ECONOMÍA
04/01/2019 07:18 CET | Actualizado 04/01/2019 07:18 CET

Los jóvenes se apuntan al lujo

Las ventas suben como la espuma.

¿Habrá pasado la crisis? ¿Será que las ventas del sector lujo no tienen edad? ¿Se gastan Los millennials sus salarios en productos de lujo? Alguna explicación tiene que haber cuando los expertos de Deloitte en este sector comenzaron a investigar y decidieron plasmar sus hallazgos en el informe Las potencias globales de los artículos de lujoque la compañía publica anualmente.

El análisis de este año pone de manifiesto que los millennials, nacidos entre 1988 y 1995 y la Generación Z, nacidos entre 1995 y 2010, buscan experiencias de compra personalizada y cada vez más se gastan hasta el 35% de sus ingresos en productos de lujo.

Hay un grupo de jóvenes que no tiene problemas para llegar a final de mes, bien porque sus salarios son altos o porque con salarios razonables siguen viviendo con sus padres, lo que les permite adentrarse en el sector del lujo de forma relativamente cómoda. La polarización del mundo también llega a los jóvenes con capacidad de compra, y el sector del lujo lo ha empezado a comprobar de forma masiva y, por primera vez, homogénea en los países occidentales durante el 2017 y 2018. Una tendencia que está marcando la forma de vender de las grandes multinacionales del sector.

Sorprende del informe que el 40% de las ventas mundiales del mercado global del lujo esté en manos de estas dos generaciones. Lo más llamativo es su pasión por comprar a golpe de clic. Se ven altamente influenciados por redes sociales como Snapchat e Instagram y son capaces de comprar sin pensar dos veces el precio, aunque cada vez más demandan experiencia de lujo en los comercios físicos. El comportamiento, según crecen, es similar al de sus padres aunque con la diferencia de que ya saben el producto que quieren comprar porque lo han visto en redes sociales.

Del informe de Deloitte se desprende la necesidad de reinventar las tiendas físicas para ofrecer un servicio cada vez más demandado por los jóvenes, lo que obliga a los directivos de las grandes marcas a repensar su planteamiento de "comercio". Los adultos exigen una experiencia que tiene más que ver con el trato y el "acercamiento" del agente de ventas, mientras que los jóvenes prefieren locales interactivos y con una experiencia de compra más tecnológica.

El informe también destaca la recuperación mundial del sector del lujo, con unas ventas espectaculares que se incrementan hasta los dos billones de dólares. El gigante francés LVMH se mantiene como líder con algo más de 41.000 millones de dólares vendidos, de los que el 23% son productos de superlujo.

En segundo lugar, la industria de la cosmética y perfumería de lujo mantiene el nivel en ventas, con Estée Lauder como gran líder del sector, seguida del grupo Richemont, Luxottica —la firma de gafas de lujo—, y el grupo Kering.

Para Deloitte, 2019 mantendrá la misma tendencia al alza y los jóvenes seguirán siendo un jugador esencial para el crecimiento de los sectores del lujo y superlujo. Cada vez son más aspiracionales y en algún momento del año hacen una compra que supera los 400 dólares. En esta horquilla también se encuentran, por ejemplo, los smartphone de última generación.

Photo gallery Destinos con hoteles de lujo baratos See Gallery

SOMOS LO QUE HACEMOS