TENDENCIAS
23/03/2015 14:03 CET | Actualizado 23/03/2015 14:03 CET

'Nosotros', de David Nicholls: familia, amor y humor en la madurez

Título:Nosotros.

Autor:David Nicholls (Eastleigh, Hampshire, Inglaterra, 1966).

Traductor: Aleix Montoto.

Editorial: Planeta.

Páginas: 465.

Precio: 20 euros.

Fecha de lanzamiento: Febrero de 2014.

¿De qué va?

Douglas y Connie son extremos opuestos. Es él la ciencia, la meticulosidad, los planes y los mapas con recorridos trazados. Ella es el arte, la alegría, la espontaneidad, las visitas a los coffee shops de Ámsterdam. Llevan juntos 20 años, desde mediados de los noventa, y la vida les ha convertido en un matrimonio que ha tenido que dejar Londres y marcharse al campo, que ha tenido que renunciar a sus sueños (incluidos el arte y la ciencia como formas de vida idílica) y han criado en las afueras a su único hijo, Albie, a punto de empezar la universidad.

La familia se enfrenta al que puede ser su último verano juntos: Albie, rebelde a sus 18, está a punto de marcharse de casa, mientras que Connie le anuncia por sorpresa a Douglas que necesita tiempo, y que una separación puede ser el siguiente paso. Con la vida medio torcida, Douglas no se rinde, y se lanza con su familia a hacer el Grand Tour que llevan meses planeando: un pautadísimo viaje por toda Europa que, por supuesto, no saldrá como ninguno de los tres imaginaban.

¿Por qué se habla tanto de este libro?

Seguramente por su autor, Mike Nicholls. El británico de 48 años es autor de otro gran bestseller publicado hace apenas seis años, que triunfó en las librerías (cinco millones de copias vendidas en 37 idiomas distintos lo demuestran) y llegó a los cines: Siempre el mismo día. La novela, que en las pantallas estuvo protagonizada por Anne Hathaway y Jim Sturgess, cuenta la historia de dos jóvenes que se conocen al poco de graduarse y pasan la noche juntos. Lo que parece una relación romántica se convierte en amistad cuando prometen pasar juntos cada 15 de julio, una promesa que mantienen durante veinte años.

El éxito de la novela, la tercera del escritor, ha hecho que ahora esté en el punto de mira con este, su cuarto libro. Nosotros llegó a estar preseleccionado (aunque no pasó a la tanda de finalistas) para el prestigioso premio Man Booker Prize de 2014.

LEE LAS PRIMERAS PÁGINAS DE 'NOSOTROS'

¿Quién lo escribe?

David Nicholls nació en Eastleigh, Hampshire, Inglaterra, en 1966. Estudió teatro y literatura inglesa en la Universidad de Bristol, pero antes de dedicarse a la literatura pura y dura se curtió como brillante guionista para la BBC. Lleva más de una década escribiendo novelas, desde que publicó Starter for ten en 2003. Su segunda novela fue Understudy, en 2005. Pero la primera que llegó a España fue Siempre el mismo día. Ahora regresa con la cuarta, Nosotros.

¿Quién debería leerlo?

La historia de Douglas y Connie no deja de ser una tragicomedia, una historia agridulce en la que muchos (muchos matrimonios, muchas parejas, muchos padres, madres, hijos, románticos o prosaicos) se sentirán identificados. Los protagonistas, cuya historia va contando Douglas en un continuo flashback entremezclado con la historia del tiempo presente, son una pareja de novios idealistas, sencillos, que viven en su pequeño apartamento londinense alimentándose de teatro barato, comida barata y amor de verdad. Pero su vida cambia, llegan los hijos, la dura realidad, Londres se les queda grande y su piso muy pequeño. Y para cuando empiezan a ver teatro caro y a comer en restaurantes, su amor queda muy rebajado del original.

También vale para hijos jóvenes, rebeldes, que muchas veces ven en sus padres vestigios de otra época (aunque con Douglas, protagonista de la novela, no es difícil...). Pero esos padres también, un no muy lejano día, fueron jóvenes, salieron de fiesta, se emborracharon, durmieron con quien no debían y se amaron. Y para un chaval de 18 años no está de más conocer esa perspectiva.

Por supuesto, también es un road book, el equivalente a lo que en cine sería una road movie: un libro en el que el viaje es una excusa para contar una historia. Y pasar un caluroso verano visitando París, Ámsterdam, Venecia o Barcelona, entre otras, se convierte a la vez en un viaje iniciático y en un punto y final... O puede que todo junto.

¿Qué ha dicho la crítica?

Nuestra opinión:

Nosotros es un libro sencillo, pero no simple. Sencillo quizá en su forma, en sus capítulos cortos, en su lectura ágil que invita a seguir pasando páginas, en sus historias comunes que consiguen mezclar presente y pasados con toques inciertos de futuro. Pero no es simple: con su historia, Douglas, un cuarentón bastante común que podría ser el vecino de cualquiera, que se ha ido haciendo cada vez más cascarrabias y cuadriculado, que gasta un humor sencillo y una vida que también podría parecerlo, nos hace ver que todas las personas, hasta las más grises, tienen una gran historia detrás. Su matrimonio (también sencillo, también común) con Connie encierra una historia de amor magnífica, porque todas pueden serlo.

El viaje de la familia, ese ampliamente planificado Grand Tour europeo, que pretende ser un gastado punto de partida de muchas cosas (de una nueva etapa matrimonial, de una nueva forma de enfrentarse a su familia) se convierte para Douglas en un auténtico estallido. No le queda más remedio que enfrentarse a las pequeñas (y medianas) desgracias que le ocurren con una nueva perspectiva y ánimos renovados. Es él mismo pero no lo es: Douglas vuelve a ser aquel Doug noventero que enamoró a Connie, se libra de capas de piel que ya no le sirven al mismo tiempo que va perdiendo equipaje y batería en su móvil, y se convierte en alguien más auténtico. Connie, su esposa, también se va desvelando y muda su piel, como ocurre con su hijo, al que no le queda más remedio que crecer por su súbito y obligado ataque de madurez.

Lo que podría ser un clásico novelón con la combinación de amor, viajes y líos de familia se convierte en un catalizador para la reflexión gracias a su inesperado final, con el que Nicholls consigue dar una vuelta de tuerca al bestseller del siglo XXI. Con solo tres personajes (y algún secundario de lujo por el que más de un actor pelearía en un casting), el autor monta una historia sobre la familia en el siglo XXI, sin perder la mezcla de humor y drama que caracteriza a los británicos, que tiene todas las trazas de convertirse en uno de los libros más vendidos... y en un taquillazo de Hollywood.

Las primeras líneas:

El verano pasado, poco antes de que mi hijo se marchara de casa para ir a la universidad, mi esposa me despertó en mitad de la noche.

Al principio pensé que lo había hecho porque había oído a unos ladrones. Desde que nos trasladamos al campo, mi esposa se había acostumbrado a despertarme al menor crujido, chasquido o susurro. Yo entonces intentaba tranquilizarla. Son los radiadores, le decía; las vigas contrayéndose o expandiéndose; son zorros. «Sí, zorros llevándose el ordenador portátil —contestaba ella— o las llaves del coche», y permanecíamos tumbados en la cama, atentos. Siempre existía la posibilidad de apretar el «botón de alarma» que había al lado de la cama, pero me sentía incapaz de hacerlo, por si la sirena molestaba a alguien (a un ladrón, por ejemplo).

No soy un hombre particularmente valiente ni mi físico resulta imponente, pero esa noche en concreto miré el reloj —eran poco más de las cuatro—, suspiré, bostecé y me decidí a echar un vistazo por la planta baja. Pasé por encima del inútil de nuestro perro y, palpando las paredes, fui de habitación en habitación para comprobar todas las ventanas y las puertas. Finalmente regresé al dormitorio.

—No hay nadie —dije—. Seguramente no era más que aire en las tuberías del agua.

—¿De qué estás hablando? —dijo Connie, incorporándose.

—Está todo en orden. No hay rastro de ladrones.

—No he dicho nada sobre ladrones. He dicho que creo que nuestro matrimonio ha llegado a su fin. Douglas, creo que quiero

dejarte.

Me senté un momento en el borde de la cama.

—Bueno, por lo menos no hay ladrones —dije, pero ninguno de los dos sonrió ni tampoco nos volvimos a dormir.

La entrevista

Puedes leer esta de la Agencia EFE y esta otra del diario El Mundo.

Y aquí puedes ver un vídeo del autor leyendo extractos de la novela (en inglés, eso sí).