INTERNACIONAL
25/03/2013 19:19 CET | Actualizado 25/03/2013 21:23 CET

El soldado que ayudó a derribar la estatua de Sadam Husein en Irak duda ahora del objetivo de la guerra

Gtresonline

La imagen dio la vuelta al mundo. El 9 de abril de 2003, hace casi 10 años, el soldado Edward Chin fue el objetivo de todas las cámaras de televisión cuando colocó una cuerda alrededor del cuello de una gigantesca estatua de Sadam Husein en Bagdad. Las fuerzas estadounidenses derribaron poco después la estatua y Chin se abrió un pequeño hueco en la historia, por ser el centro de aquella simbólica imagen.

Pero ahora, diez años después de la invasión de Irak, Chin, nacido en Brooklyn, reconoce en el New York Daily News que tiene dudas sobre aquella operación y del propósito de la guerra. "¿Para qué fuimos allí? Realmente no buscábamos armas de destrucción masiva", reconoce en unas declaraciones que recoge The Huffington Post. "Como soldados solo hacemos nuestro trabajo. Vamos donde se nos dice y esperamos que nuestros líderes tomen las decisiones correctas", añade.

Ahora, Chin se muestra preocupado sobre el futuro "turbulento" hacia el que se dirige el pueblo iraquí. "Siento que realmente no saben lo que quieren. No querían a Sadam en el poder, pero parece que tampoco quieren la democracia", afirma.

Chin no es el único veterano de Irak que ha expresado su escepticismo sobre el papel que Estados Unidos jugó en la guerra. Tomas Young, que recibió un disparo unos días después de su primer despliegue en Irak en 2004, ha expresado sin reservas su oposición a la intervención militar. La semana pasada, sin ir más lejos, escribió una carta al expresidente George W. Bush.

"No escribo esta carta porque comprenda las terribles consecuencia humanas y morales de sus mentiras, manipulación y sed de riqueza y poder, sino porque quiero dejar claro que yo, y cientos de miles de mis compañeros veteranos, junto con millones de ciudadanos, sabemos quién eres y qué has hecho. Puedes evadir la justicia, pero a nuestros ojos eres culpable de graves crímenes de guerra, saqueo y asesinato, incluyendo el de miles de jóvenes norteamericanos cuyo futuro robaste", dice en la carta.

EL HUFFPOST CON ROYAL CANIN