TENDENCIAS
17/10/2015 10:10 CEST | Actualizado 24/11/2017 14:11 CET

9 formas de limpiar mejor tu casa

diego cervo via Getty Images

Limpiar la casa es una montaña rusa emocional: empiezas con el deseo de limpiarla, luego vas retrasando la tarea, por fin limpias y luego, la casa va y se ensucia otra vez. Pero si no limpias la casa correctamente, habrá ciertos elementos que continuarán sucios y que pueden suponer un riesgo para tu salud.

Y como no queremos que caigas enfermo, hemos reunido algunos de los mejores consejos sobre cómo limpiar tu casa, desde el baño hasta el dormitorio y hasta donde crees que nadie mira.

1. El retrete

Aunque tu ducha brille de lo pulcra que está y la taza del retrete esté tan limpia que podrías comer en ella (por favor, no lo hagas), hay un área a la que probablemente no prestes atención: la parte de atrás del retrete. Aunque es difícil de ver, sí es fácil que se acumulen restos de orina y/o fecales, unos residuos tan repugnantes como difíciles de limpiar. Prueba con este truco HuffPost de la escritora Jolie Kerr: Enrolla papel de cocina como si fuera un puro, empápalos en algún producto de limpieza de baño y rodea el retrete para tirar de ambos extremos del puro, como cuando te pasas el hilo dental, hasta que lo dejes como los chorros del oro.

2. Las toallas

La diseñadora de ropa de cama de lujo Nancy Koltes echa por tierra la costumbre de usar suavizante a la hora de limpiar las toallas. "Éstos funcionan cubriendo el tejido con una película suavizante que no puede quitarse, lo que hace que las toallas se vuelvan menos absorbentes".

3. Los humidificadores

El uso del humidificador ayuda a prevenir las congestiones en invierno y alivia los síntomas de la soriasis, pero también puede provocar serios perjuicios (como provocarte una gripe o alguna infección de pulmón seria) si no limpias el aparato regular y correctamente. En vez de limitarte a cambiar el agua de vez en cuando, la Clínica Mayo recomienda cambiar el tanque de agua a diario, limpiar el humidificador cada tres días y asegurarse de que el área a su alrededor esté seca. Además, harías bien en limpiar el humidificador al menos una vez al mes desmontándolo entero y cepillándolo con vinagre blanco.

4. El pelo de la mascota

El pelo de animal puede ser uno de los mayores fastidios a la hora de limpiar la casa. Aunque limpies diariamente, seguramente nunca consigas eliminar todo el pelo que quisieras. Uno de los mejores trucos en el manual es humedecer un par de guantes de plástico y pasarlos por encima de los muebles, para recoger aquello que la aspiradora y los rodillos adhesivos no consiguieron atrapar.

5. La ropa de deporte

Si de verdad crees que estás eliminando todo el olor de la ropa que usas para hacer ejercicio con solo usar detergente, piénsalo dos veces. Donna Smallin, autora del libro Limpieza simple y sencilla en un minuto, contó a HuffPost's OWN que ella recomienda añadir vinagre blanco y bicarbonato sódico para eliminar las bacterias que causan el mal olor. Primero mete la ropa en la lavadora como lo harías normalmente y añade el vinagre con el primer ciclo de lavado. Después, para el segundo, añade medio vaso de bicarbonato. Luego, si tienes, mételo a la secadora.

6. Las manchas de vino tinto

Al contrario de lo que dicen algunos rumores, el vino blanco no es la mejor solución para eliminar una mancha de vino tinto. En lugar de eso, Ingrid Johnson, profesora y asistente de desarrollo y publicidad textil en el Fashion Institute of Technology de Nueva York, aconseja echar sal sobre la mancha cuanto antes, mientras siga húmeda y, una vez que se seque, usar productos de limpieza oxigenados.

7. Las cafeteras

En vez de limpiar de vez en cuando las cafeteras con agua caliente, la directora del Laboratorio de Artículos del Hogar y Productos de Limpieza en el Instituto para la Investigación sobre el Buen Mantenimiento del Hogar (sí, estos sitios existen), Carolyn Forté, recomienda lo siguiente: "La garrafa, la tapadera y el filtro deben limpiarse diariamente con agua templada y jabonosa". El consejo también se aplica a las cafeteras que usan cápsulas, aunque Forté aconseja usar también vinagre blanco para limpiar el interior de la máquina cada pocos meses.

8. Los cuchillos

Si eres de los que piensan que se puede meter cualquier cosa en el lavavajillas, deberías saber que tus cuchillos están perdiendo el filo con cada lavado. Asegúrate de que todo lo que metes en el lavaplatos es apto para este tipo de lavado (los cuchillos no lo son) y friégalos a mano con agua templada y jabón.

9. Las sábanas

Se calcula que las personas pasamos cerca de un tercio de nuestras vidas durmiendo, lo que significa que debemos aplicarnos todavía más para mantener nuestra cama superlimpia. Pensábamos que con lavar las sábanas una vez a la semana ya éramos miembros aceptables de la sociedad, pero para aquellos que comen o toman algún tentempié en la cama, no es ni de lejos suficiente. Según Kadi Dulude, propietaria de un servicio de limpieza en Nueva York, Wizard Of Homes, aquellos que comen en la cama deberían limpiar las sábanas al menos cada tres días, si no quieren atraer hormigas, moscas y cucarachas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Este post fue publicado originalmente en la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Diego Jurado Moruno