POLÍTICA
24/06/2013 14:05 CEST | Actualizado 24/06/2013 17:14 CEST

El Consejo de la Juventud denuncia el fin de la independencia de este organismo crítico con el Gobierno

GTRES

La reforma de la administración a la que dio luz verde el Consejo de Ministros del pasado viernes incluía entre sus medidas la supresión o fusión de hasta 57 organismos. Uno de ellos es el Consejo de la Juventud (CJE), que pasará a ser un órgano consultivo del Instituto de la Juventud (Injuve), que a su vez depende del Ministerio de Sanidad y Servicios Sociales.

Según explican los responsables del CJE, en la práctica eso supone acabar con la independencia del organismo y, por tanto, eliminarlo. "Sólo porque tenga el mismo nombre no significa que sea lo mismo. Va a ser el mismo Gobierno el que lo convoque cuando quiera, para tratar los temas que quiera. De ser un órgano participativo y autónomo va a pasar a ser un buzón de sugerencias", señala su presidente, Ricardo Ibarra, en conversación con El Huffington Post.

Ibarra destaca que con la medida tomada por el Gobierno se va a perder el cumplimiento del artículo 48 de la Constitución, que contempla "la participación libre" de los jóvenes en "el desarrollo político, social, económico y cultural".

El Consejo funciona desde 1983 y aglutina a 83 asociaciones juveniles, incluidas las juventudes de los partidos políticos, entre ellos las Nuevas Generaciones del PP. Cada dos años, todos ellos votan para elegir presidente y una comisión permanente. Aseguran que, de esta forma, garantizan su independencia. En el Injuve, del que pasará a depender, el presidente lo nombra directamente el Gobierno.

DESDE 1983

Algunos colectivos, entre ellos IU, aseguran que la eliminación del CJE es una "venganza" por su apoyo a "la huelga general y otras causas incómodas para el Gobierno". Javier Pueyo, adjunto a la secretaría confederal de Juventud de CCOO y exvicepresidente del Consejo, también lo piensa así.

"La voz de la juventud en este momento resulta incómoda para este Gobierno o para cualquiera. Esta decisión no es económica, sino política", asegura a la vez que advierte de que la juventud se va a quedar sin un "organismo independiente que sirva de altavoz a las reivindicaciones".

"Nos tuvimos que enterar de los planes del Gobierno el día antes del Consejo de Ministros a través de una filtración de la prensa. Nadie habló con nadie, no hubo ni diálogo ni debate", lamenta.

¿MOTIVOS ECONÓMICOS?

El ministerio de Sanidad asegura que en la actualidad "conviven dos organismos autónomos de similar régimen jurídico" y "duplican las funciones en el ámbito del asociacionismo juvenil". "El ahorro de esta medida vendrá derivada de la supresión del arrendamiento de la sede del CJE y el pago de impuestos, y se estima en 4,3 millones de euros en tres años", ha afirmado el Ministerio a través de una nota informativa.

Un argumento que no convence a los responsables del Consejo. "Esos 4,3 millones son la totalidad de dinero que recibimos de los presupuestos, pero el nuestro era 1,4 millones en 2013. El Gobierno ha adelantado que va a mantener al personal y la sede es del propio Ejecutivo, por lo que la cantidad que pagamos vuelve a ellos. El ahorro va a estar entre 500.000 y 600.000 euros, irrisorio para el Gobierno, por lo que no es una cuestión económica. Representamos el 0,08% del presupuesto del Ministerio de Sanidad", zanja Ibarra.

El presidente del Consejo reconoce que han sido críticos con todos los Gobiernos porque "las medidas que se aplican son erróneas" y lamenta que España será el único país europeo que no tendrá un Consejo de la Juventud independiente.