NOTICIAS
18/06/2018 10:10 CEST | Actualizado 18/06/2018 11:02 CEST

Silencio del rey desde EEUU ante la entrada en prisión de Urdangarin

La noticia no afecta a su agenda, que incluye el próximo martes una reunión con Donald Trump.

Los reyes de España, Felipe VI y Letizia, asisten a una cena oficial el pasado domingo en EEUU.
EFE
Los reyes de España, Felipe VI y Letizia, asisten a una cena oficial el pasado domingo en EEUU.

La entrada en prisión de Iñaki Urdangarin, esposo de la infanta Cristina, ha coincidido con la estancia de los reyes de España en San Antonio (Texas), a 8.300 kilómetros de Madrid, donde este lunes terminan su visita y viajan a Washington para reunirse con el presidente de EEUU, Donald Trump.

Urdangarin ha ingresado en la prisión de Brieva (Ávila) para cumplir la condena de cinco años y diez meses impuesta por diversos delitos cometidos por su implicación en el caso Nóos.

Los Reyes comenzaron el pasado jueves una gira por Nueva Orleans, San Antonio y Washington, en donde mantendrán un encuentro mañana con Trump y su esposa, Melania, el día en que se cumple el cuarto aniversario de la proclamación de Felipe VI.

Cuando se conoció la resolución del Supremo el pasado día 12, la Casa del Rey expresó su "respeto absoluto a la independencia del poder judicial".

El Palacio de la Zarzuela no hará más comentarios al considerar que ha concluido el procedimiento que se ha llevado en los tribunales.

Urdangarin es el primer pariente del Rey que ingresa en la cárcel.

Tanto la infanta como su marido fueron apartados por Zarzuela de toda actividad institucional a finales de 2011, días antes de que él resultara imputado.

Posteriormente, dejaron de ser miembros de la Familia Real tras la abdicación de don Juan Carlos y la proclamación de don Felipe, el 19 de junio de 2014, cuando la infanta pasó de ser hija a hermana del jefe del Estado.

La postura oficial

Desde el relevo en la Corona, Zarzuela ha reaccionado siempre manifestando su respeto a la independencia de los tribunales ante cada uno de los pasos del proceso judicial del caso Nóos que han afectado a Urdangarin y la infanta Cristina.

La única vez que la Casa del Rey se salió de esta pauta fue en abril de 2013, durante el reinado de don Juan Carlos, para manifestar su "sorpresa" por "el cambio de posición" del juez José Castro al haber decidido imputar a doña Cristina, así como para mostrar su "absoluta conformidad" con la decisión de la Fiscalía de recurrir aquella medida.

Más allá de esta postura, no se ha querido hacer ningún otro comentario en relación con este asunto, ni sobre si la hermana de don Felipe debería o no renunciar a sus derechos dinásticos, que le otorgan el sexto lugar en la línea de sucesión.

La renuncia a permanecer en la línea de sucesión al trono es una decisión personal de doña Cristina, por lo que no está en manos del Rey.

NOTICIA PATROCINADA