Más allá del meme: lo que cuenta Macron con sus fotos en sudadera o mirando al infinito

Soazig de La Moissonnière, fotógrafa de cabecera del presidente, documenta habitualmente sus largas jornadas de trabajo y negociaciones.
Emmanuel Macron, mirando a cámara.
Chesnot via Getty Images
Emmanuel Macron, mirando a cámara.

Primero fueron sus imágenes mirando al infinito, con el ceño fruncido, arremangado y exhausto las que llamaron la atención, pero han sido las fotografías de un Emmanuel Macron desaliñado y con la sudadera de los paracaidistas de Francia las que han revolucionado las redes sociales.

El presidente francés, que lleva semanas intentando convencer a Vladímir Putin de un alto el fuego en Ucrania, se ha convertido en carne de meme y objeto de críticas por sus, según algunos, poses impostadas. Para otros, su comunicación política a través de las fotos de su fotógrafa de cabecera, Soazig de La Moissonnière, es un gran acierto.

Alex Comes, analista de comunicación política y director de LaBase, cree que Macron y de La Moissonnière “sin lugar a dudas, son los mejores”. El experto puntualiza que hay que entender las imágenes del presidente francés en un contexto electoral, ya que las presidenciales en el país vecino se celebran en abril.

“Siendo un poco duros, esta situación le ha venido muy bien de cara a arrancar su campaña electoral, le está beneficiando. Su imagen no estaba siendo la mejor en Francia y esto le ha servido para reforzar su imagen de presidente, de hombre de Estado, de líder internacional, porque es él quien está llevando la voz cantante en las reuniones de la UE”, señala Comes.

Para el analista de comunicación “parte de esas fotos de jornadas interminables, de cansancio, son para recordar el trabajo que está haciendo y para vender la imagen de esta especie de héroe que va a salvar al mundo de la Tercera Guerra Mundial”. Eso sí, a pesar de que alaba la estrategia cree que las fotos de la sudadera “están un poco pasadas de frenada”. “Zelenski está a pie de calle con las tropas, pero él está en el Elíseo, puede ser un gesto de apoyo a las tropas francesas, pero tampoco es que estén teniendo un papel predominante. Están un poco forzadas”, apunta Comes.

Según José Luis Martín Ovejero, experto en análisis de la comunicación no verbal, las instantáneas de Macron podrían definirse con el siguiente título: “Un líder ocupado y preocupado”.

“Está claro que él es consciente de que le están haciendo fotos, por lo que puede haber cierto grado de posado, eso nunca lo podemos obviar, evidentemente. No obstante, a pesar de ello, sí que le veo bastante natural en general, porque los gestos, las expresiones faciales, temporales, son bastante normales y naturales dentro de esa situación de ocupado y preocupado. Es como si le hubieran estado haciendo fotos durante muchas horas a lo largo de ese día y ya se hubiera acostumbrado a la cámara y olvidado de ella”, señala el experto. Es un punto en el también coincide Comes: “Desde luego, si están forzadas, están muy bien conseguidas”.

Martín Ovejero además destaca la calidad de las fotografías: “Son potentísimas, tienen una fuerza brutal, le daría la enhorabuena al fotógrafo”.

Los mensajes que manda Macron

Para el experto en comunicación no verbal, Emmanuel Macron manda un mensaje muy claro que resumen en cuatro puntos:

Concentración: “Porque hay mucho esfuerzo mental, se puede ver en las arrugas marcadas en la frente que en algunas fotos se ven clarísimas”.

Agotamiento: “Se ve en las miradas bajas, posiciones corporales de cabeza baja, miradas caídas, eso es propio de agotamiento pero cuidado, también de abatimiento”.

Pensativo: “En una foto en la que está mirando hacia arriba, me llama la atención la posición de los pies, porque con uno se pisa el otro. Es muy curioso”.

Tragándose las emociones: “La contención, hay fotos donde aprecias cómo aprieta los labios”.

Además, Martín Ovejero ve muy claro un rasgo de la personalidad de Macron: “Es muy dominante”. “Las personalidades sumisas tienden a ocupar muy poco espacio con su cuerpo, juntan los brazos... mientras que las dominantes suelen expandirse en el espacio, con los brazos estirados en una mesa, y una postura muy típica son los brazos en jarra, que se aprecia en una de las fotos de la sudadera”, puntualiza el experto.

¿Está imitando a Zelenski?

Además de memes, las fotos de Macron con barba de tres días, desaliñado y con la sudadera de los paracaidistas del ejército hicieron que muchos acusaran al presidente francés de imitar al ucraniano Zelenski e intentar rascar popularidad.

El presidente Zelenski.
GETTY
El presidente Zelenski.

“Si lo imita o no, no lo sé, pero lo que es cierto es que Zelenski lo está haciendo dese el primer momento. En Macron no tiene ningún sentido. Imagínate que se pone Pedro Sánchez las camisetas del ejército, es lo mismo”, señala el analista de comunicación.

Martín Ovejero tiene claro que la sudadera “no se ha puesto al azar” y además destaca que quiere todo el mundo lo vea con ella, ya que son fotografías de la fotógrafa presidencial. “Está enviando un mensaje al exterior y lo entrecomillaría como un ’yo ahora soy un militar más y es un mensaje hacia todos, tanto Occidente como a Rusia”, apunta el experto de comunicación no verbal. “No es tan exagerado como Zelenski, este es más elegante, pero es un guiño al estamento militar en doble sentido, que los militares me vean como uno más y por otro lado, yo me siento uno de vosotros”, añade.

Para Comes, estas fotos en sudadera son un intento fallido dentro de su estrategia: “Con todo el buen trabajo que se está haciendo, de persona que está liderando, con la imagen de la tensión de la tensión, esto es un paso atrás dentro de su comunicación”.

El experto tampoco cree que este tipo de instantáneas más casuales vayan a ser determinantes en las próximas elecciones, donde Macron es el favorito en las encuestas. “Diría que no tiene excesivo efecto. En sus apariciones en público, la formalidad es una característica fundamental. Es innecesario y no creo que le aporte nada positivo”, sentencia.

Sin embargo, sí creen que las fotografías que suele tomar Soazig de La Moissonnière pueden ser creíbles para parte de la población y sirven “de refuerzo de la acción política que está haciendo”. Eso sí, Comes matiza que “el escepticismo es también cada vez más alto y habrá quien lo vea un circo”.

Emmanuel Macron