INTERNACIONAL
21/08/2014 11:59 CEST | Actualizado 21/08/2014 12:02 CEST

Así se limpia el Big Ben (FOTOS, VÍDEO)

GETTY

Durante cuatro días el tiempo no ha pasado para el Big Ben. Las agujas del reloj más famoso del mundo se pararon a las 12 en punto el pasado lunes y, hasta hoy, no volverá a marcar religiosamente la hora.

La paralización de los mecanismos del reloj no se debe a un fallo, sino a una desconexión programada para facilitar las labores de limpieza de su superficie.

Desde comienzos de semana, cuatro operarios, suspendidos a 95,7 metros de altura y sujetos con cuerdas, se afanan en sacar brillo al reloj a un ritmo de una cara por día.

Pese a todo, el mecanismo interno del reloj ha continuado funcionando sin interrupción, por lo que la gran campana de 16 toneladas que da nombre al Big Ben ha seguido marcando las horas con puntualidad británica. Los gongs ha obligado a los operarios a trabajar con un equipo especial para aislarse del ruido.

El reloj del Big Ben se inauguró en abril de 1859, aunque no comenzó a funcionar hasta finales de mayo de ese año, debido a que las agujas de hierro originales resultaban demasiado pesadas y fueron sustituidas por otras más ligeras de cobre.

  • AFP
  • AFP
  • REUTERS
  • AFP
  • AFP
  • GETTY
  • AFP
  • AFP
  • REUTERS