BLOGS
21/06/2015 09:52 CEST | Actualizado 21/06/2016 11:12 CEST

John Dos Passos y la desaparición de Robles en Valencia

En septiembre de 1936, Dos Passos viaja a New York para volver a tomar sus curas contra la fiebre reumática y también para tomar parte en una reunión del recién creado Comité de Ayuda a la Democracia Española (American Committee to Aid Spanish Democracy). Sus energía físicas y mentales estarán centradas en el dilema de España.

Los preludios de la llegada de John Dos Passos a Valencia no fueron muy halagüeños. En 1934 había sido declarado por la III Internacional Comunista persona non grata. Es decir, su obra a partir de ese momento ya no era considerada revolucionaria. Aun así, John Dos Passos seguía siendo un defensor de la democracia, un detractor de los fascismos que asolaban Europa y se manifestaba en contra del estalinismo ortodoxo.

En junio de 1936 José Robles, su amigo y traductor al español de su novela Manhattan Transfer, llegaba a Madrid para pasar las vacaciones estivales de la Universidad Johns Hopkins con su familia. En cuanto se produjo el alzamiento, el 18 de julio, Robles no dudó en ofrecerse voluntario para ayudar al Gobierno de la República y ofreció su fluido conocimiento en idiomas inglés, francés y algo de ruso, al Ministerio de la Guerra. Después de trabajar para la Junta de Defensa de Madrid y para el Ministerio de la Guerra, es trasladado a Valencia para trabajar con la Embajada Rusa.

A finales de agosto de 1936, en Estados Unidos se constituyen organizaciones y grupos de ayuda a España, entre ellos la American Committee to Aid Spanish Democracy (Comité Americano de Ayuda a la Democracia Española), compuesto por intelectuales para apoyar la causa republicana. Entre ellos estaban Norman Thomas, abanderado del Partido Socialista y Roger Baldwin, fundador y director del American Civil Liberties Union (Unión Americana de Libertades Civiles), Cordell Hull secretario de Estado con Roosevelt y Nobel de la Paz; John Dewey, filósofo y promotor de la pedagogía pragmática extendida por todo Estados Unidos, Archibald Macleash, novelista premio Pulizter, John Haynes Holmes, pastor de la iglesia Unionista y pacifista, entre otros escritores, editores, economistas y poetas.

Entre los objetivos del American Committee to Aid Spanish Democracy estaba el de crear una oficina de noticias desconectada de la política para que los hechos de la guerra civil llegaran al público americano e influir en contra de la política de la no intervención decretada por el presidente Roosevelt. Organizaron actos públicos, peticiones y enviaron cartas de protesta sobre la situación de España. Buscaron fondos para ayuda médica y para ayudar a los refugiados. Protestaron contra el bombardeo de población civil y contra el embargo de armas, y enviaron delegaciones de americanos relevantes a España para hacer llegar la ayuda.

En Septiembre de 1936 Dos Passos viaja a New York para tomar parte en una reunión del recién creado Comité de Ayuda a la Democracia Española. A pesar del esfuerzo del lanzamiento de su exitosa novela The Big Money, sus energías físicas y mentales estarán centradas en el dilema de España.

Norman Thomas y Roger Baldwin solicitan su ayuda para organizar la oficina de noticias sobre España, que colabora en poner en marcha y que continuará Suzanne La Follete, periodista y luchadora por los derechos de la mujer.

Durante esta visita a Nueva York Dos, Passos concibe la idea de hacer un documental para reflejar la realidad del pueblo español. Margaret Burnham De Silver, mujer inmensamente rica, activa en muchas causas de izquierdas, aporta una cantidad de dinero considerable para empezar el proyecto, y después le siguen Archibal MacLeisch, Lillian Hellman, Ernest Hemingway y otros tantos intelectuales que se unieron a Dos Passos, formando la productora Contemporary Historians para realizar la película en la que el holandés Joris Ivens será el director y John Fernoh el operador de cámara, ambos pertenecientes al Partido Comunista.

Margaret Burnham De Silver será en ese momento la amante del anarquista italiano Carlo Tresca, quien advierte a Dos Passos antes de su viaje a España en contra de su colaboración con la causa de la República y los comunistas rusos: ‘Te van a hacer sentir como a un tonto’. Carlo Tresca será rematado por un disparo en 1943 por un agente de la III Internacional Comunista por sus críticas contra los asesinatos de anarquistas en la guerra civil española y su lucha contra el comunismo.

A principios de abril, John Dos Passos empieza su viaje a Valencia. Coge un tren a Perpignan donde encontraría a un contacto en el Café Continental que le subirá a un camión, dentro del convoy republicano. Viajarán durante tres días, hasta llegar a Valencia el día 8 de abril del 1937. John Dos Passos empieza a buscar a José Robles, pero nadie sabe dónde puede estar. La Plaza de Castelar está llena de banderas. En el Hotel Internacional, alojamiento de las Brigadas Internacionales (franceses, alemanes, belgas, polacos, yugoslavos, italianos), se respira un aire de intriga. Dos Passos se aloja en la Casa de la Cultura.

El 9 de abril de 1937, Liston Oaks, americano, que había sido miembro del partido comunista y jefe del hijo de Robles en la oficina de Prensa y Propaganda Extranjera le dice a Coco que Pepe Robles, su padre, ha muerto. JDP se encuentra en la oficina con Coco cuando va a acreditarse y éste le trasmite la noticia.

Dos Passos cree que es un rumor e intenta localizar a Pepe, pero nadie sabe nada de él. Sus últimas noticias eran que Pepe había sido asignado en el Ministerio de la Guerra para trabajar con el general ruso Gorev, y una vez trasladado a Valencia fue nombrado teniente coronel y trabajaba directamente con del embajador Rosenberg, en la embajada ubicada en el Hotel Metropol, frente a la estación de trenes de Valencia.

Valdimir Gorev escribió al periodista Louis Fischer su opinión sobre Robles, al que consideraba como “una persona de confianza, de carácter abierto, una personalidad muy agradable y parecía ser un idealista desinteresado”.

Ese mismo día, 9 de abril, John Dos Passos tiene cita con los corresponsales internacionales en una comida presidida por Álvarez del Vayo. JDP después de la comida le pregunta sobre Robles. Éste se queda sorprendido y disgustado y le promete que va a hacer averiguaciones. Otros oficiales con los que habla le dicen que Robles no está en peligro.

Esa misma tarde, John Dos Passos vista a Márgara, la mujer de Robles. Consigue llegar a la dirección de la casa entre callejuelas traseras donde Márgara le cuenta que Pepe había sido arrestado y no sabe dónde esta. Lo habían ido a buscar a casa para hacerle unas preguntas: "Para aclarar algunos pequeños temas, ....no hay necesidad de alarmarse". Pero los días habían pasado y no tenía noticias suyas. Se estaba desesperando: había llamando a amigos influyentes y esperado interminables colas en la comisaría. El terror había ido haciendo mella lentamente, y la mujer se estaba haciendo pedazos.

John Dos Passos sigue con sus averiguaciones. Aparentemente, parece un rumor, pero cuando todavía estaba en Valencia, todo los indicios le llevan a pensar que Pepe está muerto. Los comentarios apuntan a que ha sido un grupo de anarquistas incontrolados los que le han asesinado. Oficiales de la embajada americana en Valencia habían tenido la misma respuesta. Casualmente, Stalin comienza a eliminar a los anarquistas en Rusia durante las purgas, y después lo hará en España, en concreto con Andreu Nin. Pero una de las razones que JDP consideraba más probable es que Robles, como republicano convencido, podía ser un problema para los rusos, un objetivo oculto que había que quitarse de en medio.

El documental 'Robles, duelo al sol' se proyectará por segunda vez en el Festival Internacional de Cine de Valencia el próximo 26 de junio

Nota del editor: debido a problemas informáticos, el domingo 21 de junio se publicó otra versión de este artículo que no recogía varias modificaciones y mejoras hechas por su autora. Una vez constatado el error, se ha publicado la versión correcta.

#CuandoElDescansoEsUnSueño