español es la falta de respeto a nuestra identidad y a nuestras posibilidades de realización colectiva. Hoy estamos ante el hecho de que el Gobierno español nos impide que ejecutemos formas de ayuda a la gente más desesperada. Estamos ante cosas muy extrañas y muy increíbles. Mientras no se haga el referéndum, vamos avanzando. Si algún día hay una mayoría de catalanes que deciden el camino de la independencia, la ejecutamos y se acaba.

¿Qué porcentaje de mayoría debería ser necesario para la independencia?

Mientras sea más del 50%, como en todos los países del mundo, para mí ya va bien. No entendería por qué entonces un país tendría que estar sometido a la voluntad de una minoría. Esto es así de bestia y de claro.

¿Puede abrirse todavía una posibilidad de entendimiento con propuestas como el modelo federal? ¿Hay alguna vía de diálogo para que no haya una ruptura unilateral?

En despachos no. Esta vía solo la puede decidir el pueblo catalán en un referéndum.

(Sigue leyendo después de la imagen)
lluís llach

Llach, en el Parlament

Se habla de deshielo entre el Gobierno y la Generalitat desde la reunión de Mariano Rajoy con Carles Puigdemont. ¿Va a mejorar la relación?

(Risas) ¡Qué va! Todo eso es teatro porque en este momento le interesa al PP. Solo hay que verlo. Se reúnen y al cabo de dos dÍas nos tiran leyes por el Tribunal Constitucional. Es puro teatro, el Estado español y sus representantes no han cambiado de táctica ni de estrategia.

¿Cómo ve el fracaso de los pactos y el hecho de tener que ir a elecciones?

En el Estado español no hay costumbre ni ganas de la negociación democrática. No ha existido nunca. Quizás la imagen de Guzmán el Bueno está demasiado presente en la educación juvenil de todos los políticos. Por eso, no se valoró nunca que la misma Convergència, a la que no he votado nunca, facilitase la gobernabilidad española durante muchos años. Los que pactaban eran CDC y el PNV. Es la clásica política del Estado de que 'es así' y supongo que aprenderán a cambiar.

"ME SIENTO MUY CÓMODO EN JUNTS PEL SÍ"

Acaba de decir que nunca ha votado a Convergència. ¿Se siente cómodo en el grupo parlamentario con CDC?

Me siento muy cómodo porque se hizo un programa conjunto con ERC, varios partidos y los independientes. Además, en estos meses los grupos mayoritarios que componen Junts pel Sí se han comportado con armonía. Como independiente puedo dar testimonio. Cuando a veces he de votar alguna cosa que no me gusta específicamente, ya lo sabía de antemano.

¿Cree que finalmente habría referéndum?

Lo habrá porque incluso si el Estado no estuviese de acuerdo, nosotros hemos decidido que debe hacerse para precisamente refrendar la Constitución y nuestro paso a la independencia.

¿Qué pasaría? ¿Ganarí­a el sí o el no?

Ni idea. Lo que sé es que aceptaría el resultado. Vamos a intentar trabajar para que el resultado sea positivo. Si fuese negativo, no habría ni trauma ni ningún drama. Esta sociedad está muy cohesionada, aquí nadie se pelea con nadie y estamos de buen humor. El país tiene un poco menos de paro, se exporta, la economía va bastante bien, nos encontramos por la calle y bailamos sardanas o sevillanas dependiendo del día y de la hora.

Esta legislatura en Cataluña es diferente y tienen por primera vez como jefa de la oposición a Inés Arrimadas (Ciudadanos). ¿Cómo ve su papel?

Hace muy bien su papel, más allá del acuerdo y desacuerdo con sus ideas. Defiende muy bien por lo que nació su partido: mantener el nacionalismo español más típico dentro de Cataluña.

Inés Arrimadas hace muy bien su papel

¿Qué opina de la situación a la baja del PSC?

Diría que está en la debacle absoluta. Los partidos tienen su justificación política en la voluntad de la gente. Creo que el PSC está en una opción donde nadie entra a comprar a su tienda. Sabe mal porque tiene gente de valía. Todos sabemos que Miquel Iceta es uno de los diputados más preparados e inteligentes del Parlament. Pero cuando la inteligencia se pone al servicio de una causa equivocada o sin salida no sé si le puede continuar llamando inteligencia. No veo enmienda y, cada vez, las perspectivas son peores. Es como una especie de suicidio de una opción que ha ocupado la centralidad del catalanismo socialista. El problema del PSC es que su sitio ya está ocupado por opciones nuevas y por otras que no lo son. Ada Colau, Podemos y ERC serían ejemplos.

Hablando de Podemos, ¿qué le parece este fenómeno?

Si fuera de Valladolid, votaría a Podemos. Eso lo tengo clarísimo, pero ya hace meses, no desde que están por el derecho a decidir. Es que soy un fan primerizo en este aspecto. Después, como soy ciudadano en Cataluña, tiene otros matices. Además, el derecho a decidir pidiendo permiso me parece una contradicción semántica de primer orden. La entiendo en Valladolid, pero aquí no.

¿Le han inspirado estos meses en el Parlament un disco nuevo?

No, en absoluto. La verdad es que dejé de cantar hace casi diez años. Si estuviese en ejercicio de mi profesión, hay muchas ideas que saltarían.

¿Se presentará en las próximas elecciones?

Si no soy necesario, no. De momento, estoy aquí por utilidad política. Entendí que podía hacer un servicio.

EN BREVE

Una película: La chica danesa.

Una serie: No veo, por desgracia. Me interesan más otro tipo de programas.

Un disco: ¿Aún existen? Es una buena noticia. Els Amics de las Arts. También Damien Rice y Rufus Wainwright.

Una escapada: Senegal.

Un rincón de Barcelona: Los barrios viejecitos, aunque están muy, muy llenos de turistas. Cada vez es más difícil encontrar un banco donde sentarse.

Close
Lluís Llach
de
Compartir
Tuitear
PUBLICIDAD
Compártelo
cerrar
Esta imagen

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- La era Puigdemont

- La independencia baila rumba

- 19 cosas que no sabías de Carme Forcadell

En Internet

Lluis Llach: �Podemos y los independentistas son respuestas a la ...

Entrevista a Lluís Llach - Hartza

Entrevista d'Antoni Bassas a Lluís Llach - Ara.cat

Lluís Llach: �La independencia, para Cataluña, es una cuestión de ...

Lluis Llach: �Podemos y los independentistas son dos respuestas ...

Lluís Llach: �La independencia, para Cataluña, es una cuestión de ...

Lluís Llach sobre Martí i Pol: "Me fascinó su rigor intelectual; lo ...

Lluís Llach: "Soy un viejo maduro como una viña vieja"

Entre viñas con Lluís Llach