10/03/2016 19:05 CET | Actualizado 13/03/2016 14:13 CET

Las cuentas remuneradas ya no son lo que eran

Busconomico.com

Los bancos españoles siguen aplicando medidas para someterse a las nuevas recomendaciones y directrices establecidas por las entidades reguladoras como el Banco de España ¿Qué significa eso?

Teniendo en cuenta que el Banco Central Europeo ha procedido a bajar el interés del dinero en continuas ocasiones, no es de extrañar que los depósitos y cuentas remuneradas de la banca privada estén siguiendo el mismo camino.

¿Cuáles son las cuentas afectadas hasta el momento?

Recientemente, ING Direct ha llevado a cabo una reducción del interés que ofrece en su Cuenta Naranja. Desde el 1 de enero, la TAE ofrecida a partir del cuarto mes se reduce del 0,50% al 0,20%.

La Cuenta com de Ibercaja también vio reducido recientemente su TIN. Anteriormente, ofrecía un 0,75% hasta el cuarto mes inclusive de vigencia de la cuenta, para después remunerar el efectivo depositado con un 0,25%. Sin embargo, actualmente esas cantidades han quedado reducidas al 0,50% y 0,10% respectivamente.

La Cuenta Coinc de Bankinter es otra de las que ha visto reducido su interés. Este producto estrella del banco español vio reducida su TAE del 1,10% hasta el 0,80% desde el 1 de febrero. Aunque el cambio entró en vigor meses antes para nuevos clientes.

Lo que está por venir

Dadas las circunstancias, no sería de extrañar ver peligrar las remuneraciones de algunas de las cuentas más atractivas del mercado; entre las que destaca, por supuesto, la Cuenta Nómina de Bankinter, la cual está actualmente remunerada al 5% TAE durante los 12 primeros meses y el 2% durante el segundo año. Eso sí, establece un techo de saldo remunerado de 5.000 euros.

No obstante, esta cuenta del Bankinter no puede compararse en igualdad de condiciones con las cuentas anteriormente mencionadas. Esto es debido a la diferencia de requisitos establecidos para obtener la ansiada remuneración económica.

En cualquier caso, y dadas las circunstancias, aspirar a obtener un interés relevante sin estar dispuestos a cumplir con determinados requisitos se ha vuelto prácticamente una utopía.

¿Qué alternativas quedan?

Afortunadamente, aún quedan en el mercado algunas entidades que ofrecen un interés mínimamente digno para aquellos ahorradores de perfil más conservador. Eso sí, como acabamos de mencionar, será necesario cumplir con ciertas condiciones a la hora de abrir la cuenta y mantener la remuneración.

La Cuenta Nómina de Bankinter sigue siendo la mejor opción para aquellos que disponen de una nómina a partir de 1.000 euros, pues su domiciliación junto con la de un recibo al mes, y el uso de la tarjeta asociada a la cuenta son los 3 requisitos necesarios para su apertura. Como ya hemos señalado anteriormente, esta cuenta remunera con una TAE del 5% durante los 12 primeros meses, y el 2% en adelante. Por otra parte, el límite de saldo remunerado asciende a 5.000 euros y se establece un compromiso de permanencia de 24 meses.

La Cuenta 1, 2, 3 del Santander es una de esas cuentas remuneradas que pueden resultar rentables siempre y cuando se disponga de la suficiente liquidez. Esto es debido a que aplica una comisión de mantenimiento mensual de 3 euros y sólo comienza a remunerar a partir de un saldo mínimo 1.000 euros. Obviamente, ambos factores pueden mermar la rentabilidad de los ahorradores más modestos. Por otra parte, es necesaria la domiciliación de 3 recibos trimestrales. Superando esos escollos, la nueva cuenta 1, 2, 3 del Santander ofrece una franja de remuneraciones del 1%, 2% y 3% para saldos de hasta 2.000, 3.000 y 15.000 euros respectivamente. Esta cuenta ofrece otras ventajas suplementarias como descuentos en diversos recibos domiciliados, lo cual puede compensar la comisión de mantenimiento si se sabe sacarle provecho.

La Cuenta Expansión Plus del Banco Sabadell fue lanzada poco después de la Cuenta 1, 2, 3 –probablemente en respuesta a la competencia planteada por ésta última-. Esta cuenta remunera al 3% TAE desde el primer euro y hasta un saldo máximo de 10.000. Además, también ofrece la devolución del 3% en un gran número de compras y recibos, algo que conviene valorar a la hora de estimar la rentabilidad total que podamos llegar a obtener.

Para tener acceso a estas ventajas, sin embargo, es necesario cumplir con una serie de condiciones bastante exigentes: Domiciliar 2 recibos del hogar, así como efectuar ingresos mensuales por valor de 3.000 euros o, en su defecto, tener contratados productos de ahorro o inversión por un valor de más de 30.000 euros.

La Cuenta Remunerada SIN del Liberbank es otro producto que ofrece una alta rentabilidad. Esta cuenta exige domiciliar una nómina de 1.000 euros, así como 3 recibos mensuales. Además, una vez abierta será necesario permanecer vinculado a la entidad durante un mínimo de 24 meses. Cumplidos esos requisitos, se podrá disfrutar de una remuneración de saldos de hasta 3.000 euros al 4% TAE durante los 24 primeros meses.

¿Existen cuentas remuneradas que no exijan domiciliar nóminas ni recibos?

Por supuesto. Tal y como hemos mencionado al principio, tanto ING como Coinc mantienen una modesta remuneración para los ahorradores. Ninguna de estas cuentas exige condición ni vinculación alguna. Aparte de estas 2 principales opciones, existen algunas otras cuentas en el mercado que ofrecen cierta remuneración durante periodos cortos de tiempo, tras los cuales pasan a convertirse en cuentas corrientes normales. Tal es el caso de la Cuenta Self de Self Bank o la Cuenta Depósito Más de Oficina Directa.

La primera remunera al 3% TAE durante los 3 primeros meses y después pasa a convertirse en una cuenta remunerada de operativa limitada (no se pueden domiciliar recibos, etc.) con una rentabilidad del 0,60% TAE. La segunda, por su parte, remunera al 1,50% TAE durante los 4 primeros meses. Tras este plazo, el dinero será traspasado a la Cuenta Depósito, la cual está remunerada al 0,50%.

Como has podido comprobar, los intereses ofrecidos por las cuentas remuneradas ya no son lo que eran. Salvo honrosas excepciones, cuyas condiciones se han ido recrudeciendo con el paso del tiempo, el acceso a una buena remuneración en el saldo de nuestra cuenta de uso diario es cada vez más complicado.