NOTICIAS
12/06/2018 11:47 CEST | Actualizado 12/06/2018 13:54 CEST

La Casa del Rey reafirma su respeto absoluto a la independencia del poder judicial

La sentencia del Supremo sobre Noos se ha conocido con el rey Felipe de reuniones en El Escorial y con la reina Letizia en un acto contra la drogadicción.

Felipe VI y Juan Carlos I, el pasado 7 de junio, atendiendo a los miembros de la Fundación COTEC en El Pardo, Madrid.
Juan Naharro Gimenez / Getty Images
Felipe VI y Juan Carlos I, el pasado 7 de junio, atendiendo a los miembros de la Fundación COTEC en El Pardo, Madrid.

La Casa del Rey ha reafirmado hoy su "respeto absoluto a la independencia del poder judicial" tras conocer la decisión del Tribunal Supremo de imponer a Iñaki Urdangarin una condena de cinco años y diez meses por el caso Nóos que no le evitará la prisión.

Esta condena se ha hecho pública mientras Felipe VI presidía en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial la reunión bienal del Capítulo de la Orden de San Hermenegildo y también durante la sesión de trabajo del patronato de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) que presidía la Reina Letizia en la sede madrileña de Iberdrola.

Finalmente, la pena impuesta a Iñaki Urdangarin es de cinco años y 10 meses de cárcel, después de que el Supremo haya revisado la que le impuso la Audiencia de Palma de Mallorca el 17 de febrero de 2017, de seis años y tres meses de cárcel. La rebaja mínima se debe a que el Alto Tribunal lo ha absuelto del delito de falsedad en documento público cometido por funcionario, al entender que no ha quedado probada su intervención. Los otros delitos por los que sí ha sido condenado son los de prevaricación, malversación, tráfico de influencias, fraude y dos delitos fiscales.

En cuanto a la infanta Cristina, la hermana del rey, el Supremo confirma su responsabilidad a título lucrativo, pero reduce la cuantía hasta 136.950 euros, al eliminar su responsabilidad civil en varios delitos. Los 128.000 euros rebajados deberán ser pagados por su cónyuge.

Distanciamiento

La sentencia del Tribunal Supremo se ha conocido cuando se cumplen tres años desde que Felipe VI decidió retirar a su hermana el Ducado de Palma -que Urdangarin también usaba como consorte-, una decisión que puso el broche a la distancia entre el actual jefe de Estado y la Infanta. En cambio, el Rey no puede retirar a su hermana su derecho de sucesión a la Corona, algo a lo que solo ella, de manera personal, puede renunciar.

La imputación de Urdangarin y su esposa en el caso Nóos obligó al Palacio de la Zarzuela a tomar distancias ante un escándalo que afectó a la imagen de la Corona. Ya a finales de 2011 la Casa del Rey calificó de "no ejemplar" el comportamiento del entonces duque y unos días después, en su mensaje de Navidad, el Rey Juan Carlos proclamó ante los españoles que "la Justicia es igual para todos".

(Puedes seguir leyendo tras la foto...).

Getty Images
Foto de familia tomada en Palma de Mallorca en 2011, en la que posan el rey Felipe y su esposa Letizia, los reyes eméritos Juan Carlos y Sofía, la infanta Elena y el matrimonio Urdangarin Borbón.

"Sorpresa" por la imputación de Cristina

Un año después, la ficha personal de Urdangarin desaparecería de la página web de la Zarzuela. En la práctica, su esposa tampoco participaba ya en actos oficiales -el último al que asistieron ambos fue la Fiesta Nacional de 2011-. Eso sí, la Casa del Rey expresó "sorpresa" cuando en abril de 2013 el juez instructor del caso, José Castro, decidió imputar a la Infanta Cristina.

El cortafuegos se hizo más explícito con la proclamación de Felipe VI. A partir de ese momento la Familia Real quedó limitada a los Reyes, sus hijas las Infantas Leonor y Sofía y los 'eméritos' Juan Carlos y Sofía; las Infantas Elena y Cristina pasaron a ser familiares del Rey, como lo eran las hermanas de Juan Carlos I durante su reinado.

Además, Felipe VI decidió que los miembros de la nueva Familia Real se dedicarán de manera exclusiva a sus tareas institucionales y no podrán percibir remuneración del sector privado, algo que sí habían podido hacer sus hermanas. También estableció un código de conducta para la aceptación de regalos e incrementó la transparencia de la Casa del Rey.

Cristina de Borbón fue absuelta por la Audiencia de Palma -aunque fue condenada a pagar una multa como responsable civil a título lucrativo- pero no ha vuelto a participar en actos oficiales de la Corona. La Infanta Elena sí lo hace en algunas ocasiones aunque, conforme a la nueva regulación de la Casa del Rey, no puede cobrar por ello.

Sólo en celebraciones familiares

A la Infanta Cristina, que vive en Ginebra con su marido y sus hijos, sí se la ha podido ver en algunas celebraciones familiares: en mayo de 2017 acudió al Palacio Real, por primera vez en cuatro años, para el funeral de su tía abuela Alicia Borbón. En enero no estuvo en la celebración del 80 cumpleaños de Don Juan Carlos, pero sí viajó a Madrid en abril para la misa funeral por los 25 años del fallecimiento de su abuelo, el conde de Barcelona.

Cristina llegó a la basílica del Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial acompañada por su prima Alexia de Grecia y no pudo verse ningún saludo con el Rey, pero después de la ceremonia todos los asistentes con vínculos familiares se reunieron en una sala lateral de la basílica, lejos de las miradas de la prensa. Al final, las dos hermanas y su prima Alexia se marcharon en el mismo coche.

Sentencia integra de la condena a Urdangarin by El HuffPost on Scribd

Arranca el juicio por el caso Noos

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Urdangarin, condenado a cinco años y 10 meses de cárcel por el Supremo

- 21 cosas que no sabías del cuñado del rey

- ENCUESTA: ¿Te parece justa la sentencia?

- Urdangarin insiste en ser absuelto porque "no se puede demandar al olmo por no dar peras"

- El juez Castro "siempre" pensó que la Infanta Cristina era la "eminencia gris" de la trama

NOTICIA PATROCINADA