INTERNACIONAL
22/03/2015 11:01 CET | Actualizado 22/03/2015 11:02 CET

Los sirios de Alepo se protegen de la guerra a la desesperada

El conflicto de Siria, que ya suma cuatro años de dolor, lleva a los ciudadanos a usar el ingenio para sobrevivir. Por ejemplo, los vecinos del lado rebelde de Alepo, una de las ciudades centrales de la economía del país en tiempos de bonanza, han decido atravesar autobuses en vertical, a modo de escudo. Tratan de defenderse de los tiradores del Ejército leal al dictador Bashar el Asad, instalados en la calle de enfrente y que, según los Comités Locales de Coordinación -un grupo opositor que documenta los crímenes del Gobierno- han matado ya a más de 300 personas.

Pese al olvido internacional, en las últimas 48 horas al menos 243 personas han sido asesinadas en el país, según datos del Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, otra entidad que monitorea el conflicto.

Esta semana, Médicos Sin Fronteras (MSF) ha denunciado que el pasado 16 de marzo se produjo un ataque con cloro en el noroeste de Siria, que mató a seis civiles e intoxicó a 70 más, según médicos sirios que trabajan en la zona y con los que la ONG mantiene el contacto.

Varios helicópteros del régimen de Damasco lanzaron bidones que liberaban gas al impactar con el suelo, una modalidad diferente de los barriles bomba cargados de explosivo, que son una rutina desde hace dos años, con su mortífero alcance. Los ataques tuvieron lugar en Sarmin, una localidad controlada por la oposición armada en la provincia de Idlib. MSF está apoyando el hospital donde fueron tratados los heridos y recibió información acerca de las personas fallecidas y de los pacientes intoxicados. “Atacar una localidad y su población civil con cloro muestra de nuevo que la violencia del conflicto no conoce límites”, lamenta Mego Terzian, presidente de MSF en París.

Por otro lado, la opositora Coalición Nacional Siria (CNFROS) ha decidido que no participará en la segunda ronda del diálogo entre el régimen sirio y la oposición en Moscú, prevista para principios de abril, aunque aún sin fecha. En un comunicado, la principal alianza política opositora siria explicó que adoptó esta decisión durante la reunión de su asamblea general. Es otro revés a la posibilidad de una salida negociada al conflicto, pero sostienen que no tienen "nada de lo que hablar" con el régimen, por el que han muerto más de 200.000 personas.

Y ADEMÁS...