02/09/2019 11:02 CEST | Actualizado 02/09/2019 16:18 CEST

Cómo volver de las vacaciones con una filosofía 'slow-life'

Recuerda, no tienes que decir sí a todos los planes.

Septiembre está a la vuelta de la esquina y con él la rutina y las promesas de empezar el curso con buen pie, pero también el estrés que supone dejar atrás las tan deseadas vacaciones.

Si el regreso a la vida normal se te hace cuesta arriba hay unas cuentas cosas que puedes dejar de hacer o, al menos, intentarlo. Puede que no hayas escuchado hablar de la filosofía slow-life y, si es así, quizás es buen momento para aplicarlo. Se resume básicamente en tomarse las cosas con calma, reconectar con nosotros mismos y apostar por un consumo responsable. Que las vacaciones —o que estores los días como si no se hubiesen acabado—  se hayan acabado no quiere decir que sea necesario competir por hacer más cosas de las que caben en el día a día o apuntarse a todos los planes.

Apunta estos consejos para que empezar septiembre con una filosofía slow-life.

Organiza tu armario y dale una segunda vida a tu ropa

Este puede ser un buen momento para hacer un cambio de armario e incluso para hacer limpieza. Dedica unas horas a organizar tu ropa, zapatos y complementos, y te darás cuenta de que tienes un sinfín de prendas que ya no te pones. Ni se te ocurra tirarlas a la basura, dónalas a alguna organización que pueda darles una segunda vida.  

Haz la compra en el mercado y reduce tu consumo de plástico

Si no vives en una cueva, te habrás enterado de que la producción y el consumo de plástico están destrozando nuestro planeta, especialmente nuestros océanos. Si compras a granel y producto de cercanía estarás no solo reduciendo el plástico de la rutina, también contribuirás a que el número de emisiones derivadas del transporte sea menor. Más mercado y menos supermercado. 

Utiliza menos el móvil

¿Has probado alguna vez a salir de casa sin móvil? ¿A no sacarlo del bolsillo durante una cena con tus amigos? Pues deberías. Busca actividades de ocio que ayuden a olvidarte del móvil, la tablet o el ordenador. La tecnología está bien, pero de forma responsable, sin alejarte del resto del mundo. 

Intenta reconectar con la naturaleza

Volver de la playa no quiere decir que tengas que encerrarte en tu casa o ir de cafetería en cafetería o restaurante en restaurante. Seguro que tienes un parque más cerca de lo crees o que puedes escaparte a la montaña a pasar el día. Salir fuera de la ciudad por unas horas a no hacer nada siempre es una buena opción. Incluso puedes llevarte una de las bebidas de la nueva línea de Honest para redondear el momento. Hay opciones para todos los gustos, desde infusiones de granada y arándanos hasta té negro de frambuesa y albahaca, sin olvidar el ya clásico café en sus tres variedades.

Tomátelo con calma el fin de semana

Es el mejor momento para hacer planes, pero también para descansar. Si no te apetece pasarte el fin de semana fuera de casa y quieres un momento para ti no te sientas mal por decir que no. Si necesitas remolonear por la mañana, hazlo —puede que hasta sea bueno para tu salud—, y si quieres volverte a casa después de cenar con tus amigos en lugar de salir toda la noche de fiesta, también.