TENDENCIAS
25/02/2014 12:23 CET | Actualizado 25/02/2014 12:46 CET

Homeland, House of Cards y otras series que no son tan estadounidenses como parecen

HOUSE OF CARDS

Desde que Hollywood convirtió una película de samuráis de Akira Kurosawa en un western como Los siete magníficos, Estados Unidos ha demostrado que sabe hacer propios los relatos ajenos.

Estas son algunas de sus más famosas historias recientes que, aunque no lo parezca, no les pertenecen.

  • Homeland. Por muy estadounidense que parezca, la serie de Carrie y Brody es en realidad una idea original israelí titulada Prisoners of War. Gideon Raff, creador del relato, es también productor ejecutivo de la versión estadounidense. La adaptación es respetuosa pero no es para nada un calco de la versión inicial, que tiende menos al thriller y más al drama emocional. Aprovechamos para recordar que Ana Obregón también tendrá una película "a lo Homeland".
  • House of Cards. Las intrigas de la Casa Blanca son, en realidad, cosa británica. Los movimientos de Francis Urquhart por tomar el poder del partido conservador y convertirse en primer ministro de las islas tras el mandato de Margaret Thatcher centraron la trama de esta miniserie de cuatro capítulos que emitió BBC en 1990. Ni siquiera esa forma de hablar directamente a cámara es distintivo del personaje interpretado por Kevin Spacey.
  • Infiltrados. El único Oscar de Martin Scorsese lo logró rodando la adaptación del thrillerJuego sucio, una producción de Hong Kong que también tenía en su reparto a una estrella internacional, Tony Leung, actor fetiche de Wong Kar Wai. Leonardo DiCaprio, Matt Damon y Mark Wahlberg eran algunos de los actores que formaban parte del espectacular casting estadounidense.
  • Oldboy. Spike Lee ha adaptado este año con más pena que gloria el thriller sobre la venganza del surcoreano Park Chan-Wook. 
  • In Treatment. Otra serie israelí que despertó el interés de la industria de Hollywood es este drama ambientado en la consulta de un psicólogo. Su original estructura narrativa, que dedicaba cada día de la semana a un paciente distinto, y su brillante puesta en escena casi teatral hizo que BeTipul -como se llama la serie- se adaptará en 12 países. Gabriel Byrne y una incipiente Mia Wasikowska protagonizaban la brillante versión de HBO.
  • The Bridge. La serie policiaca acerca de un crimen descubierto a medio camino entre dos países tiene su origen en la coproducción entre Dinamarca y Suecia Bron/Broen. Los estadounidenses han trasladado el conflicto del espectacular puente Oresund que une ambas naciones europeas, y lo ha llevado a su terreno: la frontera con México. Su contrapuesta pareja de investigadores está formada por una rubia como Diane Kruger y un policía de Chihuahua.
  • Gracepoint. Broadchurch fue una de las series más comentadas durante la pasada temporada en la televisión británica. Para su salto a los Estados Unidos mantiene a su actor protagonista David Tennant, como un inspector de policía que, a modo de castigo, es enviado a un diminuto pueblo costero a investigar la muerte de un niño de 11 años. Pronto comprobará cómo un crimen de estas características puede afectar a una comunidad pequeña y cerrada. Para no perder espectadores en plena era de descargas digitales, la trama mantendrá el suspense cambiando el final de la historia.
  • The Returned. El lingüista y filósofo Noam Chomsky considera que los zombies están de moda porque son un reflejo del miedo y desesperación en la que vive la sociedad actual. Los de Les revenants, una producción de Canal Plus Francia no son zombies al uso. Se trata de un grupo de ciudadanos de a pie que no saben que han estado muertos, cuya historia ha logrado trascender fronteras y hasta convertirse en una serie de A&E para Estados Unidos.
  • Utopia. La nueva serie británica que espera lograr un nuevo golpe de popularidad global es la inquietante Utopia, emitida el año pasado por el canal Channel 4. Este relato acerca de una conspiración anunciada en una novela gráfica que involucra a un grupo de héroes improvisados tendrá a David Fincher -responsable de Seven, El club de la lucha, Zodiac y de la propia House of Cards- como responsable de su traslación a la HBO estadounidense.
  • Pulseras rojas y Los misterios de Laura. Probablemente muchos espectadores de estas futuras producciones estadounidenses no sabrán que ya existe un antecedente español. La oscarizada Olivia Spencer ya está fichada para el remake de Pulseras rojas de la Fox (Red band society), mientras que Debra Messing será la Laura estadounidense en una serie de la que de momento solo se grabará el capítulo piloto a la espera de la aprobación final de la NBC.

ADEMÁS

EL HUFFPOST PARA IKEA