BLOGS
10/11/2012 10:07 CET | Actualizado 09/01/2013 11:12 CET

Mira a ver quién te casa

La dificultad de encontrar una fecha adecuada, la imposibilidad de sacar los libros del Registro y el empeño de las parejas por celebrar bodas a medida en las que ellos eligen cuánto dura, dónde se celebra, qué textos se leen y qué música suena, ha hecho que algunos recurran a actores u oficiantes para el día de la boda.

Sí, aunque parezca mentira los españoles nos seguimos casando. Un total de 161.345 parejas contrajeron matrimonio durante 2011 según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE). Antes no había duda, te casaba el sacerdote de tu iglesia o de la iglesia que hubieseis elegido para vuestra boda. De lo único que te podías preocupar era de cuánto le ibais a pagar al sacerdote y de la decoración de la iglesia; unas flores a menudo compartidas y quizá una alfombra para el pasillo. Pero desde hace más de una década según los datos del INE, la cifra de enlaces oficiados en el Registro Civil supera a los celebrados en la Iglesia católica y es precisamente en los civiles en los que puedes elegir quién te casa.

Las únicas personas que tienen capacidad legal para celebrar bodas son los alcaldes, los concejales, los jueces de paz o persona en que ellos deleguen mediante autorización. También se podrán unir a esta lista los notarios ya que el que fuera Alcalde de Madrid, Alberto Ruíz Gallardón, ahora titular de Justicia, se ha propuesto regenerar la justicia española y ha mostrado un claro afán por modernizarla y desatascar los juzgados. Esto ha llevado al ministro a proponer una ley de mediación y de jurisdicción voluntaria que permita a los notarios celebrar los matrimonios civiles y los divorcios siempre que éstos sean de mutuo acuerdo.

Foto: SERGIO CUETO

De hecho, los notarios son los funcionarios públicos autorizados para dar fe de los contratos conforme a las leyes y ¿no es el matrimonio un contrato civil, un contrato de convivencia?

Eso sí hay que dejar a un lado el escaso romanticismo que tiene una firma notarial (más o menos como la firma en el juzgado o frente al alcalde) y aún está por ver, pero mucho me temo que esta firma será mucho más costosa que el resto de las opciones.

La dificultad de encontrar una fecha adecuada, la imposibilidad de sacar los libros del Registro y el empeño de las parejas por celebrar bodas a medida en las que ellos eligen cuánto dura, dónde se celebra, qué textos se leen y qué música suena, ha hecho que algunos recurran a actores u oficiantes para el día de la boda.

Foto: SERGIO CUETO

La diferencia es que mientras que los cargos oficiales te casan en el acto, el maestro de ceremonia y el actor solo pueden hacer un simulacro, es decir que la pareja se tendrá que casar antes o después legalmente.

Así que ahora el coste de una boda civil puede ser muy diferente dependiendo de quién y dónde te case. Depende de cada Ayuntamiento y del tamaño de la sala que necesitéis pero el precio de la alcaldía suele estar entre 100 y 300 euros, mientras que si os casáis en el juzgado no debería costaros nada ya que es una función más del Registro Civil.

Descripción de la imagen. Foto: FRAN RUSSO

No es que esta opción de boda simbólica sea más económica ni mucho menos porque dependiendo de si le ponemos música y si tenemos que alquilar el mobiliario para la ceremonia puede costarnos entre 400 y 1000 euros. Eso sí, aquí los que mandan son los novios; no podrá decir el cura qué música puede o no sonar, ni cómo decorar el lugar y los textos los podéis personalizar para la boda civil al máximo aunque no suelen faltar la lectura del acta y de los artículos del Código Civil que marca la Ley. No olvidemos que los novios no suelen decir a los invitados que esa ceremonia es, con todo el respeto, sólo un paripé.

Descripción de la imagen. Foto: TUDOVIRAFOTO

En otros países como en EEUU, la profesión de maestro de ceremonia sí requiere de una titulación oficial. Carlos Villalta se formó allí y ahora se considera oficiante y presentador de eventos: "Trabajamos con los novios estrechamente para planificar la duración, el estilo, las intervenciones. Me contratan los novios y unos me llevan a otros. Por mi experiencia suelo aportar ideas para los textos que, si las sienten suyas se van consolidando, hasta alcanzar un guión coherente y a su gusto. Me gusta que la pareja visualice su ceremonia cuando la estamos diseñando".

Seguro que muchos habéis estado ya en alguna ceremonia civil celebrada al aire libre y pensaréis que, respetando las creencias religiosas, puede ser una boda muy emotiva, una ceremonia que una vez se vive desde dentro, resulta un acto lleno de autenticidad.

¿Será que ya no nos importa el ritual del matrimonio y apostamos sólo por la apariencia?

ESPACIO ECO