POLÍTICA
10/12/2015 15:54 CET | Actualizado 10/12/2015 15:54 CET

Isabel Preysler: "Me gusta el 'look' y me gusta Albert Rivera"

GTRESONLINE

Esta mañana en Hoy por Hoy, en la Cadena Ser, Gemma Nierga ha entrevistado a Isabel Preysler. La charla, que la viuda de Miguel Boyer ha mantenido en la biblioteca de su propia casa, ha versado de política, de su pareja (el premio Nobel Mario Vargas Llosa), de sus hijos y de su reciente negocio, una línea de cremas.

"¿De quién se fía más usted, de los partidos tradicionales o de los emergentes?", le pregunta Gemma Nierga. "No lo tengo claro todavía, fíjate tú. Estamos ya tan cerca y cada vez que escucho o leo alguna cosa cambio todavía de voto", replica ella. Y no es la única: "Mario [Vargas Llosa] me ha dicho lo mismo, que tampoco lo tenía claro todavía", cuenta en referencia al escritor. No ha decidido a quién votar, afirma, pero se interesa y sí sigue los debates en televisión: "Yo creo que los seguimos todos. No entiendo mucho de política, no me puedes preguntar mucho porque no entiendo, pero sí me interesa".

De lo que sí sabe, como afirma Nierga, es de imagen y estilo: ¿qué candidato le convence más de los emergentes? "Ajá… Albert Rivera y Pablo Iglesias… Pues hombre, Albert Rivera sin duda". "¿Le gusta más el look de Albert Rivera?", repregunta Nierga. "Me gusta el look y me gusta Albert Rivera". ¿Más que Iglesias? "Va más conmigo, sin duda", asegura.

En esa misma biblioteca han hablado sobre sus cinco hijos, que mantienen una buena relación. "Como la madre es la que une", afirma ella, "he podido unir a mis cinco hijos aunque sean de padres diferentes". "Se quieren como si vivieran en el mismo país y no como si fueran hermanastros, sino como si fueran hermanos", asegura.

CON LAS MANOS EN LA CREMA

También ha comentado la línea cosmética que la propia Preysler ha lanzado: "Fue algo natural. Durante años estuve estudiando diferentes ingredientes. Siempre me ha interesado mucho la parte de la salud de la piel y entonces tuve la suerte de encontrarme con un señor, con su laboratorio, y empezamos a meter ingredientes, probar diferentes texturas […] Todo esto lo hice mientras Miguel [Boyer] estaba aquí enfermo, yo estaba mucho tiempo en casa y tenía tiempo para dedicarme a eso", explica, contando que le ayudó a superar el momento y que sus hijos, especialmente la pequeña, Ana Boyer, le echó una mano "con los números y todo eso".

Además, también ha contado cómo celebraba la Navidad en Filipinas en sus primeros años: "Se celebraba muchísimo, piensa que en Filipinas hay una influencia americana muy grande". Ha explicado que cuando sus hijos eran pequeños y estaba recién casada con Julio Iglesias iban a Filipinas cada Navidad, donde había mucha decoración y grandes celebraciones. Este año, asegura, "vamos a estar todos". "Acabamos de volver de Miami, que han estado todos mis hijos menos Ana que estaba trabajando", ha contado, asegurando que "Chábeli es muy celebrona y además tiene un niño ya en el colegio y celebran Thanksgiving [Acción de Gracias]".

Preguntada sobre su relación con Mario Vargas Llosa, Preysler ha asegurado que no esperaba este revuelo "en absoluto". "El pobre nunca se imaginó… No está acostumbrado a esto pero lo lleva divinamente. Él era primero el que me decía: 'Bueno será esto la primera semana y luego'… Oye, llevamos seis meses y esto no se ha calmado. Tenemos la esperanza de que algún día podremos salir normalmente y sin tener que estar acosados y con fotógrafos en la puerta". Afirma que en Nueva York, cuando han estado juntos, los paparazzi les perseguían de incógnito, pero no en "ese tumulto que llama tanto la atención" como les ocurre en Madrid. "Eso lo hace muy duro, muy incómodo", afirma.

Pero, ¿no le gusta salir en la prensa?, le pregunta Nierga. "No me gusta salir así. Cuando hago una cosa de trabajo yo encantada de que me retraten, de que me pregunten y todo lo que haga falta. Pero cuando yo salgo todos los días y hago mi vida normal me gusta ser una persona de la calle normal y no me gusta llamar la atención", explica. Así, ha dejado de salir a la calle o de acudir a ciertos lugares por no molestar a la gente que va con ella. "No sabes lo que es que estén en la puerta de tu casa y que te sigan absolutamente a todas partes. Es tremendo. Es una sensación de ninguna libertad. Y de que todo lo van a magnificar", afirma. "La gente cree que lo controlo todo, y no lo controlo".

Entre sus rutinas, afirma que le gusta acostarse tarde, porque durante el día no tiene "un minuto" para sí misma. "A partir de las doce todo el mundo se va a dormir y son mis horas, mi silencio. […] Descubrí que la noche era maravillosa", y eso que, asegura, a Vargas Llosa le gusta acostarse pronto, mientras que su anterior esposo, el fallecido Miguel Boyer, sí era trasnochador. Sorprendentemente, también parece gustarle la cocina. "Me gustan cosas que mucha gente quitaría de su dieta", afirma, contando que cocina con cacao puro y hace su propio helado, o que no usan azúcar blanco (es más de "stevia o agave"), ni mantequilla, sino aceite de oliva.

Por último Nierga le ha preguntado sobre la opinión que los demás tienen de ella: "Me choca muchísimo que muchas veces, pero muchísimas, cuando he conocido a alguien, que me diga 'Me alegro haberte conocido, nunca pensé que eras así'. Y eso cuando me había pasado la décima vez, pensé '¿Pero qué pensaran de mí?'. Me di cuenta de que la imagen que daba de mí no era la mía".

Photo gallery Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa See Gallery