INTERNACIONAL
16/08/2012 09:08 CEST | Actualizado 16/08/2012 13:16 CEST

Reino Unido amenaza con asaltar la embajada de Ecuador en Londres para arrestar a Assange

El ‘caso Assange’ está tensando las relaciones entre Reino Unido y Ecuador hasta el punto de que, ahora mismo, el final de sus vínculos diplomáticos es todo menos predecible.

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, acusado de supuestos delitos sexuales en Suecia, se mantiene desde el pasado 19 de junio en la embajada de Ecuador en Londres, donde ha solicitado asilo político.

Tras una aparente calma —Ecuador concedió una "tregua olímpica" a Londres al dilatar la decisión sobre el asilo a Assange hasta después de la cita deportiva- tiene visos de hacerse añicos después de que el Gobierno de David Cameron haya amenazado con asaltar la embajada de Ecuador en Londres para arrestar a Assange.

Ecuador tiene previsto anunciar este jueves si concede asilo político al fundador de Wikileaks.

La posibilidad de asalto a su embajada a enardecido al Ejecutivo ecuatoriano. El canciller del país latinoamericano, Ricardo Patiño, interpreta el gesto de Londres de "acto hostil e inamistoso", y ha advertido de que cualquier violación de su Embajada en Londres supondrá un ataque al derecho internacional y recibirá una respuesta contundente en el ámbito diplomático. Constituiría, sostiene, "un peligrosísimo precedente" que "abriría la puerta a la violación de un espacio declarado inviolable, como lo es todo local de representación diplomática de cualquier país del mundo".

Ecuador, que pedirá una reunión extraordinaria de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) para tratar de obtener "una respuesta común ante esta amenaza a un Estado americano", teme que si Assange es trasladado a Suecia será extraditado a Estados Unidos, donde un gran jurado podría condenarle hasta con la pena de muerte no por los delitos sexuales del que se le acusa en Suecia, sino por haber filtrado cables diplomáticos de ese país.

Según se defiende el Gobierno de Rafael Correa, "la protección" que Ecuador brinda a Assange se basa en "principios universales y al respeto a los derechos humanos". Por tanto, agregó, "ninguna amenaza o acción de fuerza unilateral puede hacer que nuestro país renuncie a estos principios". "No somos colonia británica, los tiempos de la colonia terminaron", sostiene.

El Gobierno de Londres lo ve de modo muy distinto: a su juicio, que tiene la "obligación legal" de extraditar a Suecia a Julian Assange, como ha decidido el Tribunal Supremo británico de justicia. "Estamos decididos a cumplir esta obligación", ha señalado un portavoz del ministerio de Exteriores británico.

Reino Unido ha señalado que, llegado el caso, podría ampararse en una ley británica de 1987 (ley de Recintos Diplomáticos y Consulares) que le permite revocar el estatus diplomático de una embajada en suelo de este país, lo que potencialmente podría dar vía libre a la policía británica para acceder al interior del edificio ecuatoriano y detener a Assange.

LAS ACUSACIONES CONTRA ASSANGE

El fundador de WikiLeaks es reclamado en Suecia por presunta violación y acoso a dos mujeres a las que conoció durante un viaje a Estocolmo en agosto de 2010, con las que él asegura mantuvo relaciones sexuales consentidas.

Assange aduce que esas denuncias podrían ser parte de una "persecución" y un plan para luego extraditarle a Estados Unidos.

El fundador de Wikileaks, de 41 años, fue detenido en Londres en diciembre de 2010,

después de que su portal revelara miles de cables diplomáticos confidenciales de Estados Unidos, que pusieron en apuros a varios gobiernos, especialmente al de Washington.

Photo gallery Julian Assange See Gallery

ESPACIO ECO