NOTICIAS
09/11/2014 09:08 CET | Actualizado 09/11/2014 16:31 CET

Catorce muertos en un accidente de autobús en Murcia

Catorce personas han muerto y otras 41 han resultado heridas en un accidente registrado en la noche de este sábado en la localidad murciana de Cieza al volcar sobre un terraplén el autobús en el que regresaban 55 personas de un acto religioso en Madrid.

Tanto las víctimas mortales como los heridos son vecinos del pequeño municipio vitivinícola de Bullas (en la comarca murciana del Noroeste), a donde se dirigían tras asistir en la capital a un acto de devoción a la Madre Maravillas.

El conductor, que ha dado negativo en las pruebas de alcohol y drogas, está imputado por presuntos delitos de homicidio, lesiones y conducción imprudente, según el delegado del Gobierno en Murcia, Joaquín Bascuñana, que ha señalado que "todos los indicios apuntan a que el motivo del siniestro ha sido el exceso de velocidad". Sus heridas tras el accidente son leves, pero una arritmia lo ha obligado a ingresar en el hospital comarcal de Caravaca de la Cruz.

El accidente, según fuentes del Centro de Coordinación de Emergencias de Murcia, se produjo a las 23.20 horas en la carretera de RM-730 de Madrid, a la altura de la Venta del Olivo, cuando el vehículo cayó por un terraplén de quince metros por causas que se desconocen y volcó e un lateral, 15 metros por debajo de la carretera.

(Sigue leyendo después de la galería...)

Según informa el periódico La Verdad de Murcia, "no puedo frenar, no puedo frenar" fue el grito desesperado que el conductor compartió con los pasajeros antes de que se produjera el fatal desenlace.

Un vecino de Bullas asegura que así se lo transmitió su hija -que viajaba en el vehículo junto a su madre- con la que pudo hablar antes de que fuera traslada al hospital. "Me dijo que unos segundos antes del accidente, el conductor se puso a gritarle a su compañero que no le respondían los frenos", ha explicado el vecino.

La Guardia Civil investiga esa hipótesis para esclarecer el suceso, aunque no descarta otras causas. Fuentes de la investigación han explicado a Efe que la distracción y el exceso de velocidad han podido ser la causa del accidente, aunque han precisado que el conductor del vehículo indicó a los agentes de tráfico que le habían fallado los frenos.

Unas 30 personas están en estos momentos ingresadas, dos de ellas en estado grave, una en la UCI y otra en rehabilitación. Las demás víctimas están en "observación" y se ha dado de alta a 12 personas.

VIAJE ORGANIZADO POR LA PARROQUIA

Todos ellos formaban parte de un grupo de personas que en dos autobuses se trasladaron por la mañana a Madrid en un viaje organizado por la parroquia de la localidad. Entre las víctimas mortales se encuentra el párroco de Bullas, de 36 años, que murió al poco de su ingreso en el hospital de Cieza.

Las autopsias que han comenzado a efectuarse esta mañana a las víctimas mortales en el Instituto de Medicina Legal de Murcia podrían prolongarse "toda la jornada", por lo que, según Bascuñana, sus cuerpos no serán entregados a los familias al menos "hasta última hora de la tarde".

Los heridos presentan fracturas y lesiones de diversa índole y pronóstico, según el director general de Emergencias del Gobierno de Murcia, Luis Gestoso.

El autobús, de la empresa J.Ruiz de la vecina población de Calasparra, había pasado la ITV dos días antes del siniestro, por lo que su dueño, en declaraciones a Efe al enterarse de la tragedia, no podía explicar las causas de lo ocurrido.

El vehículo, de "nueve o diez" años de antigüedad, según su dueño, se encontraba "en perfecto estado" y había pasado la inspección técnica "porque tenía el viaje a Madrid". Este accidente de autobús es el tercero más grave de los registrados en España desde el año 2000.

DE EXPERTO A EXPERTO