TENDENCIAS
29/08/2014 09:20 CEST | Actualizado 29/08/2014 09:36 CEST

Personas sin hogar, los mejores guías turísticos de Barcelona

Lisa Grace es una británica que vive en Barcelona desde hace más de diez años y que trabajaba en Barcelona en el sector de la investigación de mercados. Hasta que se convirtió en una víctima más de las crisis. A finales de 2012, tras ser madre, decidió solicitar la reducción de jornada en su empresa. "Me despidieron. Me encontré con pocos puestos de trabajo en mi área profesional y aún menos para una madre que desea trabajar solo por las mañanas", explica a El Huffington Post. Entonces decidió crear Hidden City Tours, una empresa que aprovecha que el turismo está en alza en Barcelona para ofrecer trabajo como guías a personas sin hogar, y con él la posibilidad de una reinserción social. Grace tomó la idea de un proyecto similar en Reino Unido y pensó que era fácilmente aplicable a la ciudad española, un lugar donde cerca de 3.000 personas viven en la calle.

Contacta con los posibles guías a través de los servicios sociales, ONGs y comedores sociales de Barcelona. "Como casi todos nuestros clientes son de fuera, busco gente que pueda hablar idiomas —inglés, alemán o francés—, que tenga una buena actitud, y ganas de formar parte de un equipo pequeño", apunta Grace, quien se encarga de ofrecer un programa de formación de entre 60 y 80 horas a los seleccionados impartido por la historiadora Natalia Baque. Aun así son personas que ya conocen la ciudad y que pueden contar de ella muchas más cosas que los típicos consejos que se da a un turista.

Porque, en definitiva, Hidden City Tours se define como una empresa social y en ningún caso como una asociación relacionada con la caridad y con esa idea se fundó a finales del año pasado. "Caridad la realizan entidades que dependen de subvenciones y donaciones. Nosotros somos una empresa que ofrece un servicio, no pena. Somos capaces de competir con cualquier otra que ofrezca tours por el caso antiguo de Barcelona", apunta su impulsora. De hecho, su iniciativa intenta diferenciarse del resto ofreciendo otro punto de vista con "gente formada, con mucha experiencia vital, empatía y un sexto sentido adquirido por su situación". Los clientes que se apuntan a este tour suelen acabar agradecidos, dice Lisa Grace.

Con este tour se pasea durante aproximadamente dos horas por el Barrio Gótico y el Raval. Desde la Catedral hasta el mercado de la Boquería, pero pasando por rincones secretos. Como los relatos sobre la ciudad que ofrecen estos particulares guías son tan originales, este tour empieza a despertar la atención incluso de los propios barceloneses. Pero de momento siguen siendo los ciudadanos no extranjeros los que acuden a ellos, en su mayoría viajeros de nacionalidad estadounidense, británica, alemana y de los países nórdicos.

Lo cierto es que su oportunidad de trabajo está ayudando al cambio radical en la vida de varios de estos guías. Cuando José Felipe encadenó la pérdida de su empleo y el fallecimiento de sus padres terminó en la calle. Tras varios meses como guía trabajando con Lisa ha pasado a incorporarse ya a un trabajo de 40 horas semanales en una empresa local y está ahorrando para dejar el piso de acogida del Ayuntamiento de Barcelona en el que vive. "He visto ya varios cambios a mejor desde que empezamos a trabajar, en muy poco tiempo —asegura la británica—. Enseguida empieza a subir la autoestima de los guías y el aspecto físico también mejora. Empiezan a reevaluar sus vidas y sus objetivos. Estar con gente y hablar les hace bien, porque algunos de ellos son personas que estaban muy solas, ya que cuando terminas en la calle generalmente es porque has perdido el contacto con la familia y los amigos. El equipo de Hidden City Tours es una nueva familia a veces para ellos. Yo les doy alas y sé que en algún momento dejarán el nido y volarán. Es la parte bonita de este trabajo y por eso estoy buscando constantemente nuevos guías".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: