BLOGS
04/10/2015 10:06 CEST | Actualizado 04/10/2016 11:12 CEST

Tu rutina de yoga necesita cambiar en otoño

saluda al solEl otoño es ese momento del año en que los árboles se desprenden de sus hojas y que nosotros deberíamos aprovechar para liberarnos de aquellas cosas que ya no nos sirven. Limpiándonos por dentro y por fuera.

AOMM TV

El otoño es ese momento del año en que los árboles se desprenden de sus hojas y que nosotros deberíamos aprovechar para liberarnos de aquellas cosas que ya no nos sirven. Limpiándonos por dentro y por fuera.

La estación de las castañas, las setas y los colores rojizos es tiempo de transformación, de cambio, de transición. Nuestro sistema nervioso tiende a desequilibrarse, sintiéndonos más inestables e inquietos. Por eso es recomendable que en esta época cambiemos nuestros hábitos para ayudar a la mente a encontrar estabilidad, calma interior y, al cuerpo, a limpiarse y liberarse de las toxinas acumuladas durante el verano.

Tanta agitación y tanto cambio hacen que sea recomendable que adaptemos la práctica de yoga a la estación y que continuemos con esa rutina hasta que llegue el frío invierno. Estas tres recomendaciones serán fundamentales en tu nueva rutina.

1. Es importante practicar con regularidad, aunque cada vez notemos mayor letargo porque las horas de sol van disminuyendo. También es recomendable hacerlo, en la medida de lo posible, siempre a la misma hora. Esto nos ayudará a establecer un hábito saludable y a sentir mayor calma interior.

2. Recuerda: la práctica es un momento muy íntimo, en el que nos encontramos con nosotros mismos. El ritmo de los movimientos será pausado y consciente, llevando la atención a la respiración.

3. Las mejores posturas para realizar durante este periodo son aquellas que estimulen y beneficien a los pulmones. De esta forma fortaleceremos el sistema inmune preparándolo para el invierno. También es importante practicar posturas para relajar y tonificar el intestino grueso, para limpiarnos y deshacernos de lo que no ya necesitamos.

Y estos seis ejercicios te ayudarán a que los cambios de otoño no sean tan duros.

  • Torsiones
    Torsiones
    AOMM TV
    Son magníficas para relajar y tonificar el intestino grueso. Por ejemplo Parivrtta Trikonasana (triángulo girado) o Pasasana Ardha Matsyendrasana (media torsión espinal).
  • Estiramientos laterales
    Estiramientos laterales
    AOMM TV
    Para abrir los costados y facilitar la ventilación de los pulmones como Parivrtta Janu Sirsasana o postura de cabeza a rodilla.
  • Flexiones hacia atrás de la espalada
    Flexiones hacia atrás de la espalada
    AOMM TV
    Como Ustrasana (camello) o Setu Bandha Sarvangasana (postura del puente o arco).
  • De pie
    De pie
    AOMM TV
    Para desarrollar y trabajar la concentración y la estabilidad emocional. Son Virabhadrasana I (postura del guerrero) o Virabhadrasana II (postura del guerrero II).
  • ¡Saluda al sol!
    ¡Saluda al sol!
    AOMM TV
    Ayuda a llevar calor a nuestro cuerpo cuando llega el frío otoñal.
  • Soltar y dejar ir
    Soltar y dejar ir
    AOMM TV
    Una de las posturas más difíciles del yoga, Savasana o postura de relajación o del cadáver, integra los beneficios de las posturas anteriores y lleva calma a nuestra mente.