POLÍTICA
01/10/2018 09:45 CEST | Actualizado 01/10/2018 09:45 CEST

Pepa Bueno confía en la estrategia del Gobierno de Sánchez para recuperar la normalidad en Cataluña

"En las comisiones bilaterales y multilaterales en las que se habla de cosas muy concretas".

CADENASER

La periodista de la Cadena Ser Pepa Bueno ha dejado claro, en el primer aniversario del 1 de octubre, que "no hubo ningún referéndum en Cataluña", por lo que "no existe por tanto ningún mandato derivado de aquel resultado, que ignoró además la mitad de los catalanes".

De este modo, Bueno responde al president de la Generalitat, Quim Torra, quien en la mañana de este lunes hablaba en Twitter del "mandato del 1-O, nuestro compromiso":

No obstante, la periodista de la Cadena Ser ha criticado al Gobierno de Mariano Rajoy, que a su juicio cometió un "error histórico" aquel 1 de octubre de 2017 porque aunque no hubo referéndum "sí hubo urnas, papeletas y votaciones tras haber empeñado casi su palabra y todos los medios habidos y por haber en que no los habría".

"Pero el error verdadero fueron las cargas policiales contra ciudadanos que hacían cola ante colegios", ha reflexionado Bueno, quien ha recordado que "ese error" dañó como ninguna otra cosa "la imagen de España en el mundo".

Sentencia la periodista: "Queda también la esperanza de que funcione la tímida senda que se ha iniciado con el nuevo gobierno Sánchez: intentar restaurar la confianza institucional en las comisiones bilaterales y multilaterales en las que se habla de cosas muy concretas que afectan al día a día de los catalanes".

Pincha aquí para escuchar el audio en la web de la Cadena Ser

Buenos días. Es 1 de octubre. Hace un año estábamos en Barcelona y España se enfrentaba a la crisis política más grave que habíamos vivido en muchas décadas.

Un año después algunas cosas siguen estando claras.

El 1 de octubre no hubo un referéndum en Cataluña. No hubo censo, ni garantías, se votó en urnas y con papeletas confiadas a voluntarios, ni los observadores internacionales contratados por la Generalitat pudieron certificar que aquello fuera un referéndum. No existe por tanto ningún mandato derivado de aquel resultado, que ignoró además la mitad de los catalanes.

Pero el 1 de octubre fue también un error histórico del gobierno de España. Así lo dijimos aquel día y así se puede seguir diciendo hoy. Porque no hubo referéndum pero sí hubo urnas, papeletas y votaciones tras haber empeñado casi su palabra y todos los medios habidos y por haber en que no los habría.

Pero el error verdadero fueron las cargas policiales contra ciudadanos que hacían cola ante colegios. Un error en sí mismo, no se golpea a personas indefensas, un error porque esa herida durará mucho tiempo en una parte importante de Cataluña y un error porque dañó como ninguna otra cosa la imagen de España en el mundo entero.

Un año después no podemos aspirar a soluciones mágicas ni rápidas. Queda el juicio y quedan unos dirigentes catalanes perdidos en el laberinto de sus propias contradicciones. Pero queda también la esperanza de que funcione la tímida senda que se ha iniciado con el nuevo gobierno Sánchez: intentar restaurar la confianza institucional en las comisiones bilaterales y multilaterales en las que se habla de cosas muy concretas que afectan al día a día de los catalanes. Exigir que el Parlament funcione para que se escuche a todos los catalanes. Bajar la inflamación, los discursos irreales y no caer en las provocaciones. En ninguna provocación.

Si quieres leer más historias como esta visita nuestro Flipboard

ESPACIO ECO