ECONOMÍA
26/10/2012 12:37 CEST | Actualizado 26/10/2012 17:37 CEST

El Gobierno reconoce que hasta la segunda mitad de 2013 no habrá datos positivos del paro

EFE

El número de parados alcanza ya los 5.778.100, lo que significa que más del 25% de los trabajadores se encuentra en paro, según datos de la Encuesta de Población Activa, y el Gobierno no cree que la situación vaya a mejorar en los próximos meses. Así lo ha reconocido el secretario de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Fernando Jiménez Latorre, que ha reconocido que los datos positivos no llegarán hasta la segunda mitad de 2013, cuando se debería volver a crear empleo. Ha asegurado, no obstante, que ve cierta estabilización en la destrucción de empleo en el tercer trimestre.

En una rueda de prensa para valorar los datos de la EPA del tercer trimestre, Latorre ha explicado que la mejora de la actividad no llegará hasta ese momento, que será también cuando se puedan empezar a ver mejoras en los datos de empleo. "Actividad y empleo van aparejadas", ha dicho.

Según Latorre, las reformas "toman su tiempo", por lo que, hasta entonces, habrá que "perseverar en la corrección de los desequilibrios aplicando el programas de reformas" y el saneamiento de las cuentas públicas en todos los niveles de la administración. Pese a todo, el secretario de Estado ha eludido concretar cuándo exactamente se podrán ver las cifras positivas, dado que, en su opinión, hay "elementos de incertidumbre fuertes" y hacer una previsión de empleo precisa para más de un año es "muy aventurada".

"MODERADO PERO DOLOROSO"

Latorre ha explicado que la creación de empleo dependerá de que se invierta la tendencia y se empiece a generar más actividad. No obstante, ha considerado que el ajuste del empleo durante del tercer trimestre ha sido más moderado que en anteriores, aunque sigue siendo doloroso.

A diferencia de los cuatro trimestres anteriores, hay una "estabilización en la destrucción de empleo", ha subrayado Fernando Jiménez Latorre. Por ello, ha defendido que, para invertir la situación, se persevere en las políticas de corrección de los desequilibrios económicos y financiero y que se continúe con el saneamiento de las cuentas públicas.