BLOGS
03/06/2014 07:04 CEST | Actualizado 02/08/2014 11:12 CEST

¿En qué medida fue una sorpresa la abdicación del rey?

"¿Abdicará el rey Juan Carlos en 2014?" Desde el anuncio de Rajoy de la comparecencia hasta la confirmación de la operación se realizaron 308 operaciones de inversión en este contrato. Al principio no sabíamos que el anuncio sería el de la abdicación... pero poco a poco la información fluía.

A hechos consumados no procede decir "ya lo sabía". Nos acusarían de oportunismo y mala educación. Por eso nosotros como gestores de un mercado de predicciones donde la pregunta "¿Abdicará el rey Juan Carlos en 2014?" estaba cotizando desde hace meses, no vamos a caer en la tentación. Lo que vamos a decir son los datos que agregamos.

- Desde el anuncio de Rajoy de la comparecencia hasta la confirmación de la operación se realizaron 308 operaciones de inversión en este contrato.

- Otros contratos operados tras el anuncio de Rajoy incluyen la pregunta sobre la posibilidad de un cambio de más de dos ministros y la confirmación del referéndum de Cataluña.

Hasta aquí la primera conclusión, con datos, es que los usuarios de nuestro mercado de predicciones realizaron la labor que se esperaba de ellos: se informaron, y apostaron por la opción que consideraron más probable. Al principio no sabíamos que el anuncio sería el de la abdicación... pero poco a poco la información fluía y la opción fue ganando probabilidad.

- La probabilidad inicial de abdicación del rey se situaba en 35%, con más de 200 usuarios participando de esta predicción.

Es decir, había un sentimiento de fondo de duda que nosotros pudimos cuantificar. Un 35% de las personas se jugaban su reputación a que esto sucedería en 2014.

Esto refleja la importancia de medir la probabilidad de nuestros escenarios. Basta echar una mirada furtiva en Futuramarkets.com para darse cuenta de que cuando la mayoría opina que algo es casi seguro que NO sucederá, la probabilidad cotizada baja por debajo del 10%. Además, si unimos esto a nuestro primer estudio empírico realizado en la campaña de predicción de los premios Oscar de la mano de entradas.com, sabemos que a partir de 110 usuarios cotizando un contrato la probabilidad de acertar se dispara por encima del 90%. Uniendo ambas cosas, tener 200 personas apostando a la abdicación del rey con una probabilidad final de equilibrio del 35% implicaba un pronóstico base donde este evento tenía una probabilidad relevante de suceder.

Relevante no es seguro. Por supuesto. Pero aquí siempre nos referimos al premio Nobel de Economía, Kenneth Arrow (1972): "El buen pronóstico no es el que te dice que lloverá, es el que te da las probabilidades". Está en la mano de cada uno de nosotros usarlas de la mejor manera que sepamos.

Midiendo el tamaño de la sorpresa observamos un par de datos más que ilustran que los inversores tenían en la mente efectivamente este evento. Si bien hoy vivimos un pico en la serie histórica de este contrato, también es verdad que el contrato tenía aún actividad reciente.

- Durante la ultima semana se realizaron 580 operaciones. Eliminando las 308 del día de hoy, nos quedan 272 operaciones realizadas durante los últimos días por gente que se preguntaba sobre el futuro de la abdicación del rey.

- Durante la vida completa de esta apuesta/inversión/predicción, hemos tenido un total de 9.034 operaciones realizadas.

Esto unido a una base de usuarios frecuentes que siendo conservadores dejaremos en el entorno de 1.500 personas, significa que al igual que una red neuronal, un mercado de predicciones es una tecnología de inferencia no paramétrica. Gozamos de un núcleo duro de usuarios que moviliza las predicciones y motiva al resto de la clase a decir lo que cree, más allá de lo que opine. Esta es la esencia de los mercados de predicciones: a diferencia de una encuesta, pusiéramos en el medio en que pusiéramos una predicción a cotizar, el resultado sería el mismo, ya que el sesgo se cancela con el incentivo del rendimiento de la apuesta.

Concluiremos diciendo que no aspiramos a decir que somos los nuevos gurús, y que sabíamos que esto sucedería hoy (o este año). Pero podemos robustamente decir que fuimos capaces de localizar a gente que efectivamente sí creyó que esto podía suceder, para ello se jugó su crédito (virtual) y por su acierto ha sido remunerado.

Esto nos permite a nosotros decir que un 35% de probabilidad era un nivel importante como para decir que no nos hemos sorprendido realmente al ver el anuncio oficial. Por cierto, a la hora de cerrar el contrato la probabilidad estaba en 81%.

Para terminar, ¿creen que habrá cambio constitucional aprovechando la coyuntura de la necesidad de nueva Ley Orgánica para proclamar a Felipe VI? Ahora mismo esta probabilidad cotiza al alza con un 30%. ¿Se jugarían su prestigio a que SÍ o NO?