NOTICIAS
07/07/2012 14:38 CEST | Actualizado 08/07/2012 13:34 CEST

Un centenar de fallecidos por las fuertes lluvias en el sur de Rusia

BBC

Más de 150 personas han fallecido en las últimas 24 horas a consecuencia de las fuertes lluvias que han caído en la comarca de Kubán de la región rusa de Krasnodar, en el litoral del Mar Negro.

Los servicios de rescate han localizado los cadáveres de 67 personas, entre ellos un niño de diez años, en el distrito Krimski, informó el portavoz del centro de emergencias del Ministerio de Interior ruso. Otras dos personas se ahogaron en la ciudad de Novorossiysk, el mayor puerto ruso del Mar Negro, mientas que nueve murieron en distintas localidades del distrito balneario de Gelendzhik.

Mientras, el Ministerio de Situación de Emergencias advierte que el litoral del Mar Negro en la región de Krasnodar puede convertirse en escenario de nuevas inundaciones, toda vez que los servicios meteorológicos pronostican fuertes lluvias en la zona durante las próximas horas.

Las autoridades rusas han organizado un centro operativo para atender las consecuencias de la tragedia en el sur del país, tras unas lluvias sin precedentes en algunas zonas, como es el caso de la ciudad balneario de Gelendzhik, que ha sufrido la mayor inundación de su historia.

Las distintas autoridades que operan en la región continúan recibiendo informaciones acerca de víctimas mortales, cuyo número no deja de crecer en el distrito Krimski. La BBC ha distribuido a través de su web un vídeo en el que se aprecia la violencia del agua.

ALERTA EN EL REINO UNIDO

El Reino Unido se encuentra en alerta por el riesgo de inundaciones ante la amenaza de lluvias torrenciales que pueden afectar a la mayor parte del país y que ya han causado el cierre de carreteras y el desalojo de viviendas. Las autoridades han puesto en marcha 58 avisos y 151 alertas de inundaciones en Inglaterra y Gales, y cuatro avisos y nueve alertas en Escocia.

"Cuando se establece una alerta de inundaciones, los residentes en las áreas afectadas deberían pensar en trasladar sus posesiones más valiosas a lugares seguros", explicó a la BBC un responsable del operativo de emergencia, que recordó que la gente "debe permanecer alejada del agua acumulada y no andar o conducir sobre ella".

La Oficina británica de meteorología prevé que las lluvias torrenciales continúen hasta principios de la semana que viene en lo que parece que se va a convertir en uno de los veranos más lluviosos de la historia.

ESPACIO ECO