POLÍTICA
20/05/2021 17:04 CEST | Actualizado 20/05/2021 17:13 CEST

El Congreso aprueba la ley de protección a la infancia de forma casi unánime y la sola objeción de Vox

La norma incluye medidas de prevención, establece el deber de denunciar y amplía la prescripción del delito para favorecer las denuncias.

Getty
James Rhodes

El Congreso de los Diputados ha aprobado este jueves, por unanimidad de todas las fuerzas salvo Vox, la ley de protección a la infancia frente a la violencia. El texto de la conocida como ‘ley Rhodes’ incluye medidas de prevención, establece el deber de denunciar y empieza a contar la prescripción de los delitos cuando la víctima tenga 35 años y no 18 como ahora.

La votación, que ya se sabía favorable, ha contado con el apoyo de 297 votos entre presenciales y telemáticos, frente a los 52 ‘noes’ de Vox, único grupo que ha roto la unanimidad, sin ninguna abstención. El resultado ha sido recibido con sonoros aplausos en la Cámara Baja.

Durante la tramitación parlamentaria por el Congreso y el Senado, el texto legal trasladado por el Gobierno por el procedimiento de urgencia ha incorporado varias enmiendas, que han mejorado una norma que aborda los múltiples tipos de violencia que sufren los menores y que solo cuenta con la oposición de Vox. Con ella, cuando el caso llegue a los tribunales, los niños menores de 14 años solo tendrán que declarar una vez durante la investigación.

La ley amplía la definición de violencia, persigue delitos cometidos a través de internet, crea unidades especializadas en las fuerzas y cuerpos de seguridad, un Registro Central de Información, un coordinador de bienestar y protección en los centros educativos e impulsa la formación para jueces y fiscales.

En su paso por el Senado, ha incorporado la prohibición de realizar desnudos integrales o exploraciones genitales en las pruebas para determinar la edad de los menores no acompañados y ha sumado el respaldo de los partidos nacionalistas al garantizar el respeto a las competencias de las comunidades autónomas.

En la Cámara Baja ha quedado reconocido el derecho de los niños a ser escuchados a lo largo de todo el proceso y se ha eliminado planteamientos sin base científica como el llamado síndrome alienación parental, que presupone que la madre ha manipulado al hijo contra el padre.

La ley incluye además la suspensión del régimen de visitas cuando se dicte una orden de protección por violencia de género o haya indicios de que los hijos han presenciado o sufrido maltrato.

CLAVES DE LA LEY

Justicia y seguridad

- El plazo de prescripción de los delitos más graves contra los menores comenzará a correr cuando la víctima cumpla 35 años, frente a los 18 actuales.

- Se reforma el Código Penal para introducir como circunstancia agravante la discriminación por edad y la aporofobia (el odio al pobre)

- Se castiga también penalmente a quienes inciten a través de medios tecnológicos a los menores al suicidio, la autolesión o los trastornos alimenticios y la comisión de delitos sexuales.

- El perdón de la víctima, si ésta es menor, no extinguirá la responsabilidad criminal.

- En los asesinatos machistas el asesino perderá la patria potestad de los hijos.

- El juez suspenderá el régimen de visitas cuando se dicte una orden de protección con medidas de contenido penal por violencia de género y haya indicios de que los hijos han presenciado o sufrido maltrato.

- Se reconoce el derecho de los niños a ser escuchados a lo largo de todo el proceso y no se podrán tomar en consideración planteamientos sin base científica como el llamado síndrome alienación parental, que presupone que la madre ha manipulado al hijo contra el padre.

- Se reforma también el Código Civil para reforzar la protección de los menores en los procesos de separación y divorcio

- Los menores víctimas de delitos violentos graves tendrán derecho a asistencia jurídica gratuita

- La ley integral contra la violencia de género abarcará también la violencia vicaria, la ejercida sobre familiares o allegados menores de edad para dañara la mujer.

- Todas las fuerzas y cuerpos de seguridad dispondrán de unidades especializadas en maltrato infantil. Los agentes, así como jueces, fiscales, recibirán formación específica para abordar este tipo de casos.

- Con carácter general, se evitará tomar declaración al menor en comisaria, para que solo tenga que narrar los hechos una vez, ante el juzgado de instrucción.

- Se creará un Registro central de maltrato infantil, al que deberán remitir información las distintas administraciones, el Consejo General del Poder Judicial y las fuerzas y cuerpos de seguridad

- Los centros de protección de menores quedan bajo supervisión periódica de la Fiscalía y las medidas de contención física y la inmovilización estarán sujetas a estrictos protocolos.

- Se prohíbe realizar desnudos integrales, exploraciones genitales o pruebas médicas invasivas a los menores para determinar la edad

Educación, Sanidad y Servicio sociales

- Los centros escolares deben contar con un plan de convivencia, con códigos de conducta.

- Deberán tener también protocolos contra el abuso y el maltrato, el acoso escolar, el ciberacoso, el acoso sexual, la violencia de género, el suicidio y la autolesión, que se activarán cuando se detecten indicios de violencia o ante la mera comunicación de los hechos por parte de un menor.

- Habrá un coordinador de bienestar y protección del alumnado en cada colegio, encargado de promover medidas de formación y de asegurar una alimentación saludable y nutritiva, en especial para los más vulnerables.

- Habrá un protocolo común de actuación sanitaria y de comunicación ante sospechas o evidencias de casos de violencia a los servicios sociales, el juzgado de guardia, las fuerzas y cuerpos de seguridad, la entidad pública de protección a la infancia o el Ministerio Fiscal.

- Se otorga la condición de agente de la autoridad al personal funcionario de los servicios sociales, que podrá solicitar la colaboración de cualquier servicio público.

- Prioriza el acogimiento familiar y siempre que no sea posible los recursos residenciales se adecuarán a pequeña escala generando entornos lo más similares posibles a un entorno familiar.

- Se establece un sistema de seguimiento y registro de los casos de violencia sobre los menores, cuyos datos se incorporarán en el Registro Unificado de Servicios Sociales sobre Violencia contra la Infancia.

Internet, deporte y medios

- En los envases de productos tecnológicos se advertirá de la necesidad de un uso responsable para prevenir conductas adictivas y se recomendará a las personas adultas vigilancia en el uso adecuado de estas tecnologías.

- Los centros que realizan actividades deportivas y de ocio deberán contar con protocolos de actuación frente a la violencia y con un delegado de protección.

- Se adoptarán medidas para que la actividad física, de cultura y de ocio no sea un escenario de discriminación por edad, raza, discapacidad, orientación sexual, identidad sexual o expresión de género, trabajando en el rechazo al uso de insultos y expresiones degradantes.

- La Agencia Española de Protección de Datos tendrá un canal accesible y seguro de denuncias, que podrán presentar los menores sin estar acompañadas de una persona adulta si tiene madurez suficiente.

- Los medios de comunicación deberán respetar el honor, la intimidad y la imagen de la víctima y sus familiares, incluso tras el fallecimiento del menor, y para la difusión de cualquier imagen deberá tener autorización de herederos o progenitores.