TENDENCIAS
20/06/2012 16:21 CEST | Actualizado 20/06/2012 18:59 CEST

Instituto Rosalía de Castro: el extraño caso del premio literario que gusta a todo el mundo

La trama cercana, los diálogos ligeros y fáciles de leer pero con descripciones detalladas y realistas porque "la vida no es cuento". Esas son las características que más importan a los jóvenes a la hora de valorar una novela. Ha quedado claro en la nueva edición del Premio Literario Arcebispo Juan de San Clemente, un galardón que otorga desde hace 17 años el Instituto de Educación Secundaria Rosalía de Castro y cuyo jurado son los alumnos de bachillerato de distintos centros de Galicia. Este año, los jóvenes han elegido a Xabier Queipo, en la modalidad de gallego; a Marina Mayoral, en la de castellano, y Peter Stamm en novela extranjera como ganadores del concurso.

(Mankell, con tres alumnos)

"A diferencia de otros premios literarios, aquí los que valoramos somos los jóvenes. A la hora de decidir analizamos las novelas desde nuestro punto de vista y, en ocasiones, podemos dar importancia a aspectos que generalmente se tienen menos en cuenta. Para los escritores, el premio supone todo un reconocimiento de los jóvenes lectores que ellos reciben con enorme satisfacción", explican Marta Pita y Natalia López, que formaron parte de los jurados de la última edición.

¿Y qué tienen en cuenta los jóvenes a la hora de votar? Lo explica Laura Salgueiro, jurado de la modalidad de lengua extranjera: "El libro Siete años, de Stamm, nos hace comprender que la vida no es cuento, que no siempre hay un príncipe, una princesa y un final feliz, sino que está llena de buenos y malos momentos y no siempre acaban bien. No somos dueños de nuestra vida".

Además de la cruda realidad, otro punto que valoran los jóvenes en una novela es la cercanía geográfica a ellos. En las modalidades en gallego y castellano fue un factor decisivo a la hora de decidirse. "Además de contener una gran crítica social, Extramunde de Xabier Queipo presenta unos personajes interesantes, cuyas relaciones van aumentado a medida que avanza la obra, que viajan por medio mundo conociendo multitud de lugares y culturas, pero sin olvidar nunca Galicia, su punto de partida", asegura la alumna Marta Pita, miembro del jurado.

También la obra ganadora en castellano, Deseos, desarrollara su trama en Galicia. "Los hechos narrados estaban más próximos a nosotros. Además, fue determinante esa estructura tan original y tan poco vista en las novelas de hoy en día, mediante la que nos ofrece el punto de vista de varios personajes sobre un hecho concreto. Los diálogos son ligeros y fáciles de leer y las descripciones detalladas y realistas", apunta la alumna Elena López.

Los autores, por su parte, se muestran siempre muy satisfechos de recibir el galardón. Prueba de ello es que los ganadores asisten casi sin excepción a la entrega de premios en el instituto y después cenan con los alumnos. Eduardo Mendoza, Paul Auster, Mario Vargas Llosa, José Saramago, y Haruki Murakami son algunos de los que han pasado por allí. Vargas Llosa, el primer premiado, señaló una de las principales razones por las que a los escritores les llama la atención el premio: "Aquí el único criterio es el placer que una obra crea a los jóvenes". Almudena Grandes premiada en 2004, añadió una causa más: "Los premios literarios importantes son operaciones comerciales encubiertas y los jóvenes son los lectores del futuro". William Ospina siguió la misma línea: "Descubrir que a las nuevas generaciones le apasionan mis textos es la mejor recompensa que puede tener un escritor".

(Todos los miembros del jurado de una de las ediciones)

(Paul Auster, Carmen Martín Gaite, José Saramago, Almudena Grandes, Eduardo Mendoza y Mario Vargas Llosa, ganadores del premio)

#CuandoElDescansoEsUnSueño