POLÍTICA
06/03/2014 19:40 CET | Actualizado 06/03/2014 19:45 CET

El obispo de Alcalá critica que el aborto ha provocado "más muertes que la Guerra Civil"

EFE

La Iglesia continúa su feroz campaña para cambiar la ley del aborto a su antojo. En esta ocasión el encargado de lanzar el mensaje envenenado ha sido el obispo de Alcalá de Henares, monseñor Juan Antonio Reig Pla, que ha indicado que desde 1985, año en que se despenalizó la ley de supuestos, se han producido "dos millones de abortos, muchas más muertes que en la Guerra Civil, un holocausto silencioso".

"La libertad de la mujer, como dinamismo inteligente, es una libertad para el don y no se puede corromper afirmando despóticamente el derecho a decidir, el derecho a acabar con el hijo engendrado", ha defendido Reig Pla durante la presentación de la Jornada Mariana por la Familia y la Vida, promovida por las delegaciones de pastoral familiar de las diócesis de Madrid, Alcalá de Henares y Getafe, que se celebrará los días 29 y 30 de marzo.

Además, considera que sería "desvalorizar a la mujer ponerla como campeona de la destrucción de la vida" y ha pedido que el dinero de todos los contribuyentes no vaya "dirigido nunca a destruir la vida humana".

El obispo de Alcalá ha reclamado también que se separe el derecho a la vida "del debate político y de las luchas partidarias" pues se trata de "un derecho prepolítico, anterior al Estado" que "debe estar garantizado en toda la legislación".

"NO ES PROGRESISTA ELIMINAR VIDAS"

Según ha precisado citando al papa Francisco, "no es progresista pretender resolver los problemas eliminando una vida humana". Por el contrario, ha asegurado que "el aborto es un producto de sociedades atrasadas".

Sobre su encuentro con el papa Francisco el pasado viernes, Reig Pla ha explicado que el Pontífice se quedó "helado" porque conoció las cifras de abortos en España "de golpe".

Ante esta situación, Reig Pla ha recordado que el pontífice les dijo que tienen que "salir a las calles, con una mirada de misericordia, acompañar a las personas en todos sus dramas, hacerse cargo de sus problemas".

Por ello, con esta Jornada Mariana por la Familia y la Vida, buscan una "revolución de las conciencias", que los participantes oren por la familia y por el respeto a "toda vida humana desde su concepción hasta la muerte natural" porque, a juicio del prelado, "ya no hay argumentos para defender el acto del aborto" ni de carácter científico, social o jurídico pues "la sociedad tiene suficientes medios" para proteger a la madre.