TENDENCIAS
09/02/2019 09:11 CET | Actualizado 09/02/2019 09:12 CET

Kingdom Hearts 3: Cuando Disney conoció el rol japonés

La famosa saga de Square Enix llega a su fin

Kingdom Hearts 3

Kingdom Hearts es una extraña y pintoresca saga de videojuegos que nació en 2002 de la mano de la editora Squaresoft (ahora llamada Square Enix) en colaboración con The Walt Disney Company. Nadie podía presagiar que la combinación del rol japonés con la colorida factoría de los sueños de California se convertiría en leyenda, con una legión de fans en todo el mundo y que su saga ha vendido más de 25 millones de juegos desde entonces.

El padre del proyecto Tetsuya Nomura y su equipo dan cierre a su intrincada historia tras ocho lanzamientos en diferentes consolas durante estos 17 años. La franquicia cuenta la historia de Sora, el portador de la 'Llave Espada', que viaja por los mundos de Disney con sus inseparables escuderos Donald y Goofy para frenar la invasión de los 'sincorazón', sellando de paso las cerraduras que dejan penetrar oscuridad a los mundos y devolviendo la paz a cada reino extraído directamente de clásicos Disney y Pixar. No se dejen engañar por las apariencias. La trama es muy compleja bajo ese manto infantil de sus protagonistas y su entorno, llena de personajes secundarios ya conocidos u otros con nombres imposibles, mundos paralelos, organizaciones, viajes a través del tiempo... Pocos son los eruditos que logran aclararse con semejante cronología.

El apartado técnico es simplemente brillante. El famoso motor gráfico del que hace alarde el videojuego, pinta sobre la pantalla los mundos de tal forma que casi no se puede distinguir si estamos ante el videojuego o una cinta de animación directamente.

Esta tercera entrega numerada busca dar cierre a la llamada "saga de Xehanort", que no es otro que el villano principal de Kingdom Hearts. Los veteranos verán colocadas finalmente todas las piezas del puzle de Square Enix y que se puede disfrutar tanto en PlayStation 4 como en Xbox One.

La colorida y muy dinámica aventura lleva a Sora, Goofy y Donald por el Olimpo de 'Hércules', San Fransokyo de 'Big Hero 6', la habitación de Andy que disfrutamos en las películas de 'Toy Story', el reino de Corona de 'Enredados', Monstrópolis de 'Monstruos S.A. la mítica Arendelle de 'Frozen' o el mismo Caribe de 'Piratas del Caribe', y muchos más universos que es una delicia descubrir. En cada uno de estos espacios, nos acompañan también los protagonistas de las películas, por lo que tendremos a nuestro lado a Woody, Buzz Lightyear, Elsa, Ana y Olaf, Sully y Mike, Jack Sparrow... Vamos, una auténtica delicia para los apasionados de Disney en un crossover que no se corta en mezclar ecosistemas y abarrotar de referencias cada rincón. Además, cada uno de los escenarios tiene su propia personalidad que se refleja en lo meramente interactivo y jugable, pues todos estos entornos ofrecen diferentes retos y posibilidades variadas al jugador.

Kingdom Hearts 3

El apartado técnico es simplemente brillante. El famoso motor gráfico del que hace alarde el videojuego, Unreal Engine, pinta sobre la pantalla los mundos de tal forma que casi no se puede distinguir si estamos ante el videojuego o una cinta de animación directamente. Esta misma tecnología es la que soporta juegos tan populares como Fortnite, pero aquí la apuesta por calcar a los filmes ha sido clara. Todo esta medido al detalle. Mantiene también toda esa esencia a la que estábamos acostumbrados si venimos de anteriores entregas de la saga, añadiendo nuevas mecánicas jugables que aportarán frescura a los veteranos y que enganchan a cualquier novato dada su rapidez, agilidad y espectáculo pirotécnico.

Desde que se lanzó el pasado 29 de enero, Kingdom Hearts 3 ya ha vendido más de 5 millones de copias, siendo un éxito para la compañía que llevaba años desarrollándolo y sabiendo unir a generaciones de edades bien distintas y a los que lo esperaban y a los que se lo han encontrado y disfrutado por sorpresa. Será uno de los juegos más importantes y sonados del año que acaba de empezar.

ESPACIO ECO