Todo lo que Elon Musk quiere cambiar en Twitter

Defiende la libertad de expresión en la red social, pero ¿en qué se traduce eso para los tuiteros?
La cuenta de Twitter de Elon Musk.
DADO RUVIC via REUTERS
La cuenta de Twitter de Elon Musk.

“Invertí en Twitter porque creo en el potencial de ser la plataforma para la libertad de expresión en todo el mundo y creo que la libertad de expresión es un imperativo social para una democracia funcional”. Bajo esa premisa el hombre más rico del mundo, Elon Musk, justificó el 14 de abril su OPA por el 100% de la red social, de la que ya contaba con el 9% de las acciones.

“Twitter tiene un potencial extraordinario. Yo lo desbloquearé”, añadió en la carta que remitió al consejo de administración. Por ahora ha conseguido salirse con la suya y que su oferta de compra haya sido aceptada, a pesar de que la compañía había puesto en marcha un plan para bloquearla, la llamada píldora envenenada. Sin embargo, Musk demostró que contaba con garantías por valor de 46.500 millones de dólares (42.919 millones de euros) para costear la operación (cerrada en 44.000 millones de dólares) y las tornas cambiaron.

Ahora que ha sumado Twitter a su colección de empresas —que incluye a otras como Tesla, Space X, Neuralink o The Boring Company—, ¿qué planes tiene el controvertido millonario para la red social? ¿Cambiará Twitter tal y como conocemos la plataforma?

Su plan lo ha ido desgranando él mismo... y precisamente a través de Twitter.

Libertad de expresión (¿y la vuelta de Trump?)

Erigido en adalid de la libertad de expresión —se ha descrito como un absolutista de la libertad de expresión, de hecho—, Musk defiende que no debería haber más límites para cualquier discurso más allá de la ley que opere en cada país.

Así lo expresó en una charla TED en la que intervino el 14 de abril, tras anunciarse la OPA: “Creo que es muy importante que haya una plaza inclusiva para la libertad de expresión. Twitter se ha convertido de facto en la plaza pública. Es muy importan que la gente tenga la realidad y la percepción de que pueden hablar libremente dentro de los límites de la ley”.

“Ante la duda, deberíamos permitir que exista el discurso. Pero si es un área gris, diría que prefiero que exista el tuit”, agregó.

Ya días antes, el 25 de marzo, había preguntado a sus más de 83,3 millones de seguidores en Twitter sobre esto en una encuesta. “La libertad de expresión es esencial para una democracia que funcione. ¿Crees que Twitter se adhiere rigurosamente a este principio?”, escribió —Un 29,6% votó que sí frente a un 70,4% que no—. En otro tuit, avisó: “Las consecuencias de esta encuesta serán importantes. Por favor vota con cuidado”.

"Espero que hasta mis peores críticos permanezcan en Twitter, porque eso es lo que significa la libertad de expresión", ha tuiteado este lunes, mientras los rumores de que la compra se iba a hacer efectiva no dejaban de acrecentarse.

La gran pregunta que surge es qué ocurriría con ciertos mensajes de odio o negacionistas o con la cuenta de Donald Trump. El 8 de enero de 2021 Twitter eliminó de forma indefinida el perfil del expresidente de Estados Unidos en su hasta entonces red social favorita debido al “riesgo de una mayor incitación a la violencia” tras los disturbios en el Capitolio.

Según Bloomberg, aunque Musk ha señalado que querría ser “muy cauteloso con las prohibiciones permanentes”, aplaudió a Trump cuando éste apoyo los planes de Tesla de reabrir una planta durante el confinamiento.

Código abierto

El empresario también quiere que el algoritmo de Twitter pase a ser de código abierto —el 82,7% de sus seguidores se mostró a favor en otra de sus encuestas—. ¿Qué quiere decir esto?

Como explicó la CNN, parte de la tecnología de Twitter ya es open source y cualquiera puede “verla, reelaborarla y utilizarla para otros fines”, pero Musk lo que busca es que los algoritmos de que los usuarios ven en sus muros sean públicos también.

En la charla TED, recalcó que debería quedar más claro para el usuario si desde Twitter se amplifica o se resta importancia a un tuit: “Una de las cosas que creo que Twitter debería hacer es poner en código abierto el algoritmo y mostrar que si se ha hecho cualquier cambio en un tuit sea aparente, de manera que todo el mundo pueda ver que no hay manipulación por detrás, sea algorítmica o manual”.

El ansiado botón de editar, con un pero

La mayoría de sus seguidores también se mostraron partidarios de que Twitter implemente un botón de “editar tuit”, que muchos llevan pidiendo desde hace tiempo y en el que la red social está trabajando.

Como declaró, está abierto a esa opción, pero con limitaciones, como solo poder editar durante un corto periodo de tiempo tras haber publicado el mensaje. Además, tras esa edición, los retuits y likes de ese tuit seguramente se pondrían a cero, porque el creador del mensaje podría haber alterado el sentido del mismo y, por tanto, que los usuarios que lo hubieran retuiteado o marcado con un corazón, ya no piensen igual.

Eliminar los bots y autenticar

En los últimos días, Musk también ha asegurado a golpe de tuit que si su oferta prosperaba, acabará con los bots, perfiles de la red social detrás de los cuales no hay personas, sino robots que ejecutan acciones previamente programadas.

“Y autenticar a todos los humanos reales”, añadió. Esto quizá no fuera para todos los usuarios, sino para los suscriptores de Twitter Blue, un servicio que solo funciona en algunos países.