POLÍTICA
15/03/2013 09:56 CET | Actualizado 14/05/2013 11:12 CEST

Luis Bárcenas y el PP se verán las caras en los juzgados

EFE

Luis Bárcenas y el PP se verán las caras en los tribunales. El acto de conciliación celebrado este viernes en Madrid tras la demanda por despido improcedente presentada por el extesorero del partido ha terminado sin acuerdo, con lo que tendrá que celebrarse un juicio.

Apenas quince minutos ha durado la reunión entre el abogado de Bárcenas y los del PP en el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC), que ha comenzado sobre las 09:10 horas. "No ha habido propuesta por parte del PP", ha explicado el letrado del extesorero a los periodistas tras el acto.

Bárcenas aseguraba en su demanda del pasado 25 de febrero que, desde marzo de 2010 hasta el 31 de enero de 2013, fue asesor del Partido Popular, que le pagaba 21.300 euros brutos al mes. Según el exgerente del PP, fue dado de baja de la Seguridad Social sin su consentimiento.

Desde el PP han intentado explicar, con más sombras que luces, la actividad que Bárcenas tuvo en el partido desde abril de 2010. Según dijo la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, en ese mes se acordó con Bárcenas una "simulación" en forma de "retribución" con pago en "diferido" y con retención a la Seguridad Social.

La legislación prevé que cuando se produce un despido improcedente haya previamente un acto de conciliación para intentar buscar un acuerdo si es posible y evitar ir a juicio. Sin embargo, la primera respuesta de Génova, hace dos semanas, nada más conocer la demanda del extesorero, fue asegurar que se verían en los tribunales.

Bárcenas ya presentó una denuncia hace más de una semana contra el abogado del PP Alberto Durán por abrir sin su consentimiento, el pasado 18 de febrero, el despacho que él tenía a su disposición en la sede del PP.

Asimismo, el antiguo tesorero presentó hace justo una semana una denuncia por maltrato laboral contra la formación en la que ha estado trabajando durante más de 30 años. Formalizó esa denuncia ante la Dirección General de Trabajo de Madrid por entender que el PP ha cometido un "atentado a su intimidad como trabajador" por vaciar su despacho en la sede de la calle Génova.

NOTICIA PATROCINADA