BLOGS
04/01/2013 08:16 CET | Actualizado 05/03/2013 11:12 CET

Las mejores series de 2012

Casi todo lo mejor del 2012 se sembró en 2011 y años anteriores. Los estrenos seriéfilos del año han brillado por su ausencia de calidad. Series como -la aclamada por muchos- Girls o The newsroom, el esperado retorno de Aaron Sorkin a la televisión, ejemplifican lo ocurrido: hype sin resultados en el caso de la primera o un intento desesperado por volver a fórmulas que se han quedado obsoletas en lo que se refiere a la segunda. Pero no todo ha sido querer lanzar objetos contundentes al televisor este año. Lo más destacable nos lo han dado las viejas conocidas, algunas de las miniseries que se han estrenado y sonadas despedidas de ficciones que han marcado un antes y un después en la televisión de los últimos años.

Los episodios de las viejas conocidas

Ya hemos disfrutado de ellas y nos han dejado grandes momentos para el recuerdo previos al 2012, pero este pasado año, algunas han revalidado su maestría con episodios de esos que quedarán grabados en nuestros discos duros, literal y metafóricamente.

The other woman. Mad men

Si hay una serie que combina a la perfección la belleza formal y la amargura conceptual esa es Mad men. Y este episodio centrado en Joan (Christina Hendricks) es un claro ejemplo de ambas cosas, que bien se podría resumir con un "¿Creías que la mujer había progresado laboralmente en Madison Avenue? Nada de eso".


Digital estate planning. Community

En su tercera temporada, la serie del despedido Dan Harmon se ha aventurado de nuevo a explorar entresijos meta, una de sus franquicias más aplaudidas. En este episodio se usaba la imagen en ocho bits para crear una aventura gráfica en la que participaban los alumnos de Greendale comandados por Giancarlo Esposito.


Transilience Thought Unifier Model-11. Fringe

La quinta y última temporada de Fringe arrancaba con este episodio sentando las bases de lo que en enero será su despedida. Tras una cuarta temporada irregular, Olivia Dunham y Peter y Walter Bishop volvieron a la carga con un capítulo emotivo y esperanzador en todos sus universos y líneas temporales.


Daddy's girlfriend, part 2. Louie

En esta tercera temporada Louie, la serie del payaso triste, ha subido aún más el listón de calidad gracias, entre otros, a sus actores invitados. Melissa Leo, Robin Williams, David Lynch, Amy Poehler y Chloe Sevigny son sólo algunos de los nombres. En este episodio, podemos disfrutar de una Parker Posey tan desequilibrada como adorable.


Surprise, motherfucker. Dexter

Después de una sexta temporada pésima, la séptima entrega de la serie protagonizada por Michael C. Hall ha supuesto un auténtico milagro: trama de temporada potente, grandes interpretaciones de actores invitados (Jay Stevenson y a Yvonne Strahovski, iconos sexuales del año) y del propio Hall y Jennifer Carpenter, así como una season finale de infarto han conseguido que Dexter reflote y se encamine hacia una última temporada con todos los honores.


Las TV movies y miniseries

Game change

La HBO nos contó los entresijos de la campaña electoral McCain/Palin del 2008 en una TV movie con Julianne Moore y Ed Harris en estado de gracia. Con un guión basado en la novela del mismo título, este drama político podría ser calificado como terror democrático.


Inside men

Un depósito de dinero, tres hombres, y un robo. Esta miniserie de la BBC protagonizada por Steven Mackintosh, Warren Brown y Ashley Walters consiguió, a través de una estructura narrativa marcada por los saltos temporales, mantener en vilo a su audiencia durante sus cuatro episodios.


Hit and miss

Protagonizada por Chloe Sevigny y creada por Paul Abbott (Shameless, State of play...) esta miniserie británica sigue los pasos de Mia, asesina en serie y transexual -uno de esos personajes estrambóticos tan al gusto de la Sevigny- en lo que, a pesar de las peculiaridades de su protagonista, se trata de un drama basado en las relaciones familiares.

A touch of cloth

Creada por Charlie Brooker (Black mirror, Dead set...) esta parodia del género policiaco protagonizada por John Hannah ha pasado bastante desapercibida para el gran público. Sin embargo, es de obligado visionado para todos los seguidores de los procedimentales, así como de la comedia más descabellada.


Las despedidas

Los funerales múltiples televisivos llegarán en 2013, pero merece la pena hacer un breve obituario de series finales del 2012. Es el caso de Mujeres desesperadas, que cerró las historias de las marujas finas de Wisteria Lane con su octava temporada; Damages, que puso fin a la perversa relación de Patty Hewes y Ellen Parsons o Gossip girl, que tras seis temporadas del más puro culebrón teen intrascendente por fin desveló lo único que a estas alturas podía importar de la serie: la identidad del personaje encargado de darle nombre.

Por último, y algo off-topic, como viene siendo costumbre al cerrar un año, renuevo mis propósitos seriéfilos y le pido al 2013 tramas que seguir con avidez, gags con los que carcajear, personajes de los que enamorarme y -este año añado uno más- la posibilidad de compartirlo aquí con quien tenga a bien leer y/o comentar.