NOTICIAS
10/12/2020 12:11 CET | Actualizado 11/12/2020 09:48 CET

Contagiado después de 5 minutos y a más de seis metros: así se transmite el virus en interiores

Un estudio de Corea del Sur, muy revelador.

GETTY
Una persona limpia en un bar en Italia.

El doctor Lee Ju-hyung, de Corea del Sur, ha desarrollado en los últimos meses un curioso hábito: cada vez que ha cenado fuera se ha llevado un pequeño anemómetro para comprobar el flujo del aire en el restaurante.

Y eso es debido al experimento que ha realizado con su equipo. Juntos recrearon las condiciones de un restaurante en el suroeste de Corea del Sur en el que los comensales se infectaron con el coronavirus. El caso más curioso es el de uno de los contagiados, que contrajo la enfermedad después de estar sólo cinco minutos y a más de seis metros de distancia de quien portaba en ese momento el virus.

La conclusiones del estudio se han publicado en el Journal of Korean Medical Science y plantea la posibilidad de que los dos metros de distancia puedan no ser suficientes para mantenerse a salvo. El informe se suma así a la creciente evidencia sobre la transmisión aérea del virus.

“En este brote, las distancias entre el contagiador y las personas infectadas fueron más largas que el rango de transmisión de gotas de 2 metros generalmente aceptado”, advirtieron los autores del estudio. “Las directrices sobre cuarentena e investigación epidemiológica deben actualizarse para reflejar estos factores para el control y prevención de COVID-19”, alertaron.

Es más: de acuerdo con este estudio, la definición oficial de “contacto cercano” (aquel que ha pasado más de 15 minutos a dos metros o menos del contagiador) es más que discutible. 

El estudio de Corea del Sur comenzó con un misterio. Cuando un estudiante de último año de secundaria en Jeonju dio positivo por el virus el 17 de junio, los epidemiólogos estaban perplejos porque la ciudad no había tenido un caso de coronavirus en dos meses. La provincia de Jeolla del Norte, donde se encuentra Jeonju, no había tenido uno durante un mes. El joven no había viajado fuera de la región en las últimas semanas y su vida se había limitado en gran parte a ir a clase y volver a casa. 

Los datos del móvil revelaron que el estudiante tuvo un breve contacto con otro paciente conocido con coronavirus de una ciudad y provincia completamente diferente, una vendedora que había visitado Jeonju. Su única conexión fue en un restaurante durante solo cinco minutos.

Photo gallery El coronavirus mata: esta es la prueba gráfica See Gallery