POLÍTICA
20/11/2018 08:09 CET | Actualizado 20/11/2018 11:18 CET

Marchena anuncia que se descarta como presidente del Poder Judicial y reivindica su independencia

La renuncia del magistrado desbarata el pacto alcanzado hace apenas una semana por el PSOE y PP para la renovación del Poder Judicial.

El presidente de la Sala de lo Penal del Supremo, Manuel Marchena, ha renunciado a ser candidato para presidir este Tribunal y el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), una decisión con la que reivindica su independencia, según ha anunciado en un comunicado.

Manuel Marchena era el candidato pactado por PSOE y PP para presidir el Tribunal Supremo y el CGPJ y su renuncia significa que seguirá presidiendo la Sala que juzgará a los investigados por el proceso de independencia de Cataluña.

La renuncia del magistrado desbarata el pacto alcanzado hace apenas una semana por el PSOE y PP para la renovación del Poder Judicial.

CGPJ
CGPJ

En su comunicado Marchena explica que se ve obligado a hacer unas precisiones ante "las noticias divulgadas en los últimos días" acerca de su "hipotética designación como presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial".

"Jamás he concebido el ejercicio de la función jurisdiccional como un instrumento al servicio de una u otra opción política para controlar el desenlace de un proceso penal", comienza señalando.

Añade que su trayectoria como magistrado "ha estado siempre presidida por la independencia como presupuesto de legitimidad de cualquier decisión jurisdiccional".

"El examen de las resoluciones que durante estos años he dictado como magistrado del Tribunal Supremo -de forma esencial como presidente de la Sala de Admisión de las causas contra aforados- es la mejor muestra de que jamás he actuado condicionando la aplicación del derecho a la opción política del querellado o denunciado", agrega.

Y concluye: "Por todo ello anticipo públicamente mi decidida voluntad de no ser incluido, para el caso de que así fuera considerado, entre los candidatos al puesto de presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial".

Pedro Sánchez asegura que entiende la renuncia

El presidente del Gobierno ha dicho este lunes que "entiende" que el juez Manuel Marchena renuncie a presidir el Tribunal SUpremo y el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) porque "se puso en cuestión su profesionalidad y su imparcialidad".

En unas declaraciones a los medios en un foro organizado por The Economist, Sánchez se ha referido así al anuncio de Marchena esta mañana, que ha tenido lugar después de conocerse un mensaje de wasap del portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, en el que aseguraba que el pacto PP-PSOE permitiría a los populares controlar "por detrás" el Supremo.

Sánchez ha subrayado que "precisamente" la renuncia de Marchena "demuestra lo idóneo que era para presidir ambas instituciones" y ha venido a demostrar su "profesionalidad y su prestigio, reconocido por jueces de distintas sensibilidades".

"Comprendo perfectamente" la renuncia de Marchena, "y que haya dado un paso atrás", ha insistido el presidente, que también ha lamentado que se haya perdido "a una persona de tanto prestigio para presidir el órgano de los jueces".

Y "después del wasap conocido ayer", Sánchez ha pedido a los populares que no rompan el acuerdo con los socialistas "si siguen siendo un partido de Gobierno y de Estado".

El presidente ha exigido a los populares "sentido institucional" y "si es un partido de Gobierno" le ha reiterado que "no rompa el acuerdo porque lo más importante es la renovación y la normalidad institucional, y a eso nos debemos los principales partidos".

El PP: primero, que dimita la ministra de Justicia

El vicesecretario de Organización del PP, Javier Maroto, ha exigido este martes la dimisión de la ministra de Justicia, Dolores Delgado, a la que ha definido como "la ministra más sucia políticamente de todo el Gobierno" y a la que ha culpado de las "filtraciones" en la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). De hecho, ha avisado que mientras siga en el Consejo de Ministros, el PP no negociará con el Ejecutivo.

"Mientras la ministra Delgado sea la ministra de Justicia del Gobierno de Sánchez no hay ninguna posibilidad de que podamos mantener interlocución con el Gobierno en este tema. Ella y Sánchez son los responsables de que esta negociación haya sido filtrada y malinterpretada", ha declarado Maroto en los premios Cambio 16. Dicho esto, ha exigido a Sánchez que "ponga de patitas en la calle" a la titular de Justicia.

Tras asegurar que el PP "comparte" y "comprende" la decisión de renunciar del juez Manuel Marchena, Maroto ha acusado al Gobierno socialista de haber puesto "en la picota" a este magistrado y el propio sistema de elección de los jueces trasladando la idea de que es un procedimiento "oscuro".

Al ser preguntado si el partido mantiene el respaldo del portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Ignacio Cosidó, --quien en un mensaje a sus senadores sobre la ventajas del acuerdo en el CGPJ y el control que tendría el partido-- ha evitado responder a esta cuestión. Y ante el hecho de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pida responsabilidad al PP , Maroto ha dicho que es una "broma pesada" que haga esa petición cuando tiene a la ministra Delgado sentada en el banco azul.

Ciudadanos y el "pacto de la vergüenza"

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, que considera que la renuncia del magistrado Manuel Marchena a presidir el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) es un ejemplo de "dignidad", ha pedido al PP y al PSOE que rompan el "pacto de la vergüenza" para repartirse los vocales de este órgano y reformen en el Parlamento el sistema de nombramientos.

"La dignidad la ha puesto Marchena y la vergüenza la han puesto (Pedro) Sánchez y (Pablo) Casado", ha declarado en una entrevista en Antena 3, donde ha defendido que oponerse al control político de la Justicia "es un deber democrático y cívico".

En su opinión, la carta en la que el magistrado defiende su independencia y se desvincula del acuerdo entre PP y PSOE para renovar el CGPJ "no son los jueces españoles", sino "la politización de la Justicia y el intento de control de los jueces". Además, ha señalado que este "espectáculo" es especialmente grave en un momento en el que los tribunales deben juzgar a los líderes del proceso independentista catalán, una situación ante la cual cree que el presidente del Gobierno y el líder del PP "no han estado a la altura".

Si quieres leer más historias como esta visita nuestro Flipboard

ESPACIO ECO