TENDENCIAS
21/06/2012 12:49 CEST | Actualizado 21/06/2012 13:58 CEST

Madonna arrasa en su primer concierto en Barcelona (FOTOS)

Getty Images

Un impresionante despliegue de efectos especiales, coreografías, proyecciones, cambios de vestuario y música deslumbraron a los 20.000 espectadores que se reunieron en el primero de los dos conciertos de Madonna en Barcelona, única parada española de la gira MDNA Tour.

Con 45 minutos de retraso, la diva del pop hizo una aparición estelar dentro de una urna y rodeada de proyecciones que convirtieron el Palau Sant Jordi en una catedral gótica.

Seis bailarines vestidos de monjes tocaron las campanas de esta catedral ficticia ante una cruz gigantesca hasta que escucharon los primeros acordes de Girl Gone Wilde, momento en el que se desprendieron de las túnicas para mostrar sus torsos y unos altísimos zapatos de tacón.

El numeroso público gay reunido en Barcelona agradeció con gritos de aprobación las coreografías de los estupendos bailarines masculinos de la gira.

La iconografía religiosa no abandonó el escenario durante toda la primera parte del concierto, pero se solapó con otras puestas en escena, como la de aire militar que eligió Madonna para interpretar Revolver o la estética de película de acción de Gang Bang.

Durante la primera media hora, el público observó con la boca abierta el espectáculo, incapaz de asimilar la enorme cantidad de estímulos visuales y auditivos del montaje.

La cosa cambió cuando la reina del pop hizo su primer cambio de vestuario y salió vestida de majorette para cantar Express Yourself.

Con este cambio de tercio, el estadio entero comenzó a bailar, aunque rápidamente volvieron a quedarse con la boca abierta cuando nueve de los diecisiete tamborileros que salieron con las majorettes empezaron a volar literalmente sobre sus cabezas, colgados de cuerdas invisibles.

En el ecuador del concierto apareció sobre el escenario el trío vasco Kalakan, que interpretó su tema en euskera Sagarra Jo.

Lo que podría interpretarse como un acercamiento a las diferentes culturas de la Península Ibérica con motivo de su paso por España, en realidad es sólo un elemento más de un espectáculo milimétricamente programado, que mantiene la misma estructura allí donde va.

De hecho el trío vasco ya estuvo en el inicio de la gira el pasado 31 de mayo en Tel Aviv (Israel) y ha actuado en los conciertos que han precedido al de Barcelona.

El éxtasis colectivo no llegó hasta el final, con la interpretación de Like a prayer con un coro de gospel y el público rendido.

The MDNA Tour repite esta noche en Barcelona. Madonna alargará la gira hasta 2013, recorrerá 30 países y ofrecerá más de 90 espectáculos.

Photo gallery Madonna en Barcelona See Gallery