Siete consejos para encontrar vuelos baratos

A veces, lo barato sale caro, pero todo consiste en saber buscar.

Si has mirado vuelos últimamente, te habrás dado cuenta de un par de cosas: los precios están por las nubes y las opciones son más limitadas.

No es ninguna sorpresa. Durante los últimos meses, el número de pasajeros ha recuperado cifras similares a las de antes de la pandemia, pero las opciones que ofrecen las aerolíneas todavía son reducidas. Y, por ley de oferta y demanda, el precio de los billetes sube.

“Creo que los precios están especialmente caros este año por la gran cantidad de viajeros que están reservando su billete a última hora, ahora que tantos países están abriendo sus fronteras”, comenta Rocky Trifari, bloguero de The Rocky Safari.

Dicho todo esto, no tienes por qué rendirte en tu búsqueda de buenas ofertas. Descubre los consejos de Trifari y otros expertos para encontrar vuelos baratos este año.

Prioriza el precio antes que la fecha y el destino

“Para encontrar vuelos baratos tienes que priorizar el precio, no dónde ni cuándo quieres ir”, comenta Darci Valiente, especialista de Scott’s Cheap Flights.

“Muchas veces, cuando la gente piensa en reservar sus vacaciones, piensa primero en dónde quiere ir y cuándo”, explica. “Si ya has decidido que vas a irte las dos últimas semanas de agosto a tal sitio y es tu única opción, igual acabas gastándote 1000 euros en vuelos”.

Es normal priorizar la fecha y el destino, sobre todo en el caso de familias limitadas por el calendario escolar, pero si no tienes estas ataduras, Valiente recomienda este otro enfoque: ”¿Adónde van los vuelos más baratos desde el aeropuerto de mi ciudad? ¿Hay algún vuelo barato en agosto?”.

“Igual te topas con una oferta tres veces más barata para visitar un país nuevo y puedes aprovechar allí el dinero que has ahorrado en los billetes”.

Utiliza motores de búsqueda de vuelos

“Si buscas vuelos baratos, deberías utilizar motores de búsqueda que comparen los precios de las distintas aerolíneas”, aconseja Trifari.

Puedes incluso encontrar precios más bajos que los que ofrecen las propias aerolíneas.

“Hay webs que pueden rebajarte aún más el precio de la propia aerolínea”, confirma Trifari.

Él recomienda los motores de búsqueda de Skyscanner, Expedia, Google Flights y CheapOair para buscar las mejores ofertas. Brian Kelly, director y fundador de The Points Guy, recomienda Orbitz, Travelocity, Hotwire y CheapTickets.

Pero estos motores de búsqueda no son las únicas herramientas útiles para encontrar ofertas.

Si estás dispuesto a “renunciar a la comodidad de los vuelos directos, puedes utilizar Skiplagged para encontrar la ruta más barata con escalas”, propone Trifari. “La desventaja es que tardarás más en llegar a tu destino, ya que pasarás por uno o dos aeropuertos hasta llegar al definitivo”.

Establece alertas

No todo el mundo tiene tiempo para revisar varias páginas web todos los días, y aunque tú sí que puedas, a veces hay ofertas que desaparecen enseguida. Por eso es útil establecer alarmas en la plataforma para que te envíe un correo o un mensaje cuando bajen los precios de un determinado vuelo.

“Con una alarma, serás el primero en enterarte de cualquier oferta o ventaja de última hora”, asegura Mark Crossey, experto en viajes de la web Skyscanner. “Puedes señalar un vuelo en el que estés interesado y Skyscanner te mandará un correo cuando los precios suban o bajen”.

Google Flights, Kayak y otras plataformas de viajes también te dan la opción de recibir estas notificaciones.

Sé flexible al elegir fechas y aeropuertos

“Si estás buscando una buena oferta, no puedes ser muy rígido al elegir fechas, aeropuertos y aerolíneas”, advierte Kelly. “Plantéate la posibilidad de viajar en otras fechas, desde otros aeropuertos y con otras aerolíneas que no suelas contratar”.

La flexibilidad puede implicar reservar billetes en una aerolínea en la que nunca has viajado o incluso recurrir a más de una aerolínea en viajes con escalas.

“No se trata de una moda veraniega. Si sabes encajar las aerolíneas y los horarios puedes ahorrarte muchos gastos”, afirma Crossey. “Puedes hacer la ida con una aerolínea y reservar la vuelta con otra para ahorrarte algo de dinero”.

Skyscanner tiene herramientas para calcular el mes más barato para ciertos destinos y permite que los usuarios investiguen los precios de un mes determinado para encontrar la fecha más barata.

“El precio de los vuelos se basa en la oferta y la demanda. Como algunos meses y destinos son más habituales que otros, los precios cambian. Intenta viajar un día antes o un día después de tu fecha deseada. Los días menos populares de la semana suelen ser los más baratos”, señala.

Si la aerolínea no te da mucha flexibilidad, quizás sea hora de utilizar los puntos de fidelidad que llevas tiempo acumulando, o tal vez todavía te tengan que reembolsar unos euros por las cancelaciones de 2020.

“Pero recuerda”, dice Kelly: “no pagues más en puntos de lo que pagarías en dinero”.

Visita lugares infravalorados.

Muchos destinos tienen una gran fama porque, efectivamente, merece la pena visitarlos, y por ello también son más caros. Sin embargo, eso no significa que no haya otros lugares estupendos en los que puedas pasar unas vacaciones inolvidables.

Pide recomendaciones a tus amigos más viajeros, busca predicciones de los destinos turísticos que se van a poner de moda pronto o los lugares más infravalorados. O, simplemente, haz girar el globo terráqueo, tápate los ojos y páralo con el dedo para ver dónde ha aterrizado.

“En términos generales, los lugares más baratos para viajar son aquellos que ya están abiertos, pero donde todavía hay más sitios que pasajeros en el avión”, resume Valiente. “Y a la inversa, aquellos lugares donde hay que darse prisa para reservar un billete son los más caros”.

Si aun así no encuentras nada que entre en tu presupuesto, no descartes el turismo nacional, donde todavía tienes multitud de joyas por descubrir.

No te fíes siempre de la tarifa más barata

Sé lo más exhaustivo posible al comparar vuelos. A veces, los billetes que parecen una ganga implican unas tarifas ocultas o una falta de flexibilidad que te saldrán más caras a la larga.

“Reservar un billete en una aerolínea ultra low cost puede acabar siendo más caro que un billete corriente una vez sumadas todas las tarifas, y muchas de esas aerolíneas no aceptan cancelaciones ni devoluciones. ¡Lo barato a veces sale caro!”, advierte Kelly.

Del mismo modo, volar en clase business no siempre implica un gasto excesivo. Hace un par de meses, Valiente consiguió unos billetes en business a Atenas por el mismo precio al que venden ahora los billetes más baratos de esa misma aerolínea.

“Aunque los billetes de tercera clase se han ido estabilizando en estos últimos meses, los billetes de primera y de segunda todavía están por debajo de su precio habitual”, comenta Valiente. “Esto se debe, sobre todo, a la reducción de viajes de empresa por el teletrabajo. Antes de investigar los precios de tercera clase, asegúrate de mirar también los de segunda. Es posible que sean más parecidos de lo que piensas”.

Crossey subraya la importancia de ser flexibles, sobre todo ahora que todavía estamos viviendo cambios de normativas y de restricciones por la pandemia.

“En el pasado, ser flexibles con los viajes podía significar volar a horas poco populares para conseguir un buen precio. Ahora, es más importante estar al tanto de los posibles cambios de política que puedan afectar a tus billetes y alojamientos”, explica. “Elegir opciones flexibles puede salirte mucho más barato”.

La antelación es muy importante

“Para coger un vuelo nacional, suele ser recomendable reservar los billetes entre uno y tres meses antes”, dice Trifari. “Para los vuelos internacionales, entre tres y ocho meses antes”.

No es recomendable volar de viernes a domingo, ya que los fines de semana son los días de mayor demanda y los precios suben.

Si sabes que vas a hacer un viaje en Navidad, deberías ponerte ya a buscar billetes y estar al tanto de las ofertas, porque si no las coges tú, no tardarán en volar.

“El precio de los vuelos es muy volátil y puede cambiar de un minuto a otro. El precio que te encuentres hoy no tiene por qué ser el precio de mañana”, avisa Valiente. “Para encontrar las mejores ofertas, empieza a mirar los billetes con varios meses de antelación y vigila los precios. Luego decide un rango de precios que te resulte razonable y reserva en cuanto aparezca una oferta dentro de ese rango. ¿Que el precio podría bajar aún más a lo largo de las siguientes semanas? Sí, pero también podrían subir mucho mucho más”.

Muchas aerolíneas permiten cancelar vuelos en las primeras 24 horas, de modo que no pasa nada por reservar ese billete de oferta que te ha llamado la atención y aprovechar las siguientes 24 horas para averiguar si de verdad vas a poder hacerlo.

Valiente también recomienda reservar un billete a un país que todavía no haya anunciado la reapertura de sus fronteras. Muchas aerolíneas todavía no han subido los precios de tercera clase en los vuelos a estos países, de modo que siempre puedes reservar ahora a un buen precio y retrasar el viaje si no reabre a tiempo.

“Si quieres visitar un país que ya está abierto, comprueba si hay ofertas de último minuto. Normalmente es muy difícil encontrarlas, pero este último año ha habido más que nunca y no se espera que esta oportunidad dure muchos meses más”, comenta Valiente.

Hay mucho debate sobre si las aerolíneas suben los precios de los billetes basándose en tu intención de compra (por haber accedido varias veces a comprobar un vuelo) o si se basan exclusivamente en el tráfico que recibe su página web. Por si acaso lo primero es cierto, activa el modo incógnito de tu navegador cuando vayas a reservar los billetes o utiliza el ordenador de otra persona.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

La Tierra desde la cabina del avión