POLÍTICA
31/08/2013 13:13 CEST | Actualizado 31/08/2013 15:01 CEST

Rajoy promete que dentro de un año anunciará una bajada de impuestos

Con la vista puesta en la segunda parte de la legislatura, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha animado y se ha arrancado con una promesa: dentro de un año anunciará una bajada de impuestos.

El jefe del Ejecutivo ha inaugurado el curso político en un acto del PP en Soutomaior (Pontevedra) con un discurso más optimista en el plano económico y ha afirmado que España está "a las puertas de crecer".

El presidente del Gobierno ha lanzado también el mensaje de que España superará la crisis económica aunque los socialistas "se empeñen" en lo contrario y ha dejado claro en alusión al caso Bárcenas que "nada ni nadie" le va a distraer de ese objetivo.

En su discurso, el el jefe del Ejecutivo y presidente de este partido ha insistido en que el objetivo "es y será superar la situación en la que los socialistas dejaron España".

"Ya hay resultados", ha añadido Rajoy, que ha dicho que las "cosas aún no están bien, pero están mejor que hace un año".

RAJOY PRESUME: "HE CUMPLIDO CON MI DEBER"

El presidente ha afirmado que ha cumplido con su "deber" durante su mandato al frente de La Moncloa. Mientras hace ahora exactamente un año se hablaba del posible rescate a España o de la escalada de la prima de riesgo, ha recordado Rajoy, doce meses después hoy nadie se refiere a estas cuestiones.

Tras repasar esos resultados "tangibles" de recuperación, Rajoy ha insistido: "En solo doce meses España ha levantado cabeza y está dispuesta a conquistar su futuro. No podemos cantar victoria, pero estamos orgullosos de haber sido capaces de hacerlo en un tiempo récord".

"Caminamos en la buena dirección y ahora lo que queda es crecer y crear empleo", ha apostillado.

"NADIE ME VA A DISTRAER"

El presidente ha lanzado otro mensaje y ha advertido de que "nadie" le va a "distraer" de su "tarea esencial" de luchar contra la crisis.

Rajoy ha repetido que "hay que mantener el rumbo, ruidos aparte", y ha añadido que no le preocupa "lo que digan otros". Asimismo, ha apuntado que el Gobierno debe "tener el rumbo claro y posponer cualquier otra cosa", al tiempo que ha lamentado que "la oposición no ha colaborado en nada".

El presidente ha asegurado que el Ejecutivo dialogará "con todos los que no tengan más interés que construir", pero ha repetido que los miembros del gobierno no van a "abdicar de su responsabilidad". A ese respecto, se ha mostrado "orgulloso" de todos ellos, por su "magnífica labor".

Finalmente, ha reconocido que al PP también le aguardan "retos importantes" en este curso. En ese sentido, se referido a las próximas elecciones europeas de mayo de 2014. Según ha apuntado, "es importante tener muchos apoyos en el Parlamento Europeo" y poder así "defender los intereses españoles en la UE".

ESPACIO ECO