POLÍTICA
08/02/2013 09:47 CET | Actualizado 09/04/2013 11:12 CEST

Joan Rosell: En España no hay seis millones de parados, como dice la EPA

Joan Rosell, el presidente de la CEOE, no cree que en España haya seis millones de parados. En una entrevista concedida a la Cadena Ser, el patrón de los empresarios matizó sus polémicas declaraciones de este jueves, publicadas por El País en las que negó los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) y sugirió que los funcionarios públicos deberían quedarse en casa "para que no gasten en papel y en teléfono".

"No utilicemos más ni el INE [Instituto Nacional de Estadística] ni la EPA. La EPA de los seis millones de parados no es verdad. Es una estadística de 65.000 personas que hacemos desde hace muchísimo tiempo, pero para saber los parados lo mejor es ir al registro, a los que se apuntan", dijo este jueves

.

Un día después, el mensaje era ligeramente diferente. "Yo digo de que la EPA hecha por el INE es una encuesta, pura y simplemente. La real es el registro del ministerio, que son nombres y apellidos". "A la encuesta del INE no le doy credibilidad". Él prefiere el dato del paro registrado, cercano a los cinco millones. "La encuesta de la EPA dice que hay seis y el registro dice cinco. Yo me creo los cinco".

La opinión de Rosell, que asegura que sólo quiere "abrir un debate", contrasta con la de multitud de economistas. El paro registrado, contabilizado por el Servicio Público Estatal de Empleo (SEPE) es considerado habitualmente como menos fiable que la EPA, una encuesta que sí tiene en cuenta personas que, aún no trabajando, no figuran en el registro. Las razones para no figurar pueden ser varias: la falta de subsidios y de esperanza de acceder a un trabajo o los emigrantes en busca de trabajo, por ejemplo.

FUNCIONARIOS

Por otra parte, Rosell incidió en que hay funcionarios que no trabajan. "No es por culpa de los funcionarios. Es por culpa de la propia administración que no les da trabajo" tras un proceso descentralizador del Estado que ha provocado duplicidades. "En vez de haber uno, ahora hay dos en los autonomías y entes locales", además del que se mantiene en la administración central. "Ni se evalúan, ni se controla ni se soluciona".

En un encuentro con periodistas, Rosell había dicho algo mucho más duro:

"A lo mejor es mejor ponerles un subsidio a que estén en la Administración consumiendo papel, consumiendo teléfono y tratando de crear leyes. Eso tiene un coste tremendo"

Los funcionarios no tardaron en reaccionar. Miguel Borra, presidente de la Central Sindical Independiente de Funcionarios (CSIF) aseguró que esas declaraciones "se califican por sí solas". Las referidas al paro son "un insulto a los millones de parados de este país". Sobre los funcionarios, Rosell demuestra "su ignorancia sobre la función píublica de este país". "Es un ataque gratuito", lamentó.

ESPACIO ECO